Escuchar Descargar Podcast
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 22/07 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 22/07 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 22/07 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 22/07 21h00 GMT
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 22/07 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 22/07 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 22/07 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 22/07 14h00 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 22/07 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 22/07 12h00 GMT
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 22/07 10h13 GMT
  • 10h00 - 10h13 GMT
    Informativo 22/07 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Américas

Nuevo golpe de Washington contra Cuba

media El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, artífice de las sanciones contra Cuba, antes de una entrevista a la cadena de televisión Fox News. En Washington, el 5 de marzo de 2019. REUTERS/Leah Millis

Estados Unidos anunciará este miércoles medidas para sancionar a las empresas presentes en Cuba que hayan gestionado bienes confiscados después de la revolución de 1959. Bruselas advierte a Washington que no dejará afectar sus intereses.

Extraterritorialidad sin base jurídica internacional

Estados Unidos ha decidido activar por primera vez uno de los dispositivos de la Ley Helms-Burton de 1996 contra Cuba. Se trata del capítulo III del ordenamiento extraterritorial, que permite a todo estadounidense cuyos bienes hayan sido confiscados o expropiados como resultado de la revolución de 1959 en la isla, presentar una demanda en un tribunal de Estados Unidos para demandar una compensación. John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, uno de los halcones ultraconservadores que asesoran al presidente Donald Trump, ayer martes confirmó la próxima aplicación del punitivo dispositivo de sanciones. El lugar elegido por Bolton no podía ser más representativo. Un encuentro con miembros de la Brigada 2506, compuesta de algunas decenas de exiliados cubanos entrenados por Estados Unidos para intentar derrocar a Fidel Castro.

Las empresas que podrían verse afectadas por la medida son europeas, canadienses, mexicanas y también estadounidenses. Las que más peligro corren son las europeas dado que la Unión Europea es el principal inversionista en la isla después de China. España está en primera línea de mira. Sus inversiones representan entre el 13 y el 15% de los intercambios cubanos. Casi un millar de empresas españolas participan en actividades tan variadas como el turismo, las energías alternativas, y el comercio. Nueve de las diez principales cadenas hoteleras en Cuba pertenecen a grupos españoles.

La Ley Helms-Burton fue aprobada en 1996, durante la presidencia demócrata de Bill Clinton. El capítulo III nunca se ha aplicado, pese a que pendía como guillotina sobre la economía de la isla. Desde entonces cada seis meses Washington decide si renueva o no la "autoridad de exención", es decir si permite a los estadounidenses ligados de alguna manera a bienes confiscados hace 60 años hacer un juicio en Estados Unidos para pedir una indemnización. Esta vez no habrá más exención.

Bolton justificó la decisión de la Casa Blanca con el argumento que los cubanos "han visto la debilidad de nuestra política, de nuestra decisión, heredada de la administración de Obama". Uno de los problemas, según el periódico Miami Herald, es que 60 compañías estadounidenses podrían estar entre las afectadas. El corresponsal de RFI en Washington, Xavier Vilá, apunta que la decisión de Trump repercutirá en el "desbordado sistema judicial estadounidense que recibirá un alud de nuevas demandas legales por la confiscación de bienes privados".

La economía cubana debilitada

Donald Trump ha iniciado su campaña para ganar la elección presidencial de 2020. Las sanciones contra Cuba son apenas una víctima de las muchas que el multimillonario está dispuesto a causar con tal de obtener un segundo mandato. El inicio de su aplicación sin duda afectará a la economía cubana muy debilitada. En efecto, pese a las reformas promovidas por el gobierno, el crecimiento del PIB fue de un magro 1,1% en 2018 y se espera que este año alcance apenas 1%. Muy lejos del 3% de crecimiento previsto por las autoridades.

La nueva Constitución cubana, aprobada por referéndum popular el 24 de febrero pasado, reconoce a la inversión extranjera y a la propiedad privada como herramientas clave para el desarrollo de la isla. El ministro de Economía, Alejando Gil, señalaba en enero pasado que "la inversión extranjera no es un complemento, sino un elemento principal para el desarrollo del país". Cuba precisa de un mínimo de 2.500 millones de dólares de inversión extranjera cada año, un monto muy difícil de concretar con la amenaza de Washington.

Europa reacciona

La Unión Europea advirtió a Estados Unidos que en caso que alguna de sus empresas se vea afectada con represalias por su política hacia Cuba, reaccionará de la misma manera. De acuerdo con el matutino español El País, una misiva enviada al presidente Trump por Federica Mogherini, vicepresidenta de la Comisión Europea y alta representante de Política exterior de la UE, y por Cecilia Malström, comisaria europea de Comercio, Bruselas está dispuesta a recurrir a la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra Estados Unidos si reactiva las sanciones. Más significativo, el bloque europeo estaría dispuesto a recurrir a todos los instrumentos a su alcance, incluida la posibilidad que las empresas estadounidenses también sean confiscadas en suelo europeo para contrabalancear las pérdidas que la acción de Washington podría generar.

La advertencia de la UE se entiende en el marco de la cadena de medidas unilaterales que Washington ha venido aplicando estos últimos meses, haciendo caso omiso de toda legislación o acuerdo internacional. Tras desconocer el acuerdo internacional con Irán, Washington decidió imponer sanciones a partir de este año a toda aquella empresa que negocie con el régimen de Teherán, lo que afecta gravemente intereses europeos. Asimismo, Estados Unidos y la Unión Europea están enfrascados en un conflicto comercial que dura más de un año, en el que Washington amenaza recurrentemente con aplicar sanciones a empresas europeas acusadas de aprovecharse de las bondades de la primera potencia mundial.

De acuerdo con la agencia Reuters, hasta 200.000 demandas podrían presentarse con la polémica decisión de Washington.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.