Escuchar Descargar Podcast
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 26/05 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 26/05 14h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 26/05 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 26/05 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 26/05 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 26/05 10h00 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 25/05 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 25/05 23h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 25/05 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 25/05 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 25/05 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 25/05 16h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

Argentina: Descubren importante cementerio de fósiles de 220 millones de años

Argentina: Descubren importante cementerio de fósiles de 220 millones de años
 
El científico Ricardo Martínez al lado de un fósil de 220 millones de años en el Parque de Ischigualasto, provincia de San Juan, Argentina, el 8 de abril de 2019. HO / IMCN / AFP

Un cementerio de dinosaurios de 220 millones de años fue descubierto en el oeste de Argentina, con fósiles de al menos una decena de animales.

Argentina es escenario de un importante descubrimiento paleontológico: un cementerio de dinosaurios. Al oeste del país, en la provincia de San Juan, se encontró una gran acumulación de huesos con más de 220 millones de años.

El paleontólogo Ricardo Martínez, investigador del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de San Juan, explica el hallazgo: “Es lo que nosotros llamamos una ‘bone bed’ que es, literalmente, una cama de huesos. Pero esta es muy extraña porque es prácticamente hueso sobre hueso, sin sedimentos en medio, sin rocas. Hay cráneos, por ejemplo, cabezas de animales que miden casi 50 centímetros de largo, son huesos grandes. Y la otra cosa llamativa es que todos esos huesos -que son de animales desarticulados, son cientos de huesos de al menos una decena de animales- no se han transportado por 220 millones de años por un río o algo por el estilo. Es algo inusual”.

¿Qué provocó esta acumulación de huesos en ese lugar? El equipo del paleontólogo Ricardo Martínez no tiene la respuesta concreta pero sí una teoría preliminar: “El origen podría haber sido una gran sequía, hace 220 millones de años, en donde quedan pequeños cuerpos de agua y los animales se amontonan ahí. Al aumentar la sequía, el cuerpo de agua se va secando hasta que llega un momento en que los animales se van debilitando, van muriendo en el lugar. Mueren, quedan en ese barro, otros animales los pisan, se van desarticulando y pudriéndose. Por eso vemos esa mezcla de animales herbívoros en su mayoría, con carnívoros de gran tamaño”.

El equipo de paleontólogos del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de San Juan describe la cama de huesos como un lecho impresionante a la vista.

Y por ahora, apunta el hallazgo de antecesores de los mamíferos o de algún cocodrilo de gran tamaño: “Esto lo hemos encontrado en un lugar llamado la Cuenca de Ischigualasto donde, en una de las formaciones que la componen, hemos encontrado los dinosaurios más antiguos y primitivos que se conocen en todo el mundo. Y que eran todavía un componente menor de la fauna de ese momento. Después, sobre eso, tenemos otra formación rocosa que tiene una fauna donde ya la mayoría son dinosaurios. Estoy hablando de un período triásico que va entre 231 millones de años a 213 millones de años. No sabemos qué pasó en el medio. Este hallazgo nos puede dar luz sobre ese proceso evolutivo”.

Los paleontólogos del Instituto y Museo de Ciencias Naturales tienen dos retos por delante: continuar la excavación para analizar a qué animales pertenecen los huesos que han encontrado, y por otro lado proceder a su exhibición.

El valor de este hallazgo para un museo de ciencias es enorme: “Por un lado, vamos a extraer el bloque porque vamos a estudiar qué animales lo componían. Eso va a pesar seguramente 10 a 15 toneladas. Y por otro lado, es un bloque de extraordinario valor museístico, para exhibición. Si eso continúa y resulta ser una capa de muy grande huesos, seguiremos estudiando pero se hará una especie de museo de sitio. Eso va a tomar un buen tiempo”, concluye Ricardo Martínez.

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.