Escuchar Descargar Podcast
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 11/12 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 11/12 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 11/12 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 11/12 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 11/12 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 11/12 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 11/12 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 11/12 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 11/12 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 10/12 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 10/12 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 10/12 21h10 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Urgente
Dos muertos y varios heridos en un tiroteo en el mercado navideño de Estraburgo. La policía sigue buscando al atacante que se ha fugado.

La fuerza del fujimorismo en Perú

La fuerza del fujimorismo en Perú
 
Keiko Fujimori en su mitin de cierre de campaña en Lima, este 2 de junio de 2016. Reuters

Del primero al último de sus mítines electorales, Keiko Fujimori no ha dejado de mostrarse segura de vencer en las elecciones del próximo domingo. Tras perder en la segunda vuelta hace cinco años, frente al actual presidente Ollanta Humala, Keiko Fujimori jamás ha sido tan cerca de ingresar en la Casa de Pizarro como jefa de Estado.

Escucharla hablar de lucha contra el crimen, o de la creación de cárceles a más de 4.000 metros de altura sin privilegios para los reos, trae el recuerdo de su padre Alberto, famoso por su lucha contra el terrorismo del Sendero Luminoso.

Sin embargo, ella ha intentado desmarcarse de su padre durante toda su campaña, explica el analista Reynaldo Aragón: “Ella está tratando de decir ‘yo no soy Alberto Fujimori, yo soy Keiko, su hija’. Es una apuesta que hasta ahora le está dando resultados porque no ha afectado mucho su intención de voto”.

Este año, Keiko Fujimori ha duplicado el capital político dejado por su padre, esos 20% de la población fujimorista a muerte. Con 40% de la votación en la primera vuelta en abril pasado y la mayoría absoluta en el Congreso, supo sacar provecho de la caída de los partidos tradicionales.

“Los partidos políticos en Perú no son sólidos. No hay vida política, no hay vida partidaria, no hay una democracia interna desarrollada. Eso produce que partidos con menos institucionalidad, como el fujimorismo, y que hacen campaña constante desde hace diez años, puedan tener ese 30% constante de apoyo que han tenido en el electorado en estos últimos dos años”, explica el politólogo Juan Rabasa.

Keiko Fujimori ha evolucionado con relación a sus anteriores campañas. Según Juan Rabasa, ha sacado provecho de su apellido pero también ha intentado hacerse un nombre: “Yo creo que está en ese proceso de desmarcarse un poco del padre, fortalecer su institucionalidad interna pero con las limitaciones que debe tener con respecto a esa influencia del padre dentro de los líderes de su partido”.

Gloria Cano, dirigente de Pro Derechos Humanos en Perú, opina que “es él que dirige la campaña, junto con su aliado Montesinos”. Guillermo Loli de la encuestadora Ipsos es menos categórico: “Es una incógnita. Ella tiene un entorno fujimorista importante pero no albertista”.

Alberto Fujimori se encuentra actualmente encarcelado por violación a los Derechos Humanos y corrupción. Keiko se comprometió a no hacer los mismos errores y lo repite mitin tras mitin, abogando por “una verdadera reconciliación entre los peruanos”.

Existe la sensación de una campaña esquizofrénica, con acentos albertistas para congeniar con esos 20% del electorado duro por un lado, y por otro lado un discurso más keikoista, más conciliador. Aparentemente funciona, ya que sigue liderando las encuestas.

Sus opositores, como el colectivo “No a Keiko”, intentan organizarse y multiplican las manifestaciones en todo el país, además de exponer en la web los trapos sucios del fujimorismo, recientes y antiguos. “Vemos una falta de memoria, un aprovechamiento de la manipulación de la historia”, afirma Gloria Cano, y subraya que durante mucho tiempo Keiko negó las desapariciones y las esterilizaciones forzadas.

La campaña electoral terminó este jueves a la medianoche. La heredera del clan Fujimori ha lanzado un llamado a la unidad y al voto responsable, y se muestra como la única que pueda gobernar gracias a la mayoría alcanzada en el Congreso.

Nada dice que será escuchada, por las pasiones que levanta su apellido: como siempre, los indecisos decidirán del resultado final. Si su hermana no gana este domingo, Kenji Fujimori ha dicho que será disponible para las próximas elecciones presidenciales. Cual que sea el resultado de este domingo, Perú todavía no ha terminado con el clan Fujimori.
 

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.