Escuchar Descargar Podcast
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 19/12 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 18/12 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 18/12 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 18/12 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 18/12 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 18/12 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 18/12 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 18/12 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 18/12 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 18/12 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 18/12 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 18/12 10h10 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

Arte que trasciende: Conexión franco-mexicana de Alexander Calder

Arte que trasciende: Conexión franco-mexicana de Alexander Calder
 
Arte que trasciende: 'Tres Picos' y 'El Sol Rojo'. Alexander Calder

La conexión franco-mexicana a través del arte del escultor Alexander Calder (1898–1976) se remonta a cinco décadas atrás cuando le fueron encargadas dos esculturas. La primera, Tres Picos, la hizo para los Juegos Olímpicos de invierno, que se efectuaron en 1968 en Grenoble, Francia, y la otra, El Sol Rojo, para la Ruta de la Amistad en Ciudad de México, que sigue siendo uno de los pilares de la Olimpiada cultural de los Juegos Olímpicos de Verano, Mexico’68.

Por Juan Carlos Roque.

Ahora que se cumplieron 50 años de ambas olimpiadas, en dos domingos distintos, a los dos lados del Atlántico, el arte de Calder salió al encuentro del colombiano Gustavo Carvajal, embajador cultural de la Ruta de la Amistad, dejando atrás el eco de más de 105.000 aficionados del Estadio Azteca, en Ciudad de México y el vibrante rumor de la plazoleta de la estación del ferrocarril de Grenoble. “Fue la coincidencia de esa misión de unir la cultura y el deporte la que se hizo evidente y sentía la necesidad de contar sus historias”, dice.

Este legado se ha mantenido vital por medio siglo en Ciudad de México. En opinión de Luis Javier de la Torre González, Presidente del Patronato de la Ruta de la Amistad, “El Sol Rojo hoy es el sitio donde los asistentes al estadio festejan los triunfos de la selección mexicana o de su equipo favorito. En general la ruta convive con la urbe al ser parte de diversos eventos culturales y sobre todo forma parte de los programas vitales de la ciudad para mantener el equilibrio ecológico”.

Como ejemplo de uno de los verdaderos ruteros, Gustavo Carvajal señala a Arturo Rivera García, egresado de la licenciatura en Arquitectura, de la Universidad Nacional Autónoma de México, que según él “no solo recorre las esculturas de la Ruta de la Amistad tomando fotos y documentando la belleza de las piezas de arte público, sino que se fija mucho en su entorno y a la vez, se ha dado cuenta de la necesidad de rescatar el espacio público de esa plaza frente al Estadio Azteca”. Arturo está preocupado porque la interacción de la población con la escultura se ha ido modificando con los años, se ha desvirtuado por el comercio y el cambio de uso de sus alrededores. “No digo que esté mal que la usen de otra manera, pero sí la forma en que lo hacen con los mercados que se colocan en ciertas temporadas, que cubren gran parte de la visibilidad” de esta escultura, el Calder más grande del mundo.

El valor del lenguaje del arte en la vida cotidiana para los habitantes de ciudades de tamaños diferentes como Ciudad de México y Grenoble está en la universalidad y en lo visionarios que fueron quienes concibieron las colecciones escultóricas en espacios públicos. El arquitecto y urbanista francés Claude Schwartzmann, recuerda que “la escultura Los tres picos de Calder, en referencia a los tres macizos que rodean a la ciudad, fue un símbolo de bienvenida a los pasajeros que llegaron a la estación de Grenoble. “Tanto esa pieza como la Monsieur Loyal son un guiño simbólico a El Sol Rojo, de parte del escultor para los Juegos de México 1968”, asegura.

Como embajador cultural que promueve la Ruta de la Amistad, Gustavo Carvajal cree que esta iniciativa constituye un ejemplo anticipado de lo que hoy se denomina “ciudades inteligentes”. “Celebremos a esos visionarios que nos han legado arte en los espacios públicos  propone  en un momento crucial que necesitamos que nuestras ciudades sean verdaderamente inteligentes y nos ofrezcan respuestas culturales para interactuar con nuestra inteligencia emocional, pues somos sus habitantes”.

La celebración del aniversario 50 de ambos Juegos Olímpicos ha el interés por rescatar todo el aspecto cultural internacional detrás de estos juegos y que tiende puentes, no solo al pasado sino al presente y al futuro, más allá de los 17 países representados por las esculturas de la Ruta, y en particular con Francia, para que no se conviertan en mero paisaje con arte invisible.

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.