Escuchar Descargar Podcast
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 15/10 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 15/10 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 15/10 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 15/10 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 15/10 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 15/10 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 15/10 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 15/10 10h00 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 14/10 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 14/10 23h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 14/10 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 14/10 21h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Américas

Maduro recibe condena contundente en cumbre regional

media Evo Morales y Mauricio Macri expusieron posiciones radicalmente opuestas en torno a Venezuela. © Reuters

La mayoría de los países emitieron duras condenas al régimen venezolano al cierre de la Cumbre de las Américas el sábado en Lima. Sólo Evo Morales y el canciller cubano defendieron la gestión de Nicolás Maduro, dejando en claro el aislamiento del proyecto bolivariano en la región. Desde Caracas, el mandatario venezolano consideró que la cumbre fue un “fracaso total”.

No era el tema principal de esta cumbre. Sin embargo, la crisis venezolana y las elecciones presidenciales a realizarse en mayo en ese país acapararon el sábado buena parte de las intervenciones de los presidentes que asistieron a la cita en Lima, cumbre que permitió un consenso en torno a la lucha contra la corrupción.

La gran mayoría de los líderes expresaron su preocupación por la situación económica, política, social y sanitaria en Venezuela, confirmándose el aislamiento de Nicolás Maduro –quien fue excluido de la cumbre- y del otrora popular proyecto bolivariano del difunto Hugo Chávez.

“Quiero expresar una vez más mi preocupación por Venezuela y por los millones de venezolanos que han debido huir de su tierra. No podemos mirar hacia otro lado. Estamos hablando de corrupción y en Venezuela vemos adonde lleva un proceso de corrupción descontrolado. No hay democracia, hay presos políticos. Argentina va a desconocer cualquier elección que surja de un proceso de este tipo, eso no es una elección democrática”, condenó el argentino Mauricio Macri, uno de los más críticos de la noche.

“En Venezuela no hay democracia (…) las elecciones con partidos proscritos son ilegítimas”, agregó el chileno Sebastián Piñera.

Por su parte, Juan Manuel Santos, cuyo país ha recibido una oleada de inmigrantes venezolanos, anunció también que desconocerá estos comicios: “No reconoceremos los resultados de unas elecciones diseñadas para maquillar una dictadura. Es increíble que Maduro siga negando todo mientras el mundo ve como el pueblo venezolano se muere de hambre. El 15% de la población ha migrado, sobre todo a Colombia”, dijo.

Mismo discurso en la boca de los presidentes mexicano Enrique Peña Nieto y Michel Temer, quienes apoyaron la decisión de no invitar a Venezuela aunque se dijeron dispuestos a brindar ayuda humanitaria.

Solo Bolivia y Cuba tomaron la defensa de Venezuela, en las personas de Evo Morales y el canciller cubano Bruno Rodríguez, en representación de Raúl quien no estuvo en la cita.

“La principal amenaza contra la paz y el multilateralismo es el gobierno de Estados Unidos. Da la espalda al acuerdo de París, construye muros, gasta cientos de millones de doláres en seguir construyendo armas de destrucción masiva. Bolivia condena las amenazas de Estados Unidos de invasión de Venezuela. Lamentamos que Maduro no esté aquí por presiones de Estados Unidos”, deploró Morales.

Al final de la sesión, se presenció un álgido momento entre Estados Unidos y Cuba, que hizo recordar los tensos años de la guerra fría.

“Mientras hablamos, un régimen comunista oprime a su pueblo en Cuba con Castro (…)  Cuba exportó su ideología fallida, ayudando a la dictadura corrupta de Venezuela”, expresó el vicepresidente estadounidense Michael Pence.

Palabras que recibieron una dura respuesta del canciller cubano, quien pidió derecho a palabra.

“No es nada democrático atacar a Venezuela cuando no está para responderle. Estados Unidos no es una referencia moral para América Latina. En los últimos 100 años, todos los gobiernos despóticos en la región han sido impuestos o apoyados por los Estados Unidos, incluidas las más crueles dictaduras militares”.

De su lado, Nicolás Maduro, único presidente declarado persona non grata en esta cita, calificó de "fracaso total" la Cumbre de las Américas, destacando que no hubo sin consenso alrededor de las peticiones para desconocer las elecciones del próximo 20 de mayo en el país petrolero.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.