Escuchar Descargar Podcast
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 14/08 14h10 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 14/08 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 14/08 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 14/08 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 14/08 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 13/08 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 13/08 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 13/08 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 13/08 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 13/08 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 13/08 16h00 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 13/08 14h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Asia Pacifico

La reseña de la prensa francesa del 9 de mayo de 2018

media Romería de turistas en La Habana, noviembre de 2017. REUTERS/Alexandre Meneghini

Le Monde reseña un estudio muy interesante de investigadores australianos, chinos e indonesios, sobre la huella carbón del turismo mundial. Es una investigación publicada en la revista "Nature Climate Change".

"El crecimiento del turismo está disparando el recalentamiento global", escribe el vespertino.

Según el estudio, la huella carbón del turismo representa un 8% del total de las emisiones de gas con efecto invernadero en el mundo. Esta cifra es "tres veces superior a las estimaciones precedentes", las cuales oscilaban entre 2,5% y 3%.

“En su estudio, los investigadores tuvieron en cuenta no solo los elementos tradicionales como el combustible de los aviones, sino también, y esto es lo novedoso, las emisiones relacionadas con los bienes y servicios que consumen los viajeros. Entre otros, en restaurantes, hoteles y gastos diversos”.

Sumando todo ello, los investigadores estiman que "las emisiones mundiales causadas por el turismo dieron un salto entre 2009 y 2013".

En ese lapso "pasaron de 3.900 millones de toneladas equivalentes en dióxido de carbono a 4.500 millones de toneladas".

Otro dato interesante: lo que más aporta en términos de emisiones son los viajes y las estadías interiores, no los internacionales.

Los investigadores concluyen que "el turismo representará una parte creciente de las emisiones con efecto invernadero".

¿Cuál puede ser la solución? Los autores del estudio proponen "un impuesto carbón que aumente el precio de los pasajes de avión".

Trump anunció este martes su decisión de retirar a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán firmado por su predecesor en 2015.

"Trump entierra el acuerdo nuclear con Irán", titula La Croix, agregando que lo hizo acusando a ese país de ser 'el padrino' del terrorismo en Oriente Medio.

“Es un disparate”, dice L'Humanité. El diario recuerda que, “contrariamente a lo que afirma Estados Unidos, la Agencia internacional de la energía atómica (AIEA) dice no tener pruebas de que los iraníes han proseguido su programa nuclear”.

“Las sanciones de Washington contra Irán afectarán a las empresas extranjeras presentes en ese país”, observa Les Echos.

“En particular a las europeas, comenzando por las francesas, que fueron las primeras que, tras el acuerdo nuclear de 2015, empezaron a invertir en Irán más rápido que las estadounidenses”, subraya el diario económico.

¿Cómo se explica la prensa francesa la decisión del mandatario norteamericano, sobre todo teniendo en cuenta el respaldo que tiene ese acuerdo de Francia, Inglaterra, Alemania, Rusia y China?

"Es una enésima decisión irracional, un nuevo golpe de fuerza megalómano", escribe Libération.

"Nadie pudo disuadir a Trump de que su país no debía retirarse del acuerdo nuclear. Ni Macron con sus abrazos, ni Merkel con su tono frío y racional. Ni Boris Johnson con sus comprensivos llamados a evitar el exceso de celo".

Pero el diario sí termina por evocar a pesar de todo un motivo racional a la decisión de Trump.

"Respetar sus promesas de campaña, incluso las más revanchistas, en particular contra Obama, incluso las promesas de campaña más peligrosas para los intereses económicos y geopolíticos de Estados Unidos y del resto del mundo".

El retiro de Trump del acuerdo nuclear con Irán coincide con los espectaculares avances que se están dando, en cambio, en el caso de la desnuclearización de Corea del Norte.

Le Figaro, justamente, establece un paralelo. “Los iraníes van a seguir el ejemplo de Kim Jong-un, el líder norcoreano que se ha ganado el respeto de la comunidad internacional después de haber ingresado al club atómico”.

Ahora bien, si Trump “seguramente espera que Irán termine por ceder como lo hizo Corea del Norte", según el diario se equivoca porque "Irán no es un país ermitaño y sin recursos como Corea del Norte".

Le Figaro afirma que el "aparente abandono definitivo de este acuerdo nuclear implica dos amenazas. La primera, a corto plazo, es un enfrentamiento entre Israel e Irán. La segunda, a largo plazo, una nueva carrera desenfrenada por el átomo. La atomización del mundo corre el riesgo de acompañarse de su nuclearización", concluye el diario.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.