Escuchar Descargar Podcast
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 26/05 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 26/05 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 26/05 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 26/05 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 26/05 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 26/05 14h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 26/05 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 26/05 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 26/05 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 26/05 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 25/05 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 25/05 23h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

La guillotina, un invento ‘humanista’

La guillotina, un invento ‘humanista’
 
Escena de la película "Adieu Louis XVI". DR

La tristemente célebre “máquina para decapitar” fue introducida en Francia por Joseph Guillotin, un médico ilustrado que propuso utilizar este artefacto para reducir el sufrimiento de los condenados a muerte. En RFI le contamos esta increíble historia.

El 25 de abril de 1792, Nicolas Jacques Pelletier se convirtió en la primera víctima de la guillotina en Francia. Fue a las 3:30 pm  en la Plaza de Grève, en París. La multitud, acostumbrada al morboso espectáculo de las ejecuciones capitales que duraban horas, se mostró decepcionada por la rapidez y eficacia de la nueva máquina.

Pero en realidad, ese era precisamente el objetivo de la guillotina: una muerte rápida y sin sufrimiento. Con el correr de los años, esta máquina para decapitar se convertiría en un símbolo de la revolución. "Louisette", la rasuradora nacional, la viuda... la guillotina adquirió un sinnúmero de sobrenombres. Pero sobre todo, se instaló en la opinión francesa como un instrumento bárbaro y espantoso para la ejecución de los condenados a muerte.

Grabado anónimo sobre la decapitación de Luis XVI. © Musée Carnavalet

Sin embargo, la idea de su principal impulsor era completamente distinta. Aunque resulte irónico, esta máquina se adoptó en Francia para permitir a los condenados tener una muerte digna. La idea germinó en la cabeza de Joseph Guillotin, un ilustre médico cercano a las ideas de la Ilustración. El propuso a la Asamblea constituyente la adopción de un nuevo aparato humanista.

“Se puede decir que la guillotina fue una invención de la Ilustración. La idea de  Guillotin era humanitaria, digna de un médico ilustrado. Hay que recordar que los condenados ordinarios en el antiguo régimen padecían suplicios terribles. Contra la tortura y ejecución en la rueda, por ejemplo, la guillotina proponía una muerte instantánea. Y de hecho, la guillotina ya se conocía en Europa. Los escoceses tenía una máquina para decapitar, que ellos llamaban la “Maiden”, la “Señorita”. En realidad, Guillotin solo propuso introducir en Francia  esa “máquina inglesa para decapitar”, que no se llamaba todavía guillotina. Por último, la idea de Guillotin era implementar una muerte igualitaria, era una propuesta política. Porque en la época la decapitación estaba reservada a la nobleza. Guillotin proponía que fuera cual fuera el rango del condenado, noble o plebeyo, se le cortaría la cabeza”, explicó en 1997 el fallecido Daniel Arasse, uno de los máximos historiadores franceses especialistas de la guillotine, en entrevista a France Culture.

En 1791, los diputados adoptan un decreto que estipula que todo condenado a muerte será decapitado y dan luz verde a Guillotin para trabajar en el prototipo de su máquina de decapitar. Guillotin perfecciona su idea en colaboración con el cirujano Antoine Louis quien concibe una cuchilla oblicua, más eficaz para cortar de manera precisa la columna vertebral.  Interviene también el ingeniero mecánico  Jean-Tobie Schmidt quien se dedicaba a fabricar pianos y el carpintero Guidon, quien diseña el patíbulo.

El resultado fue todo un éxito y rápidamente los parlamentarios y periodistas bautizan a la nueva máquina  "guillotina", contracción de Guillotin, su impulsor, y de "machine", para desgracia del doctor Guillotin quien rechazó el término.

Durante el período del Terror, entre 1793 y 1794, se instalan 50 guillotinas en toda Francia, en las que se ejecutan unas 20.000 personas. Las cabezas más ilustres que rodaron fueron por supuesto las de Luis XVI, y la de su esposa, Maria Antonieta, ejecutados en la antigua Plaza de la Revolución, en el corazón de París, hoy Plaza de la Concordia. Una placa en el suelo recuerda esas muertes populares a las que asistió la población capitalina.

 

Estrella de cine

La célebre guillotina ha sido inmortalizada en numerosas obras de arte, cuadros, libros, películas y canciones, prueba de su anclaje en la conciencia colectiva. Stendhal hizo lo suyo en su famosa "El rojo y el negro" con su personaje romántico Julien Sorel quien es ejecutado al final de la novela. Las diversas adaptaciones de esta obra en el cine retoman la escena de la decapitación.

De hecho, la guillotina es una veterana estrella del cine,  y esto desde los primeras película en la historia. En 1899, Ferdinand Zecca dirige "Historia de un crimen". La película narra la historia de un asesino, desde su detención hasta su ejecución, escena que fue censurada en virtud de su crudeza.

La impresionante "La vida, el amor, la muerte" de Claude Lelouch merece una mención especial; aparecida en 1969, la cinta narra, con extrema fidelidad, las últimas horas de Francois Toledo, un obrero condenado a la pena máxima. Un caso real llevado al cine, que contó incluso con la colaboración del verdadero abogado del condenado, quien asistió a su ejecución:

Pocos saben que en el llamado país de los derechos humanos, la guillotina tuvo una vida larga que se extiende hasta el siglo XX. En efecto, el último condenado a la guillotina en Francia fue Hamida Djandoubi, un tunecino de 28 años. Su cabeza sufrió el filo de la navaja el 10 de septiembre de 1977 en la ciudad de Marsella. Y no fue hasta 1981 que se abolió la pena de muerte.

"La vida, el amor, la muerte" de Claude Lelouch.

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.