Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 23/08 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 23/08 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 23/08 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 23/08 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 23/08 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 23/08 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 23/08 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 23/08 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 23/08 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 23/08 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 23/08 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 23/08 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

Aztec Hotel, influencia prehispánica pop en California

Aztec Hotel, influencia prehispánica pop en California
 
El arquitecto Robert Stacy-Judd estaba fascinado por la cultura maya. Architecture and Design Collection. Robert Stacy-Judd/Quai Branly

Del 20 de junio al 8 de octubre el museo parisino del Quai Branly nos invita a visitar la instalación Aztec Hotel, el estilo neo Maya en Estados Unidos. A principios del siglo 20 un grupo de arquitectos y de arqueólogos europeos y estadounidenses se enamoraron de la cultura maya, tanto así que se convirtió en una breve corriente de la cultura popular.

Durante un período breve e intenso al principio del siglo 20, un puñado de arqueólogos y arquitectos estadounidenses y europeos se apasionaron por la cultura maya que comenzaba a surgir del anonimato de la selva.

Este interés se transformó en obsesión y tiraron el rigor científico por la ventana para crear un movimiento de la cultura pop en Estados Unidos, particularmente en California. Esto es lo que muestra la instalación Aztec Hotel- el estilo neo maya en Estados Unidos - en el museo parisino del Quai Branly.

Recorriendo esta instalación se puede ver sorprendentes reproducciones coloridas de templos mayas mezcladas con motivos hindúes, videos de compañías de danza que reproducían según ellas los bailes mayas pero se parecen más al cine de Bollywood. También se puede descubrir novelas de aventura inspiradas en la mitología maya.

Un arqueologo urbano 

Sven Kirsten, especialista de la cultura pop, recolectó todas estas piezas. Es el curador de la muestra: "Me defino como un arqueólogo urbano. Busco y encuentro los estilos olvidados, los recuerdos arquitecturales...del pasado en la jungla urbana de Los Angeles"

¿Y por qué se llama Aztec Hotel ? ¿No estábamos hablando de Mayas? Pues la cosa va así, Robert Stacy Judd-un arquitecto británico instalado en California desde los años 1920 descubre los trabajos de un compatriota arqueólogo Frederik Catherwood a quién debemos la fiebre maya que se apoderó de algunos intelectuales de la época.

Sus ilustraciones muy pintorescas que mezclan sin reparo estética maya con otras excentricidades inspiraron al arquitecto Stacy Judd. Construyó un hotel en los suburbios de Angeles que llamó Aztec Hotel, por marketing según él, proclamándolo el primer edificio norteamericano de arquitectura realmente propia y liberada de la influencia europea. 

"Traté de dejar muy claro que la versión estadounidense es una forma artística aparte. Ciertamente ha sido inspirada por la cultura maya. Pero con imaginación y creatividad se convierte en un movimiento único. Especialmente porque no se encuentra en ningún otro lugar", dice Sven Kirsten.

De la arqueología al misticismo

Estaban tan interesados en todo lo que ateñía a los mayas que se trataba casi de misticismo y bueno también de una interpretación etnocentrista.

"Estaban enamorados de la forma y no de la ciencia. Estudiaban todo con profundidad, hacían expediciones en Yucatán. Robert Stacy Judd, escribió libros sobre el tema. Los mayas eran una verdadera obsesión. Pero también tenía muchísima imaginación. Más que científica, su conexión era emocional. Era más que todo una interpretación artística y no académica", agrega.

La muestra del Quai Branly va del 20 de junio al 8 de octubre del 2017? Quai Branly

Hollywood llevó a las pantallas esta mitología adaptada. Es el caso de Sombrero, de Norman Foster en 1953 o del Secreto de los Incas, de Jerry Hopper en 1954. Porque claro ni los incas se salvaron de este cóctel. En la época, aztecas, mayas incas y anexas era lo mismo para muchos. Las malas lenguas dirían que esta instalación es un ejemplo perfecto de apropiación cultural: "La apropiación cultural es la palabra correcta. Pero siempre se utiliza para referirse a alguien que trata de robarle algo a una cultura precisa. En mi opinión, se trata más bien de multiculturalismo -una palabra muy de moda en los 80 y en los 90".

Sven Kirsten insiste en que esta paréntesis,  en la que podíamos ver al arquitecto, Robert Stacy-Judd vestido de maya no era una burla. Más bien era un homenaje que le ofreció a Estados Unidos un movimiento artístico innovador en el que se construían cines en forma de templo maya.

"Estoy muy contento de que los arqueólogos modernos mexicanos  de la civilización maya y azteca han retomado el poder ante estos tipos blancos y viejos que dominaban este campo  y han podido dar sus propias interpretaciones. Desde los años 60 México está a la vanguardia de la investigación y de los  hallazgos y es así como debería ser", cuenta el experto.

Podemos estar contentos también de que las teorías de estos arqueólogos y arquitectos hayan sido refutadas a lo largo de los años. Recordemos que para algunos Atlantis y Jesús eran el origen de esta cultura.  Aun así, no se puede negar que su amor por los mayas contribuyó a dar a conocer a una de las más antiguas civilizaciones.

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.