Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 14/12 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 14/12 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 14/12 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 14/12 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 14/12 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 14/12 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 14/12 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 14/12 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 14/12 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 14/12 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 14/12 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 14/12 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

México: el 2 de octubre de 1968, la masacre de Tlatelolco

México: el 2 de octubre de 1968, la masacre de Tlatelolco
 
El ejército mexicano en el Zócalo de la Ciudad de México el 28 de agosto. Wikimedia Commons / Cel·lí

1968 fue un año de revueltas y protestas en todo el mundo. En México, la protesta estudiantil del 68 fue aplastada violentamente en el mes de octubre en lo que se conoce como la masacre de Tlatelolco.

Un reportaje de nuestro corresponsal en Ciudad de México, Patrick John Buffe,

 

El 2 de octubre de 1968 quedó grabado en letras de sangre en la memoria de los mexicanos. Diez días antes de los Juegos Olímpicos, el presidente Gustavo Díaz Ordaz decidió aplastar el movimiento de los estudiantes que manifestaban desde más de dos meses en Ciudad de México, contra la política autoritaria y represiva del gobierno y del PRI, el Partido Revolucionario e Institucional, en el poder en aquella época.

Era un miércoles 2 de octubre: unos 8.000 estudiantes estaban reunidos pacíficamente en la plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, en el centro de la capital. Al finalizar el mítin, francotiradores abrieron fuego contra los manifestantes. Los soldados respondieron a esos disparos apuntando con sus armas a la multitud.

“El ejército ya estaba en toda la ciudad y nosotros ya estábamos acostumbrados a ese estado de sitio. Cuando empezamos a oír el ejército acercarse nos quedamos tranquilos porque los organizadores dijeron que el mítin estaba autorizado” relata Ana Ignacia Rodríguez, conocida como “La Nacha” cuando era estudiante en la Universidad Nacional de México (UNAM). “Desde un edificio, vi que salió una luz, un fogonazo, que creo era una metralleta. Ahí vi que comenzaron a caer mis compañeros.”  *

►► Descubra nuestro reportaje radial en Ciudad de México, haciendo clic en la imagen o al final de este artículo

Fueron muchos los muertos pero no hay un número consensual de personas asesinadas. Según las autoridades, fueron 40. En realidad fueron más de 300, sin contar el número de desaparecidos y de heridos. Tras este ataque armado, centenares de estudiantes fueron arrestados y encarcelados, como fue el caso de “La Nacha”.

De esta manera, el gobierno logró su objetivo: aplastar el movimiento que había surgido el 22 de julio. “Era un movimiento estudiantil popular fundamentalmente anti autoritario y contra la figura presidencial”, explica Gustavo Gordillo uno de sus dirigentes. “En ese momento condensaba el poder del Estado y el de una clase política cada vez más insensible a las demandas de la gente. Nuestras demandas después abrieron las puertas para un poco más de democracia.”

Según el director del centro cultural universitario de Tlatelolco, Ricardo Rafael, el movimiento no hubiera podido surgir sin la influencia de las revueltas estudiantiles que ocurrieron en muchos países del mundo durante el 68. “Es la universidad que los conecta con La Sorbona, con la universidad de Tokyo o de Berkley y Columbia, con las manifestaciones contra la guerra de Vietnam o la muerte de Martin Luther King. Ante esos hechos, los mexicanos no se podían quedar atrás, sobre todo porque su gobierno no quería actualizarse”, comenta Ricardo Rafael.

Durante dos meses, el presidente Díaz Ordaz rechazó cualquier demanda de los estudiantes en huelga. Los Juegos Olímpicos se iban a inaugurar el 12 de octubre y el gobierno quería que se llevaran a cabo sin incidentes. Consideró que los estudiantes estaban poniendo el peligro su buen desarrollo. Las autoridades los acusaron entonces de hacer parte de un complot comunista financiado por el exterior para boicotear las olimpiadas.

Los tanques del ejército empezaron a ocupar el Zócalo, la plaza principal de la capital. Los soldados luego invadieron la ciudad universitaria y el instituto politécnico nacional, endureciendo la represión a medida que aumentaban las manifestaciones.  

El cineasta Oscar Menéndez tuvo que refugiarse en Francia tras haber filmado los acontecimientos. “En esa época había muchos presos políticos y se había asesinado a muchos líderes campesinos, obreros y magisteriales”, recuerda. “Había un fermento de descontento en el país.”

Después de la matanza de Tlatelolco, la represión no cesó. Centenares de estudiantes fueron perseguidos, encarcelados o forzados al exilio.

¿Cómo lograron los eventos de octubre de 1968 marcar un antes y un después en la historia de México? ¿Qué cambios desencadenó en la sociedad y en la política mexicana? La historia continúa en audio. 

►► Descubra nuestro reportaje en Ciudad de México, haciendo clic en la imagen o aquí:

 

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.