Escuchar Descargar Podcast
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 15/08 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 15/08 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 15/08 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 15/08 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 15/08 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 15/08 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 15/08 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 15/08 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 15/08 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 15/08 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 14/08 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 14/08 23h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

El gran reto de Colombia hoy es construir un Estado social de derecho

El gran reto de Colombia hoy es construir un Estado social de derecho
 
A la derecha, de camisa blanca; Monseñor Fabio Henao, junto a miembros de la Iglesia Católica. 30 de octubre de 2003 FREDY AMARILES / AFP

Para el presidente del Consejo Nacional de Paz de Colombia, Monseñor Héctor Fabio Henao, el nuevo gobierno tiene que superar los vacíos que dejan estos dos años de paz: reintegración de los ex guerrilleros de las FARC, garantizar la vida y seguridad de los líderes sociales y consolidar la presencia del Estado en las regiones.

 

« Yo no quiero pensar que vamos a volver atrás. Tengo la esperanza de que habrá la decisión política de asegurar que la paz será una realidad »,
Monseñor Héctor Fabio Henao

Después de varios lustros acompañando a los diferentes intentos de paz en Colombia desde la Pastoral social y ahora como presidente del Consejo Nacional de Paz, órgano asesor y consultivo del Gobierno Nacional, monseñor Henao defiende el Acuerdo firmado con la ex guerrilla de las FARC y reconoce la urgencia de implementarlo.

Ante la probabilidad de que el nuevo presidente del país que remplazará a Juan Manuel Santos, artífice de los acuerdos de paz, tenga como política echarlos atrás, el sacerdote aclara que « Los acuerdos firmados con las FARC pasaron por la Corte Constitucional y eso les da un rango que el nuevo presidente deberá considerar. Además fueron discutidos y votados por el Congreso y para una nueva discusión habría que volver a ese escenario ».

También reconoce que ha pasado año y medio tras la firma del acuerdo de paz sin que se resuelvan los puntos mas urgentes. « La reintegración de los exguerrilleros de las FARC es el gran nudo » dice y agrega que la urgencia de garantizar la vida y la seguridad de los líderes sociales y defensores de derechos humanos en las regiones, así como consolidar la presencia y del Estado en las zonas en donde habita presencia de la guerrilla llevando a cabo transformaciones que superen las causas estructurales que dieron origen al conflicto con las FARC.

El sacerdote que timonea el Consejo Nacional de Paz admite que durante los seis años de negociaciones en La Habana el gobierno colombiano no previó los mecanismos para poner en marcha la paz en las regiones una vez firmado el Acuerdo.

Nosotros desde la Conferencia Episcopal y la Pastoral Social insistimos durante toda la negociación que había que prever la presencia del Estado y todo lo relativo a la transición porque las regiones iban a quedar huérfanas. Lo que vemos en este momento es que hay una situación de abandono en esas regiones.
Monseñor Héctor Fabio Henao

Para el padre Henao el papel de la sociedad civil es crucial si se quiere lograr la paz. « La participación ciudadana debe ir mostrando hacia dónde deben dirigirse las políticas que lo hagan efectivo», afirmó.

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.