Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 12/12 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 12/12 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 12/12 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 12/12 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 12/12 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 12/12 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 12/12 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 12/12 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 12/12 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 12/12 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 12/12 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 12/12 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Américas

EE.UU. sanciona a China por comprar aviones y misiles rusos

media Misiles S-400 en la Plaza Roja, Moscú, durante el desfile del Día de la Victoria, el 9 de mayo de 2018. REUTERS/Sergei Karpukhin

Las relaciones entre Estados Unidos y China no mejoran. El Departamento de Estado norteamericano anunció el jueves que estaba imponiendo sanciones financieras al Departamento de Desarrollo de Equipos del Ministerio de Defensa de China, por su reciente compra de aviones de combate y misiles S-400.

Estados Unidos decidió sancionar una unidad del ejército chino por haber comprado a Rusia diez aviones de combate y material para misiles tierra-aire. Con estas sanciones, ya no tendrán acceso al sistema financiero estadounidense y tampoco podrán exportar a Estados Unidos, explica Anne Corpet, la corresponsal de RFI en Washington.

Sanciones en virtud de la ley CAATSA

Estas medidas fueron tomadas en virtud de la ley CAATSA, aprobada por una apabullante mayoría en el Congreso de EE.UU. el año pasado, y que prevé sancionar cualquier transacción con Moscú, Pyongyang o Teherán. Una ley concebida como herramienta disuasiva y que hasta ahora nunca se había aplicado.

En un comunicado, el Departamento de Estado precisó que el objetivo no es "mermar las capacidades militares de un país", sino "imponer costos a Rusia, como respuesta a su injerencia en el proceso electoral estadounidense y a sus otras actividades malévolas, especialmente en Ucrania".

Paralelamente a la aplicación de sanciones, Washington anunció haber incluido a 33 personas suplementarias en la lista negra de las entidades con las que toda transacción militar está prohibida bajo pena de sanción. En esta lista se encuentran ahora 72 nombres, entre ellos las principales sociedades rusas de armamento.

"Continuaremos implementando enérgicamente el CAATSA e instamos a todos los países a restringir las relaciones con los sectores de defensa e inteligencia rusa, los cuales están vinculados a actividades malignas en todo el mundo", dijo el Departamento de Estado. Turquía está actualmente hablando con Moscú sobre un acuerdo acerca de un S-400.

Reacciones inmediatas de China y Rusia

China expresó este viernes su "gran indignación" por las sanciones impuestas. "Este gesto de Estados Unidos viola gravemente los principios fundamentales de las relaciones internacionales y perjudica seriamente las relaciones entre los dos países y sus Fuerzas Armadas", declaró en rueda de prensa Geng Shuang, portavoz del ministro de Relaciones Exteriores.

"Exhortamos con firmeza a Estados Unidos a rectificar inmediatamente este error y a retirar sus denominadas sanciones. Si no, tendrá que sufrir las consecuencias", advirtió. Precisó que Pekín protestó por ello ante Washington.

Desde Rusia, el viceministro de Exteriores Serguéi Riabkov declaró en un comunicado que "hay que recordar la noción de estabilidad mundial, que [Estados Unidos] hace tambalear de forma irreflexiva", y añadió que "jugar con fuego es estúpido ya que puede ser peligroso".

Además, Riabkov consideró que existe en Estados Unidos "un deporte nacional que consiste en tomar medidas anti-rusas", y calculó que debe tratarse de la 60ª ronda de sanciones contra Moscú desde 2011. "Cada nueva serie de sanciones demuestra la ausencia total de resultados deseados por nuestros enemigos. (...) Las listas negras estadounidenses se duplican cada vez más. Es divertido, pero es así", agregó.

(Con AFP)

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.