Escuchar Descargar Podcast
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 23/05 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 23/05 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 23/05 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 23/05 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 23/05 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 23/05 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 23/05 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 23/05 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 22/05 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 22/05 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 22/05 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 22/05 21h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Europa

Gino Bartali, el ciclista consentido de Mussolini que salvó a 800 judíos

media Gino Bartali en el Giro de Italia de 1953 wikimedia

El Giro de Italia 2018, el segundo torneo de ciclismo más importante en el mundo después del Tour de Francia, ha roto con una tradición de 101 años y por primera vez en su historia, tendrá como punto de partida a Israel. El origen de esta decisión lleva un nombre: Gino Bartali, el ciclista que en plena Segunda Guerra Mundial y apogeo del gobierno de Mussolini transportó pasaportes falsos en los tubos de su bicicleta y logró salvar así a 800 judíos.

Por Dánae Rivadeneyra

Gino Bartali, conocido también como un ‘Justo entre las Naciones’, nació en una humilde familia de la ciudad italiana de Ponte a Ema en 1914, sin lujos y bastantes privaciones. A los 13 años empezó a trabajar como mecánico en un taller de bicicletas y después de mucho esfuerzo logró comprarse una. Desde entonces nadie lo separaría de ella. Junto a su inseparable compañera empezó a entrenar y formó parte de un pequeño equipo de ciclismo L’Aquila. El triunfo llegó pronto. En 1936, a los 22 años ganó su primer Giro.

Gino Bartali junto a otros competidores en 1949 wikimedia

Sin embargo, un suceso estuvo a punto de alejarlo para siempre de las competencias: la muerte de su hermano en un torneo de ciclismo. Lo afectó de tal manera que su bicicleta fue a parar al sótano. Pero gracias al apoyo de sus amigos, poco tiempo después, comprendió que la mejor manera de honrar la memoria de su hermano era continuando con este deporte y así lo hizo. Al año siguiente, ganó por segunda vez el Giro de Italia.

El falso “ciclista del régimen”

En esos años y en pleno apogeo de su carrera, Mussolini decidió intervenir en la vida de Bartali. Consciente de que el deporte era un elemento importante para consolidar su régimen, quería ver el triunfo de un italiano en Francia. Así, el gobierno fascista hizo que Bartali renuncie al Giro de Italia y se inscriba en el Tour de Francia. Gino Bartali ganó y fue bautizado como “el ciclista del régimen”. Nada más alejado de la realidad.

Bicicleta utilizada por Gino Bartali en su primer Tour de Francia 1938 wikimedia

Muchos años después y fallecido ya Bartali, se encontró el diario de una red clandestina que ayudó a salvar judíos durante la etapa más dura de la Segunda Guerra Mundial. Junto a los nombres de monjas de clausura, padres jesuitas, laicos y judíos reconocidos, apareció el nombre de Gino Bartali.

En realidad, mientras todo el mundo lo llamaba “el ciclista del régimen” lo que él hizo fue aprovecharse de ese título para no levantar ninguna sospecha. Durante 1943 y 1944 transportó en el cuadro de su bicicleta fotos y documentos falsos de identidad que eran impresos en conventos de distintos lugares de Italia. Cuando la gente le preguntaba el porqué de las distancias tan largas, daba como toda respuesta: “Me estoy preparando”. Según cuenta su hijo, si alguna vez lo detenía la policía no era para inspeccionarlo sino para pedirle autógrafos. Se calcula que con esta acción Bartali salvó a 800 judíos.

Jamás lo contó a nadie. Jamás habló de eso. Si le haces un favor a un amigo y luego lo cuentas, ¿qué clase de favor es ese?, decía mi papá.
Luigi Bartali

La figura de Bartali se ha convertido en símbolo de heroísmo y humildad. Su vida ha sido retratada en películas así como en el libro de Alberto Toscano: Una bicicleta contra la barbarie nazi. Allí, Toscano narra la historia del campeón que fue capaz de comprometer su vida por defender los valores en los que él creía.

Esta carrera que Bartali realizó entre 1943 y 1944 fue una carrera por la vida. (…) él siempre evitó, después de la guerra, hablar de esta historia maravillosa de la que él fue protagonista. Solamente después de su muerte lo hemos descubierto (…) Yo escribí este libro como un homenaje al campeón pero sobre todo al hombre Gino Bartali.
Alberto Toscano, autor de “Un vélo contre la barbarie nazi”

 

 

Sobre el mismo tema
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.