Escuchar Descargar Podcast
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 24/06 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 24/06 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 24/06 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 24/06 14h00 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 24/06 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 24/06 12h00 GMT
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 24/06 10h13 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 23/06 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 23/06 23h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 23/06 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 23/06 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 23/06 16h03 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Américas

Venezuela divide al gobierno italiano

media El ministro del Interior italiano, de extrema derecha, Matteo Salvini, en Roma, el 17 de enero de 2019. AFP/Alberto Pizzoli

Como resultado de sus divergencias sobre la crisis en Venezuela y la legitimidad del opositor Juan Guaidó, el gobierno de coalición italiano adoptó una postura neutra, mientras cerca de 20 países europeos reconocían al líder de la Asamblea Nacional venezolana como presidente interino del país.

"Me da vergüenza la posición italiana. ¡Alto a la dictadura de Maduro!", escribió en twitter el exjefe del gobierno italiano Matteo Renzi (Partido Demócrata). En Italia, la oposición denunció casi al unísono la postura equidistante del gobierno populista de Salvini y Di Maio con respecto a la situación en Venezuela.

Este lunes, 19 países de la Unión Europea - entre ellos Reino Unido, Francia, Alemania y España - reconocieron al presidente de la Asamblea Nacional y opositor Juan Guaidó como el presidente encargado de Venezuela. Italia no lo hizo. Es más, Roma impidió que el bloque europeo publicara una declaración común al respecto. Lo pudo hacer porque en política exterior, la unanimidad rige en la Unión Europea.

La posición italiana se explica por una tradición de no injerencia, pero sobretodo por las divisiones que existen en el gobierno populista de coalición entre Luigi Di Maio y Mateo Salvini.

El Movimiento 5 Estrellas se opone al reconocimiento de Juan Guaidó y en sus filas existe cierta afinidad con el régimen socialista y anti-imperialista de Nicolás Maduro, alineado con Moscú. En La Liga en cambio, Maduro es considerado como un dictador que hambrea a su pueblo y reclaman elecciones libres lo más pronto posible.

Para el diario italiano La Repubblica, la incomodidad del gobierno quedó plasmada con la llegada tardía del comunicado del Ejecutivo al respecto. El texto, publicado a las 22 horas, reza: "Italia apoya el deseo del pueblo venezolano de llegar en la mayor brevedad a elecciones libres y transparentes, a través de un proceso pacífico y democrático, respetando el principio de autodeterminación".

Otro desafío a Bruselas

El presidente italiano Sergio Matarella no logró acercar las posiciones pero expresó sus críticas. Venezuela necesita "claridad con una línea compartida con todos nuestros socios y aliados de la UE " y "no puede haber incertidumbre o vacilación" porque se elige entre "la voluntad popular y el reclamo de una democracia auténtica por un lado, y la violencia de la fuerza por el otro", sentenció este lunes en Roma.

La posición de Salvini es política, considera por su parte el profesor del Instituto de Ciencias Políticas de París, Patrick Martin-Genier, especialista en temas europeos e internacionales. "Salvini tiene posiciones más cercanas a la Rusia de Valdimir Putin que una posición solidaria con la Unión Europea, por eso pienso que ha adoptado esta postura política, sabiendo que Rusia sigue siendo el principal apoyo de Nicolás Maduro", afirmó a RFI.

En todo caso, Italia confirma con esto su tendencia a desentenderse del marco de reglas comunes en Europa y prosigue con su postura de desafío hacia Bruselas, en materia de presupuesto y ahora de política exterior.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.