Escuchar Descargar Podcast
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 17/06 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 17/06 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 17/06 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 17/06 21h00 GMT
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 17/06 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 17/06 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 17/06 14h03 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 17/06 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 17/06 12h00 GMT
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 17/06 10h13 GMT
  • 10h00 - 10h13 GMT
    Informativo 17/06 10h00 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 16/06 23h03 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Europa

Zinedine Zidane, la retirada maestra

media Zinedine Zidane dio una conferencia de prensa de último minuto este 31 de mayo. REUTERS/Juan Medina

El discreto técnico del Real Madrid ha decidido poner término a su contrato con el Real Madrid, club con el que jugó y ganó cuatro Ligas de Champions, una como delantero y tres consecutivas como entrenador, un hito en la historia del club.

La noticia cayó como un rayo para la fanaticada merengue, todavía ebria tras la victoria el sábado pasado de la 13ª copa de Liga de Campeones. El francés Zinedine Zidane ha decidido aguar el festejo todavía en el aire anunciado este jueves por la tarde su renuncia al cargo de seleccionador blanco que ocupaba desde enero de 2016.

Poco importó la gloria o el canto que todavía retumba en la Plaza de la Cibeles: Hala Madrid. Si Hala, pero ahora sin el carismático Zizou. La noticia corrió a la

velocidad de la luz, tras el tweet de Marca, el diario deportivo español y afín del club capitalino, y minutos después de que el propio Zidane convocara a una conferencia con los medios.

“Tomé la decisión de no seguir el año próximo”, así lo dijo, con esa mirada posada que lo caracteriza y bajo una lluvia de flashes y de caras incrédulas. “Conmigo, sería complicado seguir ganando”, agregó.

Zizou no dio detalles sobre su sorpresiva decisión, lo que ha desencadenado una ola de elucubraciones en un país donde el fútbol puede desplazar a la actualidad política; de hecho, la dimisión de Zizou le hizo competencia a la salida del presidente del gobierno, Mariano Rajoy. Algunos aseguran que las razones de la dimisión de Zizou podrían ser las tensiones repetidas tensiones con el portugués Cristiano Ronaldo o el británico Gareth Bale.

“Totalmente inesperado”, se apresuró a decir el presidente Florentino Pérez, a su lado durante el encuentro con los periodistas, para luego decir que el club lo echará de menos.

Poco importa, ZZ se va. Lo hace tras 17 años de amoríos con el que llaman “el mejor club del mundo”. Justo 12 años después de aquel triste cabezazo propinado a Materazzi, en un absceso de ira, con el que Zidane puso fin –de la peor manera- a su carrera como futbolista, en la final del Mundial 2006. Salió por la puerta pequeña, expulsado del partido, tras una trayectoria llena de laureles, como número 10 de la selección francesa y mítico 5 del grupo de los Galácticos.

Pareciera que para este segundo adiós, esta vez como entrenador, Zizou prefiere hacer un control en seco, driblar cualquier nube que pudiera ennegrecerle el horizonte. Eclipsarse en la cumbre del Olimpo futbolístico, habiendo cosechado todos los títulos posibles, con excepción de la Copa del Rey.

¿Quién habría imaginado que este astro del fútbol anunciaría su retirada apenas cinco días de romper el récord de victorias consecutivas como entrenador en el certamen cumbre del fútbol europeo? Nadie. ¿Cuáles serían las opciones profesionales del joven jubilado? Muchas. Entre ellas, ocuparse de la selección francesa, que bajo la conducción de su excompañero de equipo y como él, campeón del mundo, Didier Deschamps, no ha sabido igualar las glorias de la generación del 98. En concreto, los franceses quieren otra copa mundial, pero ni el despreciado Raymond Domenech, ni Laurent Blanc, ni el excapitán francés, pudieron lograrlo.

¿Será el todopoderoso Zidane quien asuma ese reto? Por el momento, el marsellés de ojos verdes se contentó con decir: "No busco otro equipo" para la próxima temporada. Pero quizás ZZ sí esté buscando nuevos terrenos. Como dicen los franceses: affaire à suivre.

Se abren ahora las apuestas sobre quién sucederá al francés en la conducción del club: la prensa española habla del número dos, el argentino Mauricio Pochettino, quien tendría el visto bueno de Florentino Pérez.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.