Escuchar Descargar Podcast
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 20/05 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 20/05 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 20/05 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 20/05 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 20/05 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 20/05 14h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 20/05 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 20/05 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 20/05 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 20/05 10h00 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 19/05 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 19/05 23h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Asia Pacifico

El misterio de los barcos fantasmas norcoreanos

media El mar de Japón, el 28 de septiembre de 2017. Flickr/CC/TLV and more

En 2017 alrededor de 100 botes pescadores de Corea del Norte llegaron a las costas de Japón, en varios casos toda la tripulación estaba muerta, según informa el diario estadounidense The New York Times. Dado la creciente tensión en la península coreana, el misterio preocupa a los japoneses.

Son barcos fantasmas, a la deriva, que son interceptados por las fuerzas japonesas o que llegan a las costas de Japón. La mayoría son embarcaciones precarias, hechas de madera, y prácticamente sin instrumentos de navegación, que zarpan de Corea del Norte y van a pescar al mar de Japón, según describe el diario francés Le Monde.

El hecho no es inédito. Todos los años los pesqueros norcoreanos se aventuran a las peligrosas aguas del mar de Japón para atrapar, entre otras cosas, el calamar que tienen que secar sobre una suerte de parrilla colocada en el puente de la nave porque no cuentan con un sistema de refrigeración.

Una parte de estos barcos encallan con la tripulación muerta.

Lo que preocupa a ciudadanos y a las autoridades de Japón es el creciente número de estos casos. En 2017, más de 100 embarcaciones fueron interceptadas en alta mar o descubiertas en las orillas de la isla. A modo de comparación, en 2013 hubo 80, según informa Le Monde.

Algunos ciudadanos se dejan llevar por el temor, alimentado por los rumores que pululan sobre el hermético país, e historias del rapto de compatriotas japoneses por norcoreanos, dice The New York Times.

Según el mismo medio, el año pasado 18 tripulantes norcoreanos llegaron vivos a Japón, el número más alto en los últimos cinco años. De acuerdo a los náufragos, el mal tiempo y problemas mecánicos provocaron que su nave esté a la deriva y las corrientes los llevaron al Japón.

Pero muchos japoneses no creen esta historia y sus dudas y temores fueron alimentados cuando el pasado 29 de noviembre, cuenta Le Monde, una embarcación fue rescatada en los alrededores de un islote. La tripulación había cargado el bote con material robado de los pescadores locales, como grupos electrógenos, paneles solares, televisores, refrigeradores, máquinas de lavar, entre otros artefactos.

Con el aumento de barcos norcoreanos no tardó en llegar una serie de especulaciones sobre si estos náufragos no son solo marineros sino también espías.

El temor hacia Corea del Norte fue nutrido en los últimos meses con la crisis política y militar en la que vive la península coreana, con los ensayos nucleares y lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales que realizó el régimen norcoreano de Kim Jong-un.

Sin embargo, las autoridades locales descartaron que los marineros fuesen agentes de inteligencia.

De acuerdo a Satoru Miyamoto, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Seigakun, entrevistado por The New York Times, los espías navegarían en mejores embarcaciones. Algunos de los marinos interceptados eran inexperimentados, y no pudieron resolver las difíciles corrientes oceánicas con sus barcos de madera. Según Miyamoto, son agricultores o pescadores tratando de complementar sus magros ingresos en Corea del Norte.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.