Escuchar Descargar Podcast
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 21/11 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 21/11 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 21/11 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 21/11 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 21/11 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 21/11 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 20/11 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 20/11 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 20/11 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 20/11 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 20/11 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 20/11 16h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Africa

Varias ONG en Kenia denuncian represión con balas reales

media El líder de la oposición Raila Odinga este domingo 29 de octubre en Nairobi, Kenia. REUTERS/Thomas Mukoya

Diferentes organizaciones de derechos humanos denunciaron la represión con balas reales contra manifestantes y el uso sin control de gases lacrimógenos, entre otros, durante las protestas opositoras en Kenia, con casos mortales en total impunidad. El país se ve inmerso en una grave crisis política que se ha traducido en violentas protestas en las calles.

Las fuerzas de seguridad kenianas, acusadas con regularidad de ejecuciones extrajudiciales, dicen que a veces se encuentra aisladas frente a los manifestantes y desmienten las cifras de víctimas que han publicado las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Pero el balance de la violencia que ha acompañado la crisis política en el país no miente, aseguró Otsieno Namwaya, coautor de un informe sobre las brutalidades policiales recopilado por Human Rights Watch, publicado el 15 de octubre y escrito junto a Amnistía Internacional. Desde la elección del 8 de agosto, que fue invalidada por la justicia, al menos 49 personas murieron, la gran mayoría debido a la violencia policial, han denunciado las organizaciones de derechos humanos.

"En algunos casos, los policías dispararon balas de verdad a los manifestantes que huían", recordó Namwaya, que evocó un "uso excesivo de la fuerza" en los bastiones de la oposición, en el oeste del país y en los barrios marginales de Nairobi.

El patrón se repite: la policía responde a los disturbios con gas lacrimógeno, con tiros de advertencia y a veces disparan directamente contra los manifestantes, que levantan las barricadas, lanzan piedras y que, en algunos casos, participan en los saqueos. Las víctimas son principalmente manifestantes, pero no siempre, y el 12 de agosto una niña de 9 años murió por una bala perdida en un barrio marginal de Nairobi.

Elecciones pospuestas en cuatro regiones del país

En cuatro regiones del oeste del país, las nuevas elecciones previstas para el jueves pasado tuvieron que ser aplazadas. La oposición había llamado a un boicot y sus partidarios bloquearon la circulación y la entrada a algunos recintos de votación para asegurarse que la consigna fuera respetada.

El viernes, los jefes de varias misiones de observación, entre ellas la de la Unión Africana y la Unión Europea, llamaron a todos los "kenianos a abstenerse de actos ilegales y a respetar los derechos de sus conciudadanos". Pero también pidieron que "las agencias de seguridad respondan totalmente por sus actos si estos últimos implican heridas o muertes".

"La impunidad dentro de las fuerzas de policía es un problema", confirmó Namwaya. "Los policías saben que pueden disparar sin preocuparse". El experto recordó que en los peores incidentes de violencia desde que se declaró la independencia, los disturbios que se produjeron tras las elecciones a finales de 2007 y principios de 2008, cerca de un tercio de las cerca de 1.100 víctimas murieron en la represión de las manifestaciones.

La policía también lleva a cabo redadas en las barriadas, en las que muchas veces se apalea a personas hasta la muerte, según las organizaciones de derechos humanos. En Kisumu (oeste), cinco heridos interrogados el jueves en un hospital dijeron haber sido golpeados cuando estaban en sus casas. Duncan Baraza, con una fractura en el brazo, aseguró que los policías forzaron la puerta de su casa, ubicada en el barrio marginal de Nyalenda. "Me golpearon sin decirme por qué", afirmó.

Con AFP.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.