Escuchar Descargar Podcast
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 18/05 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 18/05 23h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 18/05 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 18/05 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 18/05 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 18/05 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 18/05 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 18/05 14h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 18/05 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 18/05 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 18/05 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 18/05 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Américas

Japón y EE.UU. buscan frenéticamente los restos del avión F-35A

media Un buque japonés y un avión estadounidense buscando los restos del F-35A, el pasado 10 de abril, un día después del accidente. Kyodo/via REUTERS

Una semana después de la desaparición de un avión de combate F-35A frente a las costas del noreste de Japón, buques militares estadounidenses y japoneses están trabajando para encontrar todos sus restos con el fin de proteger sus valiosos "secretos".

Es una joya tecnológica que desapareció la semana pasada en Japón: un F-35A, un avión de combate de última generación adquirido en Estados Unidos por el ejército japonés. Los radares perdieron el rastro del avión mientras estaba en una misión de entrenamiento frente a las costas japonesas. Y sus restos son objeto de gran interés, ya que sus secretos de fabricación podrían captar la atención de China y Rusia.

Se trata pues de evitar a toda costa que los rusos o los chinos accedan a estos escombros, y para encontrar los restos del naufragio antes que nadie, Washington y Tokio desplegaron recursos considerables: un dron submarino, un helicóptero y tres buques militares gravitan en la zona donde desapareció el avión.

Hasta la fecha, sólo se han localizado pequeños trozos de alerón. No se sabe la causa del accidente. Sólo se sabe que el muy experimentado piloto dio la alerta unos minutos antes de desaparecer de los radares.

Con un valor de 80 millones de euros por unidad, el F-35A tiene el sistema de armamento más caro jamás puesto en el mercado: navegación, motorización, material de ataque. El Pentágono vende este avión furtivo como el arma absoluta de la guerra moderna.

Un modelo de última generación que todos los ejércitos querrían copiar. Según varios expertos del sector aeronáutico, obtener una simple fotografía submarina de los restos de este F-35 ya sería una victoria para los servicios de inteligencia extranjeros, y una mina de información para los países hostiles a Estados Unidos.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.