Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 20/09 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 20/09 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 20/09 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 20/09 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 20/09 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 20/09 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 20/09 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 20/09 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 20/09 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 20/09 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 20/09 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 20/09 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Américas

Kavanaugh, un conservador cercano a los Bush nominado a la Corte Suprema

media El juez conservador Brett Kavanaugh junto con Trump, 9 de julio de 2018. REUTERS/Jim Bourg

Nominado la víspera por Trump a la Corte Suprema de Estados Unidos, Brett Kavanaugh, quien fuera consejero judicial del presidente republicano George W. Bush, es un magistrado con valores conservadores y católico practicante.

“Mi filosofía judicial es fácil de entender. Un juez debe ser independiente, y debe interpretar la ley, no escribir la ley. Y un juez debe interpretar la constitución como está escrita, a partir de la historia, la tradición y los precedentes”, declaró esta madrugada Kavanaugh, 53 años de edad.

Si el Senado lo confirma, Brett Kavanaugh se convertirá en uno de los miembros más jóvenes de la institución que vela por la constitucionalidad de las leyes en los Estados Unidos.

Kavanaugh ha estado sentado durante una década en la Corte de Apelaciones de Washington, un organismo conocido por la importancia de los casos en los que trabajan y, por lo tanto, considerado un trampolín para la corte más alta del país.

“La confirmación de Kavanaugh anclaría al tribunal aún más a la derecha del espectro político, atendiendo a los precedentes de este juez con profundas conexiones en el entramado político de Washington y proclive a limitar las regulaciones del poder ejecutivo”, dice nuestro corresponsal en Washington, Xavier Vila.

El nominado comenzó su carrera en la judicatura como asistente del juez Anthony Kennedy, de 81 años, quien a fines de junio sorprendió a todos al anunciar que se retiraba de la Corte Suprema.

“No hay nadie en Estados Unidos más calificado para esta posición y nadie que lo merezca más”, dijo Trump en la presentación de Kavanaugh en la Casa Blanca.

No es de extrañar que este espíritu brillante haya sido percibido por la Federalist Society y la Heritage Foundation, las organizaciones que ayudaron a la Casa Blanca a seleccionar candidatos para la Corte Suprema; y el juez Kavanaugh ha dejado constancia de conservadurismo en sus decisiones.

Graduado en la prestigiosa Universidad de Yale, tranquilizó a los republicanos al declararse contrario a la ley del Obamacare, sobre la cobertura de salud universal.

Kavanaugh ganó protagonismo durante la etapa del expresidente demócrata Bill Clinton, al investigar el suicidio de Vince Foster, amigo del mandatario y asociado de la Casa Blanca, en el caso Whitewater, sobre inversiones en bienes inmuebles de la pareja presidencial.

Católico practicante, y activo en diferentes asociaciones religiosas, participó más tarde en la redacción del informe del fiscal Kennet Starr, sobre el romance de Clinton con la pasante Monica Lewinsky.

A su llegada a la Casa Blanca en 2001, George W. Bush lo reclutó como uno de sus colaboradores directos. Más tarde, el presidente republicano nominó a Kavanaugh a la corte de apelación de Washington, mientras que su esposa, Ashley, con la que tiene dos hijas, fue secretaria personal del presidente.

El juez formó parte en 2012 de un panel que anuló una medida de la EPA, la agencia federal de protección ambiental, dirigida a reducir la contaminación del aire entre los estados.

Mientras que recientemente expresó su desacuerdo con una decisión que permite abortar a una adolescente que entró ilegalmente en Estados Unidos.

La posición de Kavanaugh sobre un asunto jurídico había hecho dudar a muchos sobre su nominación. En el pasado aseguró que el expresidente Clinton podría haber sido destituido por mentir a sus colaboradores y engañar al público.

Esta definición tan amplia de la obstrucción de la justicia podría, según los expertos, ser perjudicial para el presidente Trump si se le aplicara en la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.