Escuchar Descargar Podcast
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 17/08 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 17/08 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 16/08 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 16/08 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 16/08 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 16/08 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 16/08 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 16/08 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 16/08 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 16/08 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 16/08 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 16/08 12h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

La contracultura francesa de los 70'

La contracultura francesa de los 70'
 
La cantante Marie France, por los artistas Pierre et Gilles. lamaisonrouge.org / Pierre et Gilles

En París el centro cultural de La Maison Rouge dedica una exposición a la cultura francesa de los años 70 y 80. De la música punk hasta la subversión política contra los dogmas de la época.

Es una exposición a contracorriente de los debates intelectuales franceses de los últimos años. En un contexto de alza de la ultra derecha, y de nostalgia de varios pensadores y filósofos que consideran que Francia vive un momento de declive, el centro de arte contemporáneo de La Maison Rouge en París abrió sus puertas a la contracultura francesa de los años 70 y 80.

La exposición fue titulada “L'Esprit français”, el espíritu francés. Pero lejos de los clásicos de la literatura o de la pintura, La Maison Rouge recrea una época en la que pensadores como Foucault, dibujantes como los de Charlie Hebdo, humoristas y músicos alternativos herederos del espiritu del 68, arremetían contra los poderes de la época: la iglesia, el ejército, el presidente, el patriarcado y el capitalismo.

Uno de los emblemas de la contracultura francesa de los años 70 era el semanario Hara-Kiri, prohibido varias veces por rebasar los límites de la censura. El ancestro de la revista Charlie Hebdo se caracterizaba por su sátira anarquista, sexual y a veces escatológica.

Guillaume Désanges, cocurador de la exposición, explica que “Hara-Kiri fue una inspiración del 68, con este espíritu menos político que anarquista, esa idea de no intentar imponer un nuevo poder, contestar la idea de poder con una libertad total”.

Otro momento fuerte de la franja rebelde de la cultura francesa de los años 70 y 80 fue la candidatura del popular humorista Coluche a la elección presidencial de 1981. En Francia donde la figura del presidente de la República es heredada de la monarquía, la postulación humorística a la jefatura del Estado de Coluche era una crítica a los políticos de carrera.

La exposición de La Maison Rouge exhibe los afiches de campaña de Coluche que se presentaba como el candidato de los árabes, negros, prostitutas, homosexuales y ladrones, o sea los marginados de la sociedad francesa.

“Es muy interesante porque su candidatura fue al principio como una broma, y ha asociado a mucha gente con ideas libertarias, e incluso algunas personas más revolucionarias. En 1981, un sondeo decía que tenía un 16% de intenciones de voto, es mucho. Había una unificación de los antipolíticos que decían ‘vamos a votar Coluche’ porque éste decía que no iba a ser presidente de todas maneras: había la idea de votar no sólo por una broma sino también contra los políticos y los poderes”, cuenta Guillaume Désanges.

Que sea a través del rock, de los dibujos satíricos, las películas o de la irrupción en la vida política, las figuras de la contracultura francesa no buscaban el poder sino sacudir sus principios. Los años 70 fueron los de la efervescencia de los movimientos feministas y homosexuales que lograron dos victorias: la legalización del aborto en 1975 y la despenalización de la homosexualidad.

Con el paso del tiempo, varias figuras del 68 se convierten en figuras del sistema político y económico. Los años 80 son sinónimo del desmoronamiento de las grandes ilusiones colectivas para dejar lugar a una crítica radical e individualista.

Entrevistado: Guillaume Désanges, cocurador de la exposición “L’Esprit français” y especialista de arte contemporáneo.
 

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.