Escuchar Descargar Podcast
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 11/12 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 11/12 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 11/12 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 11/12 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 11/12 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 11/12 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 10/12 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 10/12 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 10/12 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 10/12 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 10/12 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 10/12 16h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

¿Por qué protestan los estudiantes franceses?

¿Por qué protestan los estudiantes franceses?
 
Miles de estudiantes manifestaron en Paris el 10 de abril contra la reforma del acceso a la educación pública superior y la represión de la policía antimotines a los bloqueos de las universidades. APP

Una quincena de universidades bloqueadas, miles de alumnos protestando en las calles francesas. Al movimiento estudiantil contra la reforma del acceso a la universidad pública, se han sumado más de 400 docentes e investigadores opuestos a una selección que juzgan "absurda e injusta".

Los estudiantes que desde hace varias semanas se movilizan en toda Francia reclaman la derogación de la Ley relativa a la Orientación y el Rendimiento Escolar (ORE) a la que acusan de instaurar una selección en el acceso la universidad pública, de profundizar la segmentación social por la vía de la exclusión de los bachilleres egresados de institutos técnicos profesionales y, en últimas, de atacar al servicio público de educación superior abierto a todos los bachilleres sin hacer distincion del tipo de isntitucion de la que hayan egresado.

Aunque el gobierno no utiliza el término selección, su reforma del acceso a la Universidad pública deja en manos de educadores y consejeros estudiantiles la decisión de que un bachiller acceda o no a la universidad a partir del estudio y clasificación de un informe que cada aspirante a una carrera determinada debe presentar.

Además de las notas finales de ciertas materias, -cuya elección queda al arbitrio de los clasificadores- se evaluarán las actividades complementarias al pénsum escolar llevadas a cabo durante el bachillerato asi como una carta en la que el alumno detalla las motivaciones por las que escogió dicha formación.

Se trata de un trabajo colosal, casi inviable, desde el punto de vsita logístico pues para cada bachiller recién egresado implica escribir diez proyectos de vida (el número de opciones a las que puede aspirar) y para el pequeño equipo universitario encargado de la selección le impone la lectura y clasificación de miles de informes antes de septiembre.

Esta seleccion también conlleva problemas éticos para algunos docentes que dicen No a la tarea de clasificar a los alumnos. En una carta abierta, más de 400 profesores universitarios rechazan este sistema calificándolo de "iinjusto"  por imponer una selección "absurda e hipócrita". La Ley Vidal implicará, en primera línea, la exclusión de los bachilleres egresados de institutos técnicos profesionales, afirman en su misiva. Los detractores de la Ley también denuncian una selección clasista disfrazada que dejará por fuera a los alumnos de sectores menos favorecidos.

Selección en lugar de sorteo

La ministra de la Educación Superior, Frédérique Vidal -madrina de la ley- ha sido enfática en que no echará atrás la reforma e insiste en que es prioritaria para remplazar al actual sistema de sorteo, el más injusto y arbitrario que pueda aplicarse a un estudiante.

Demasiados bachilleres, cupos universitarios insuficientes. Una ecuación que cada año escolar resulta un rompecabezas en Francia. El ministerio de Educación reconoció que el año pasado 87 mil solicitudes de inscripción no fueron satisfechas, es decir más de un cuarto del total de los que habían ingresado a la universidad el año precedente.

Y para el año escolar 2018 -2019 la disparidad alumnos-plazas se anuncia más grande puesto que ingresan los hijos del llamado “baby boom” del año 2000. Una explosión demógrafica previsible para la que ningún gobierno tomó las medidas del caso.

Pese a esta dificultad real a la que la educación superior está confrontada desde hace años, "el gobierno prefiere una selección excluyente a una financiación acorde a las necesidades", afirman maestros e investigadores universitarios en su carta abierta en la que denuncian los drásticos recortes durante la última década, producto de la reforma del gobierno conservador de Nicolas Sarkozy que en 2008 congeló el presupuesto destinado a las Universidades públicas.

La ministra Vidal ha asegurado que todos los alumnos que aspiran entrar a la Universidad pública este año tendrán su cupo. Sin embargo, un documento del mismo ministerio publicado el pasado 13 de abril informa que aquellos alumnos a quienes no se les haya notificado la aprobacion de su candidatura antes del 6 de septiembre recibirán una respuesta negativa a causa de la falta de plazas disponibles en la formación a la que aspiran y el lugar que ocuparon en el proceso de clasificación.

Entrevistados:

Gilles Martinet, doctorante en geografía social del Instituto de Altos Estudios de América latina (IHEAL), Universidad Sorbona de Paris

José Calderón, responsable de la licenciatura de sociología en la Universidad de Lille.

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.