Escuchar Descargar Podcast
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 21/09 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 21/09 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 21/09 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 21/09 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 21/09 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 21/09 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 21/09 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 21/09 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 21/09 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 21/09 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 20/09 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 20/09 23h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Américas

La izquierda brasileña llama a movilizarse en apoyo a Dilma

media Dilma Rousseff, muestra el decreto de investidura del Lula Da Silva como ministro este 17 de marzo de 2016. REUTERS/Adriano Machado

La convocatoria ha salido del mismo Partido de los Trabajadores y de la Central Única de Trabajadores (CUT) y tiene como objetivo hacerle frente a lo que califican como una embestida judicial y política contra la presidenta Dilma Rousseff. El expresidente Lula ha escrito una carta en la que dice ser víctima de “actos injustificados de violencia”.

“En defensa de la democracia, de los derechos de la clase trabajadora y contra el golpe” ése es el eslogan con el que la izquierda brasileña saldrá este viernes a las calles, con la idea fija de levantar cabeza en medio de la tormenta política que sacude al país y en especial a ese sector político. El llamado convoca a unas 30 ciudades del país y llega sólo cinco días después de las masivas manifestaciones de la oposición, que logró a sacar a las calles a tres millones de personas.

Las manifestaciones programadas para este viernes tendrán, según sus organizadores, un carácter pacífico. Organizadores que también han hecho un llamado a la policía para que respete el derecho a todos de expresarse públicamente.

Ha sido la propia presidenta Dilma Rousseff la que ha evocado la idea de que detrás de la embestida judicial en su contra se organiza un golpe de Estado. Lo volvió a repetir este jueves en un encendido discurso durante la investidura de sus nuevos ministros, entre los que se incluía al mismo Inacio Lula Da Silva, como ministro de la Casa Civil. “La gritería de los golpistas no me va a sacar del rumbo ni va a poner de rodillas a nuestro pueblo”, dijo la mandataria en su discurso, queriendo dejar atrás los coletazos de la publicación de un registro telefónico donde se le escucha hablando con su antecesor. Una grabación que ha sido calificada por la oposición como una clara prueba de que el nombramiento de Lula busca protegerle de acabar en la cárcel, luego de verse involucrado en una de las ramificaciones del caso de corrupción en Petrobras.

La defensa de Lula

Lo que nadie en la izquierda brasileña sospechaba era que Lula sólo duraría en el cargo unos 45 minutos, tras la decisión del juez federal de Brasilia, Itagiba Catta Preta Neto, de suspenderlo cautelarmente.

Este jueves el exmandatario salió a defenderse. Particularmente de la divulgación de la llamada telefónica con su compañera en el PT, Dilma Rousseff. A través de una carta abierta, donde denuncia ser “víctima de actos injustificados de violencia”, el líder brasileño pide justicia para él y todos “en la vigencia plena del Estado de derecho democrático”. A lo que agrega: “en esta situación extrema, en la que me fueron negados derechos fundamentales por agentes del Estado, manifesté mi inconformismo en conversaciones personales, que jamás habrían superado los límites de la confidencialidad, si no hubiesen sido expuestas públicamente por una decisión judicial que ofende la ley y el derecho", en abierta alusión al juez Sergio Moro, el juez federal que lleva las investigaciones por el caso Petrobras, el mismo que difundiera las escuchas telefónicas entre Dilma y Lula.

En la misiva, de un tono particularmente conciliar con el poder judicial brasileño, Lula dice también creer "en las instituciones democráticas, en la relación independiente y armónica entre los poderes de la República, según lo establecido en la Constitución Federal y en los criterios de imparcialidad y equilibrio que orientan a los magistrados involucrados en esta noble misión".
 

Sobre el mismo tema
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.