Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 22/11 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 22/11 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 22/11 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 22/11 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 22/11 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 22/11 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 22/11 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 22/11 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 22/11 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 22/11 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 22/11 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 22/11 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Deportes

Garbiñe Muguruza gana en Paris su primera final de Grand Slam

media La hispano-venezolana Garbiñe Muguruza, victoriosa del torneo de Roland … RFI/Pierre René-Worms

La hispano-venezolana Garbiñe Muguruza logró a los 22 años el primer Grand Slam de su carrera tras batir en la final de Roland Garros 2016 a la número 1 mundial, la norteamericana Serena Williams en dos sets (7-5/6-4). Esta épica victoria situa a Muguruza en la segunda posición mundial, liderando una nueva generación femenina  en el circuito internacional.

Hasta 5 bolas de partido llegó a contar Muguruza para levantar el primer gran trofeo de su carrera. En una tarde gris y resacosa tras las lluvias que entorpecieron esta edición de Roland Garros, Garbiñe lució en el Bosque de Boulogne su mejor tenis para derrotar a la jugadora que le impidió alzarse con su primera corona hace un año en Wimbledon, Serena Williams. El encuentro que fue uno de los más disputados que se recuerdan en las finales de París contó con la emoción de la alternancia en el marcador tras ver como las dos tenistas se rompían el servicio continuamente. Con dos de los golpes más fuertes del circuito sobre la arena del Philippe Chatrier , la clave de la final estaría en el resto de la tenista con doble nacionalidad, que supo responder en los momentos claves al saque de la norteamericana poniendo la guinda a la torta tras ganar el punto del encuentro con un globo imposible que quedará grabado en la retina de la menos de las Williams.(7-5/6-4)

Para entender el lado emotivo y especial de la final habría que remontarse al año 2014 cuando en la segunda ronda del torneo parisino una desconocida y novata en el circuito llamada Garbiñe Muguruza vencía con bastante superioridad a Serena Williams ( 6-2 / 6-2 ). Ese fue el punto de inflexión. El día en el que una joven de 20 años saltó a la fama por haberse atrevido a castigar a una jugadora que se muestra intratable desde hace una década.
Ese día, ese partido, ese marcador, quedaría grabado mucho más en la memoria de Serena que en la de Garbiñe. La norteamericana entendió que con las mismas armas que venía utilizando podría neutralizar su juego a base de golpes y restos que superan por momentos los 180 Km/h, pero sobre todo empezó a comprender que una nueva generación apretaba fuerte para tratar de romper su dominio total en las canchas.

Un año más tarde, después de aquella dolorosa derrota para la patrona del tenis mundial, las dos tenistas volverían a verse frente a frente pero en una superficie bien distinta, la hierba.
El exigente público de Wimbledon tenía ganas de caras nuevas, de experimentar otras sensaciones que Garbiñe fue alimentando hasta llegar a su primera final de Grand Slam.
En el último partido, Serena esperaba paciente sabiendo que sobre la superficie vegetal nadie podría contestarla, ni siquiera esa cría que le había ganado hace un año en la resbaladiza arcilla de Paris. El marcador de la final 2015 en Londres concluyó con un (6-4 / 6-4 ) a favor de la estadounidense ,que además de otorgar un nuevo título en su larga lista de trofeos , supuso una victoria moral para Muguruza, que entendía en ese momento su capacidad para tutear a una tenista que hasta hace poco se mostraba incontestable.

Tendría que pasar otra temporada. Muguruza ya con 22 años se había ganado el respeto de sus rivales y se había colocado entre las 10 mejores tenistas del mundo. En la final parisina de este año, un día después de que el referente del tenis español, Rafa Nadal festejase su trigésimo aniversario lejos del Bosque de Boulogne, Garbiñe Muruza recogía el testigo para escribir su nombre en el palmarés de este prestigioso torneo. Para ello la oriunda de Venezuela puso en práctica lo que había aprendido en los últimos meses. Asumió que tenía que jugar para ganar e incluso aprendió y memorizó cada uno de los errores que había cometido durante sus escasos años en el circuito mundial.

Con esta victoria Garbiñe se consagra y toma la confirmación para dar guerra en los años venideros, liderando una nueva generación de tenistas entre las que se incluyen la rumana Simona Halep, la puertorriqueña Mónica Puig o la norteamericana Madison Keys. Paso a la nueva hornada, Garbiñe pisa fuerte. Roland Garros coronó a su nueva reina.

 

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.