Escuchar Descargar Podcast
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 22/02 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 22/02 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 22/02 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 22/02 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 22/02 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 22/02 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 22/02 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 21/02 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 21/02 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 21/02 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 21/02 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 21/02 16h03 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Deportes

Liga de Campeones: Real Madrid-PSG, un choque crucial entre dos gigantes

media PSG-Real Madrid, un duelo de titanes para la prensa francesa. Reprodução Aujourd'hui en France/L'Equipe

El equipo parisino viaja este al Santiago-Bernabeu este miércoles para desafiar al Real Madrid en octavos de final ida de la Liga de Campeones. A los madrileños, que se impusieron en las dos últimas ediciones, sólo les queda este torneo para salvar su temporada. Para París, se trata de enfrentar sus viejos demonios y probar que la llegada de Mbappé y Neymar los ha propulsado a otro nivel.

Por Nicolas Bamba

Hace dos meses que el Real Madrid y el PSG no piensan más que en este miércoles 14 de febrero de 2018. Y no, no es por la fiesta de San Valentín que sube la temperatura. Es por el primero de los dos choques en octavos de final de la Liga de Campeones, en la que la presión está al máximo.

Hasta hace algunos meses, pocos habrían apostado que este partido de ida sería una primera final en la temporada del Real Madrid. Es sin embargo lo que ocurre: rezagados en la Liga, eliminados de la Copa del Rey, a los madrileños sólo les queda la Liga de Campeones para salvar su temporada. Los vencedores de tres de las cuatro últimas ediciones (2014, 2016 y 2017), los merengues tienen la experiencia del más alto nivel europeo.

Los recientes traspiés del Real son de mal augurio para los españoles. El último “mercato” estival fue un fracaso, con la partida de elementos excelentes (Pepe, James Rodríguez, Álvaro Morata) que no han sido reemplazados en un equipo que ve sus efectivos limitados. Las dificultades en defensa, los problemas físicos de Gareth Bale, las desventuras de Karim Benzéma, la irregularidad de Cristiano Ronaldo y los resultados negativos trazaron el contorno de una mala temporada.

Incluso Zinédine Zidane, ídolo del club, se ve amenazado. El futuro del entrenador francés, como muchos de sus hombres, está en la mira. Un fracaso podría serle fatal. Para salvarse y mantener intacto el prestigio del Real Madrid, el club con más títulos de la Champions (12 campeonatos), tiene que sortear el desafío del PSG.

El PSG: un traumatismo y mucho que demostrar

Tras terminar primeros de su grupo, delante del Bayern Munich, los parisinos esperaban que la suerte les reservara un duelo abordable en octavos. Pero el azar decidió las cosas de otro modo: a los bávaros les tocó el Bekistas y a París el Real Madrid, con la pequeña ventaja de recibir en el partido de vuelta el 6 de marzo en el Parque de los Príncipes. El PSG tiene delante a un gigante del fútbol mundial, el mayor club de Europa de estos últimos años.

El desafío está a la altura de las ambiciones parisinas. El PSG ya había mostrado su poderío en su versión 2017-2018 adquiriendo a Kylian Mbappé (préstamo pago de 180 millones de euros con primas incluidas) y sobre todo con Neymar, arrancado al Barça por 222 millones de euros. Estas dos joyas deberían saciar la sed de grandeza de los riquísimos propietarios cataríes del PSG.

Es difícil sin embargo afirmar que el PSG es el favorito. Primero, porque enfrente tiene al Real Madrid que, aunque hoy brille menos, mantiene el pedigrí y el aura de los campeones. Luego, porque el PSG ha mostrado sus limitaciones esta temporada frente a grandes partidos jugados en el exterior: un empate contra Marsella, derrota en Lyon, derrota en Múnich… Finalmente, es imposible ocultar el traumatismo de la remontada, padecida en este mismo punto de la competencia la última temporada contra el Barça. Es justamente para no revivir esta pesadilla que París gastó sin contar en agosto pasado. Es hora de ver lo que vale frente a la élite del fútbol en la más prestigiosa de las competencias.

Al final, habrá necesariamente un club feliz y uno inmerso en una crisis. Esta primera manga va a dejar un primer veredicto muy esperado. El Real no tiene derecho a fallar. Es algo bueno, porque París tampoco.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.