Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 24/09 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 24/09 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 24/09 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 24/09 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 24/09 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 24/09 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 24/09 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 24/09 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 24/09 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 24/09 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 24/09 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 24/09 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

En Nicaragua, el enojo y la indignación no cejan

En Nicaragua, el enojo y la indignación no cejan
 
Desde que comenzaron las manifestaciones contra el gobierno el 18 de abril pasado se registran 76 muertos, 868 heridos y 438 detenidos. REUTERS/Oswaldo Rivas

RFI estuvo en las calles de Managua, donde la población sigue reclamando justicia por los manifestantes violentamente reprimidos y la renuncia inmediata del presidente Daniel Ortega.

Un reportaje de nuestro enviado en Managua, Patrick John Buffe

Hace ya más de un mes que Nicaragua está hundido en una crisis que provocó 76 muertos y cerca de 900 heridos por la represión de la policía. Se inició la semana pasada un diálogo nacional entre los estudiantes, la sociedad civil y los empresarios de un lado, y el gobierno de Daniel Ortega del otro, para encontrar una salida a esta crisis.

Si la situación se tranquilizó un poco estos últimos días, los nicaragüenses siguen muy indignados y enojados con el presidente Daniel Ortega.

Los nicaragüenses son cada día más numerosos en expresar su enojo. Lo que los lleva a salir siempre más a las calles para manifestarse en contra del gobierno.

"Estamos protestando porque nuestros jóvenes han sido asesinados y queremos 

libertad", grita Raquel, una ex sandinista que desde hace ya mucho años dejó de creer en

Daniel Ortega. "Queremos poder pedir justicia sin que nos repriman". 

Para muchos nicaragüenses, la única solución a esta grave crisis es la salida del presidente Ortega y de su mujer, la vicepresidente  Rosario Murillo. Una salida que se convirtió rápidamente en la principal exigencia de los estudiantes. "También querermos democratización y justicia en Nicaragua" enfatiza Rodrigo Espinoza, el portavoz del movimiento estudiantil 19 de Abril. "Iremos escalonando nuestras medidas hasta que el presidente acepte su renuncia."

►► Para escuchar nuestro reportaje, haga clic en la imagen principal

Pero sin duda, lo que más conmovió, y a la vez indignó a la población fue la brutal represión de los manifestantes por parte de la policía y de los grupos paramilitares que mataron a más de 70 estudiantes y jóvenes.

La justicia se volvió otra de las exigencias de los oponentes a Daniel Ortega y de los familiares de las víctimas. Tania Ramírez cuenta como la policía hirió mortalmente a su hermano: "Le dispararon cuando él trató de huir hacia la casa. Luego lo patearon hasta que murió." Eduardo Sánchez perdió a su hijo el 21 de abril, "acribillado a balazos, tres en el abdomen y uno en el pecho". 

En su afán de ver caer al régimen de Daniel Ortega, los manifestantes atacaron unos de sus elementos más simbólicos: los árboles de la vida, unas grandes estructuras metálicas que la primera dama hizo instalar en medio de las avenidas de Managua. Desde el inicio de la crisis, ya fueron tumbados 24 árboles. Seis de ellos tan solo el pasado fin de semana.

Nicaragua se encuentra hoy por hoy en una encrucijada por el pulso entre una mayoría de nicaragüenses que piden la renuncia de Daniel Ortega, y la terquedad de una pareja presidencial acorralada, que no quiere renunciar el poder.

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.