Escuchar Descargar Podcast
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 22/07 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 22/07 23h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 22/07 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 22/07 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 22/07 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 22/07 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 22/07 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 22/07 14h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 22/07 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 22/07 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 22/07 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 22/07 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

Rocío Molina baila la maternidad en Aviñón

Rocío Molina baila la maternidad en Aviñón
 
Rocío Molina y su "Grito Pelao". © Christophe Raynaud de Lage

La reconocida bailadora flamenca presenta su última producción “Grito Pelao” en el Festival de teatro de Aviñón, en el que aborda la homosexualidad femenina y el deseo de maternidad.

Una mujer sola, lesbiana, baila su deseo de ser madre. Esa mujer es Rocío Molina, una de las bailaoras y coreógrafas más prodigiosas de su generación. La sevillana, embarazada de cuatro meses gracias a una inseminación in vitro, ha decidido hacer de esa experiencia un espectáculo.

Bajo el título “Grito Pelao” la sevillana, acompañada de su madre y de la cantante Silvia Pérez Cruz cuenta su embarazo, su homosexualidad, la perspectiva de ser una madre soltera, su soledad y la niña por nacer.

“Grito Pelao” se compone de cante, de diálogos y por supuesto de ese flamenco moderno y potente de Rocío Molina quien ejecuta en el escenario piruetas y saltos; altos y bajos de un embarazo convertido en baile.

“Es que no podía escoger entre embarazo y baile. Hubo una época en mi vida en que si elegí el baile y me negué a ser madre. Con eso creé un monstruo con el que no pude luchar. Así que tuve que unir las dos cosas. Y a partir de ahí se iluminó todo”, dijo emocionada Rocío Molina.

De su lado, la cantante Silvia Pérez Cruz participa poniendo su voz prodigiosa entre sevillanas, cante y milongas, pero también contando la historia de su embarazo y el vínculo que une a las mujeres entre sí, desde tiempo inmemoriales.

Para Rocío, el baile es casi una terapia que la hace aceptar la transformación corporal y limitaciones que poco a poco impone el embarazo y que han transformado a su vez el baile.

“Es una transformación brutal, corporal, de movimiento, de energía. Pero que se debe a esa naturaleza maravillosa que tenemos las mujeres de hacer posible la vida. Hay bailadoras que lo ven como algo monstruoso, que hay que esconder. Pero a mí me gusta mostrarlo. Nos deformamos pero es una deformación bella. Por eso hay mirarla y disfrutarla”, agregó Molina.

"Grito Pelao" de Rocío Molina en el Liceo Saint-Joseph de Aviñón. © Christophe Raynaud de Lage

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.