Escuchar Descargar Podcast
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 21/04 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 21/04 14h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 21/04 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 21/04 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 21/04 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 21/04 10h00 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 20/04 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 20/04 23h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 20/04 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 20/04 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 20/04 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 20/04 16h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Américas

La justicia encausa a colaborador de Nisman

media Diego Lagomarsino (centro), rodeado de sus abogados, Buenos Aires, 28 de enero de 2015. REUTERS/Enrique Marcarian

La justicia encausó como partícipe necesario en el crimen del fiscal Alberto Nisman a Diego Lagomarsino, colaborador del procurador que investigaba el atentado a un centro judío en Buenos Aires ocurrido en 1994. Lagomarsino había sido procesado por entregar a un tercero un arma registrada a su nombre.

Nisman fue hallado muerto de un disparo en la cabeza en su departamento de la capital argentina el 18 de enero de 2015. Su muerte se produjo días después de haber acusado a la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015) y otros exfuncionarios de su gobierno de encubrir a iraníes por el atentado que mató a 85 personas e hirió a unas 300.

La justicia probó que la bala asesina salió de un arma registrada a nombre del técnico informático Diego Lagomarsino, un estrecho colaborador de Nisman, con cuya familia incluso compartía cuentas bancarias.

Lagomarsino ha admitido siempre que el arma era suya, pero dijo que Nisman se la había pedido prestada el día anterior a ser hallado muerto.

“Era esperable, imaginábamos que esto iba a pasar, ahora veremos de apelar”, dijo a la prensa Lagomarsino tras conocer su procesamiento.

El fallo, de 600 páginas, complica más la situación judicial de Lagomarsino, que ya había sido procesado por entregar a un tercero un arma registrada a su nombre.

En noviembre pasado un fiscal había pedido su indagatoria en calidad de sospechoso.

El juez Julián Ercolini resolvió encausarlo como partícipe necesario en el delito de homicidio simple agravado.

También ordenó su embargo y encausó a los cuatro custodios que tenían la misión de resguardar la seguridad de Nisman esa noche, a quienes acusó de incumplimiento de los deberes y encubrimiento.

El juez ya había dispuesto colocarle a Lagomarsino una tobillera electrónica y dispuso su prohibición de salir del país, aunque no ordenó su arresto.

La policía confirmó que tanto el teléfono como la computadora personal de Nisman habían sido borradas en el departamento donde fue hallado muerto.

Ninguna huella dactilar fue encontrada en el lugar que ayude a esclarecer el caso que durante mucho tiempo consideró la hipótesis del suicidio.

El giro en la causa lo dio un peritaje realizado por Gendarmería (policía militarizada) y firmado por 28 expertos, entregado el 23 de septiembre.

Este peritaje concluyó que Nisman fue asesinado, en contraposición a una pericia anterior del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema, que había excluido la presencia de otras personas en la escena de muerte.

Al día siguiente de aparecer muerto, Nisman debía explicar en el Congreso su denuncia contra Kirchner, el excanciller Héctor Timerman y otros funcionarios de entonces, a quienes acusó de intentar encubrir a exaltos funcionarios iraníes acusados por el atentado a la AMIA.

La denuncia de Nisman había sido rechazada en varias instancias judiciales por “ausencia de delito” hasta que fue reactivada en febrero pasado.

Kirchner fue indagada semanas atrás y calificó de “disparate jurídico” la acusación.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.