Escuchar Descargar Podcast
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 25/06 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 25/06 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 25/06 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 25/06 14h00 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 25/06 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 25/06 12h00 GMT
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 25/06 10h13 GMT
  • 10h00 - 10h13 GMT
    Informativo 25/06 10h00 GMT
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 24/06 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 24/06 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 24/06 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 24/06 21h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Américas

La larga espera de los venezolanos en el puente Rumichaca

media Venezolanos en la frontera entre Colombia y Ecuador, en el puente Rumichaca. (foto de archivo) REUTERS/Luisa Gonzalez/File Photo

El asesinato de una joven embarazada hace una semana y media provocó una ola de violencia xenófoba en Ecuador, sobretodo en la pequeña ciudad de Ibarra. Tras este asesinato, el gobierno endureció las condiciones de entrada en Ecuador para los migrantes venezolanos en un país que cuenta con 250.000 ciudadanos de ese país. Las autoridades de Quito exigen ahora un extracto de los antecedentes judiciales, un documento que muchos no tienen. Los migrantes quedan bloqueados en la frontera a falta del documento. Reportaje del enviado especial de RFI.

Noel Quica dejó Medellín el viernes pasado y no tienen la mínima intención de volver hacia atrás. “Tuve que vender mi computadora, también el aire acondicionado que vendí por partes para poder viajar a Colombia y luego a Lima, nuestro objetivo final. Ahora estamos bloqueados por las autoridades ecuatorianas que nos piden el documento de los antecedentes judiciales, encima certificado”, se lamenta Quica desde el puente de Rumichaca, principal paso fronterizo entre Ecuador y Colombia situado sobre el río Carchi.

Este documento es extremadamente difícil de conseguir, según los venezolanos interrogados en la frontera. “Primero tienes que abrir la web oficial. Es complicado porque es un verdadero caos. Luego te dan una cita pero en el mejor de los casos para tres meses después. Y luego cuando vas a la cita, si tienes suerte te dan el documento al cabo de tres o cuatro meses más”, dice Noel Quica que ya no tiene dinero para volver a Venezuela.

Ha decidido quedarse sentado en el puente hasta que le encuentren una solución. Como él, cada vez son más numerosos los venezolanos en esta situación, según Juan Jaramillo, comandante de policía en la frontera norte.

“Ya hay más de 2.000 personas bloqueadas y podrían llegar a ser hasta 4.000 de aquí al fin de semana. Los migrantes continúan llegando todos los días y se acumulan en la frontera. Nos dicen que les es casi imposible pedir sus antecedentes judiciales. De todas maneras y es lógico, no tienen ninguna intención de volver a su país”, explica el comandante.

Es el caso de José Contreras que se fue hace algunos días con dos miembros de su familia. Sentado al pie de un poste eléctrico se muestra sorprendido por la situación.

No sabíamos que necesitábamos este documento para entrar en Ecuador. Cuando nos fuimos de Venezuela, no teníamos la información así que no lo solicitamos. Sólo nos queda armarnos de paciencia y esperar que el gobierno ecuador no ayude”, dice Contreras.

Por el momento, las autoridades ecuatorianas mantienen su posición en nombre de la seguridad y de la lucha contra la delincuencia. Una inflexibilidad que pone contra las cuerdas a Zulay, una anciana desesperada enferma de cáncer. “Espero tener suerte y poder pasar y llegar a Lima para curarme. En Venezuela no hay tratamiento para mi enfermedad”, explica la señora.

En su caso, se ha encontrado una solución gracias al empeño de Sandra Villarreal que trabaja para la Defensoría del Pueblo. “Después de haber revisado su estado de salud y sus documentos de viaje, el departamento de Migraciones ha indicado que por razones humanitarias a esta señora se le va a autorizar la entrada en el país”, precisa Villarreal que intenta hacer pasar a otras personas que viajan con niños para evitar que las familias no sean separadas.

Algunos pierden la paciencia, este martes unos 150 migrantes no han querido esperar más y han decidido continuar su odisea hacia Quito a pie. Algunos han sido devueltos a la frontera. Otros, en la más absoluta ilegalidad por la falta de visado, siguen el viaje.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.