Escuchar Descargar Podcast
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 16/07 10h13 GMT
  • 10h00 - 10h13 GMT
    Informativo 16/07 10h00 GMT
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 15/07 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 15/07 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 15/07 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 15/07 21h00 GMT
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 15/07 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 15/07 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 15/07 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 15/07 14h00 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 15/07 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 15/07 12h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

El volcán más activo de Europa se desliza por su propio peso

El volcán más activo de Europa se desliza por su propio peso
 
El volcán Etna cubierto de nieve, desde la ciudad de Catania, Sicilia. 16 de Febrero de 2017. Marie-Laure MESSANA / AFP

El Etna, volcán situado en la isla italiana de Sicilia, se está deslizando lentamente hacia el Mar Mediterráneo. Los científicos observan este fenómeno en su flanco del sureste desde hace varias décadas. Pero un estudio reciente permitió demostrar que este movimiento se extiende mucho más allá de la parte emergida del volcán.

Gracias a una nueva técnica de vigilancia, llamada "geodesia marina", investigadores del Instituto oceanográfico Geomar en Kiel, Alemania, y del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Catania, en Italia, lograron observar el movimiento del Etna debajo del agua durante 15 meses.

"Instalamos cinco censores capaces de medir la distancia entre ellos gracias a la propagación de las ondas acústicas", explica Alessandro Bonforte, uno de los autores del estudio. "Y vimos, en menos de un mes, que estas distancias aumentaban entre algunos censores. Este movimiento es lento - entre 2 y 3 centímetros por año - y es el mismo que el movimiento registrado sobre el nivel del mar. Pero la novedad es que lo registramos a más de 10 kilómetros de la costa y más de 1.000 metros de profundidad. Significa que el flanco del volcán que se está deslizando, es mucho más grande de lo que vemos", subraya.

Estos nuevos datos permitieron determinar que el movimiento del volcán no se debe a la presión ejercida por el magma, sino a la gravedad. Es decir que el flanco sureste del Etna se está deslizando hacia el Mediterráneo, por su propio peso, haya o no haya erupción.

"La discusión científica es: ¿qué está moviendo el flanco del volcán? Si fuese el magma, mientras más lejos, menos movimiento se debería registrar, pero el movimiento es constante, incluso a 10 kilómetros de la costa. Nuestra hipótesis entonces es que la gravedad, el propio peso del flanco del volcán lo está empujando. Las erupciones, y en particular las erupciones en los flancos, pueden acelerar este proceso, pero la gravedad es la principal fuerza que está empujando el volcán hacia el mar", analiza Bonforte.

¿Riesgo de tsunami?

Entender las causas del deslizamiento es clave para evaluar los riesgos que significa el volcán para las ciudades de Messina y Catania, muy pobladas y cercanas. Si un flanco del volcán se derrumbara, ¿provocaría un tsunami en el este del Mediterráneo? Sí, es posible. Pero es muy poco probable, asegura el vulcanólogo Alessandro Bonforte. No es factible con este tipo de movimiento, explica.

"Lo que observamos ahora es un movimiento lento y constante. Sabemos gracias a la geología y al estudio de los volcanes en el mundo, que un volcán puede colapsar de forma dramática. Pero nunca lo hemos observado en el Etna y son eventos muy extremos. En el Etna, ya hemos observado una deformación de un metro sin que colapse, entonces la deformación tendría que ser mucho mayor de lo que hemos visto en los últimos 20 años. Tendría que haber una aceleración extraordinaria y una fuerza adicional para crear una inestabilidad mucho mayor... Y la verdad, hasta el momento no sabemos qué podría provocar esto. Entonces, no podemos responder a esta pregunta. Existe la posibilidad, pero la probabilidad es muy muy muy pequeña", insiste Bonforte.

En todo caso, hay que recordar que el ciclo de vida de los volcanes, el tiempo geológico, no tiene comparación con el nuestro. El Etna tiene más de 500 mil años y nosotros seres humanos lo llevamos estudiando desde hace apenas dos décadas.


Sobre el mismo tema

  • Italia

    El Etna vuelve a despertar y sembrar temor

    Sepa más

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.