Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 17/10 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 17/10 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 17/10 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 17/10 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 17/10 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 17/10 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 17/10 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 17/10 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 17/10 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 17/10 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 17/10 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 17/10 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Asia Pacifico

Nuevo terremoto estremece Indonesia dejando 319 muertos

media Vista aérea de una mezquita destruida después del terremoto en Indonesia. Antara Foto/Zabur Karuru/ via REUTERS

La isla indonesia de Lombok ha sido afectada por un nuevo terremoto de una magnitud de 5,9 grados que ha dejado al menos 319 muertos, según el balance ofrecido por el ministro de Seguridad de Indonesia, Wiranto. Además, otras 1.400 personas han resultado heridas de gravedad y 156.000 han sido desplazadas en medio de un panorama desolador donde pueblos y aldeas han quedado reducidos a escombros.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, este terremoto ha tenido una magnitud en 5,9 y su epicentro estuvo localizado a10 kilómetros de profundidad y a 23 kilómetros de Mataram, capital provincial. 

El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho, ha explicado a través de su cuenta de Twitter que el terremoto ha afectado edificios que ya habían registrado daños y ha desencadenado el pánico entre una población que desde hace dos semanas vive afligida por los temblores.

Según relata AFP, las personas evacuadas tras el sismo del domingo y alojadas en refugios improvisados han salido a las calles gritando mientras veían cómo se desplomaban numerosos edificios y las motocicletas estacionadas caían al suelo. Por su parte, la Cruz Roja indonesia explica que está centrando sus esfuerzos en las aproximadamente 20.000 personas que todavía no han recibido asistencia médica o alimentos. 

El pasado domingo un sismo de magnitud 6,9 dejó un balance provisional de 259 muertos, cerca de 1.500 heridos y 156.000 afectados, según datos de BNPB. La agencia nacional Antara eleva a 347 los fallecidos. Desde entonces se han registrado 355 réplicas de distinta intensidad, la más fuerte de las cuales ha sido la de este jueves.

Testimonios de dos sobrevivientes españoles

Los turistas se retiran tras el terremoto. REUTERS/Beawiharta

Ester Roca es una de las personas que se encontraban haciendo turismo el pasado domingo en la isla indonesia de Gili Air cuando le sorprendió el terremoto. “Estábamos comiendo en un restaurante cuando de repente empezó a temblar el suelo y todo el mundo empezó a correr. Estábamos muy asustados porque veíamos la muerte encima nuestro”, contaba mientras esperaba en la cola de embarque del vuelo de regreso a Barcelona, donde ha aterrizado la mañana de este jueves.

El recorrido hasta aquí, sin embargo, no ha sido para nada fácil.

El domingo dormimos a la intemperie con el miedo de que el sismo desatara un tsunami.
explica Ester Roca.

Un relato que comparte Ferran Cussó, que también estaba de vacaciones en la isla, y que se refugió en una colina para pasar la noche. El siguiente paso para ambos fue trasladarse a la isla de Lombok, la principal de la zona, “donde el caos era todavía peor”, asegura Roca.

“Una vez allí recibimos avisos de que teníamos que dirigirnos al aeropuerto, pero había muy pocos transportes disponibles y se montó una especie de mafia en la que gente de la isla se ofrecía a llevarte al aeropuerto si les pagabas la cantidad que pedían”, cuenta Cussó.

El aeropuerto no fue una excepción a un ambiente general de desconcierto: las ventanillas estaban cerradas y la venta de vuelos bloqueada para el lunes y el martes, por lo que decidió quedarse en un hotel en el sur y reservar un vuelo de regreso a Barcelona este viernes. En el caso de Roca, unos militares le consiguieron un taxi hacia al aeropuerto. La suerte le sonrió por segunda vez cuando, después de muchos intentos por su parte y su familia desde Barcelona, consiguió reservar un vuelo para el miércoles por la noche.

Tanto Roca como Cussó denuncian que el servicio de transporte que supuestamente había facilitado la embajada española en Indonesia fue “inexistente” y que, por tanto, tuvieron que encontrar por su propia cuenta los medios de llegar al aeropuerto y pagarlos de su bolsillo. “La embajada solo se ha preocupado de estar en las redes sociales y no ha dado la cara por nadie”, lamenta Cussó.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.