Escuchar Descargar Podcast
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 21/08 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 21/08 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 21/08 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 21/08 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 21/08 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 21/08 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 21/08 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 21/08 10h00 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 20/08 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 20/08 23h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 20/08 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 20/08 21h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

Epidemia de sobredosis en Estados Unidos

Epidemia de sobredosis en Estados Unidos
 
Las sobredosis por consumo de heroina y de otros derivados del opio, medicamentos legales, se han multiplicado en los últimos años en Estados Unidos. REUTERS/David Ryder

Más de 50.000 estadounidenses mueren cada año por abuso de drogas, en su mayor parte por uso de opiáceos cuyo principio activo es un derivado del opio. Son drogas legales que en muchos casos dan lugar a adicciones a drogas ilegales como la heroína.

La adicción a medicamentos llamados "antidolor" es cada vez más común en Estados Unidos. Las autoridades sanitarias declararon una "epidemia de sobredosis" ya en 2009.

Desde entonces, las cifras de muertes por consumo abusivo de drogas legales, como el Fentanyl, un medicamento 50 veces más fuerte que la heroína se han disparado.

Anna Lembke es psiquiatra especializada en addicciones a drogas, autora de "Drug Dealer, MD", un libro donde describe cómo los doctores estadounidenses han contribuido a esta epidemia de sobredosis.

"En los años 80 se acusó a los doctores de no estar tratando correctamente el dolor, y en particular el dolor crónico, y se dijo que debían utilizar más libremente los opiáceos," apunta Lembke a RFI.

"Lo que empezó como una medida para tratar mejor el dolor acabó convirtiéndose en una total liberalización de las recetas de los opiáceos. Los doctores prescriben estos medicamentos para cualquier dolor por pequeño que sea, y los dolores crónicos que curan con fuertes dosis de estas drogas subieron astronomicamente las recetas de opiáceos y a la par que las sobredosis."

Drogas muy fuertes que se recetan con facilidad, pero que son necesarias, según el doctor Rubén Baler, del Instituto para el Abuso de las Drogas en Estados Unidos, el NIDA.

"No hay duda de que estos medicamentos deben ser legales. Hay muchos casos de pacientes con dolor donde no hay otra opción," dice Baler. "Pero con esta accesibilidad tiene que venir una responsabilidad por parte de los doctores y de los pacientes."

Los casos de sobredosis se dan ya en todos los sectores de la población, con imágenes como las difundidas por los medios de comunicación estadounidenses, donde padres sufren una sobredosis mientras conducían con sus hijos sentados detrás en el vehículo, o incluso madres que colapsan en tiendas, con sus bebés gateando por el suelo, intentando despertarlas.

Para Anna Lembke, "las clases mas bajas son las mas afectadas. Los pobres son los más impactados por la epidemia, como siempre, y entre ellos los blancos, sobre todo los de mediana edad, y también los nativos americanos. Muchas de estas personas tienen muchos problemas socioeconómicos, algunos perdieron sus empleos, tienen bajos niveles de educación, no tienen acceso a otros tratamientos más allá de estas drogas y cuando empiezan se enganchan y ya no pueden salir de ahí. Pierden el norte entre lo que está bien y lo que está mal. Sus cerebros solo piensan en conseguir las drogas."

Los fabricantes de las drogas tiene una gran responsabilidad en esta epidemia. "La industria farmacéutica publicitó de manera muy agresiva estas drogas como un tratamiento adecuado para dolores crónicos, algo que no es cierto, y también infravaloraron la capacidad de adicción a estos medicamentos. Pero a día de hoy quienes realmente presionan a los médicos no son tanto las farmacéuticas como los propios pacientes, que ven estas drogas como la única solución y como ahora pueden poner nota a los doctores en internet, les tienen bajo control. Cuando digo a los médicos 'den menos opiáceos a sus pacientes' me responden: "Lo haremos cuando se nos garantice que nuestras notas no van a bajar por eso". 

El problema de la adicción a las drogas opiáceas es muy complejo en Estados Unidos, un país que consume el 80% de la producción mundial de estas drogas legales, cada vez más ligadas a las llamadas drogas ilegales.

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.