Escuchar Descargar Podcast
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 17/11 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 17/11 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 17/11 14h03 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 17/11 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 17/11 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 17/11 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 17/11 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 16/11 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 16/11 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 16/11 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 16/11 21h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 16/11 14h10 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Deportes

Rafael Nadal aumenta su leyenda en Roland Garros con 11 títulos

media Rafael Nadal alza su mano junto a la undécima Copa de los Mosqueteros conquistada el domingo 10 de junio de 2018 tras ganar en la final al austriaco Dominic Thiem 6/4 6/3 6/2. Pierre René-Worms

El tenista español Rafael Nadal conquista su undécimo título de Roland Garros, 13 años después de alzar el título por primera vez. Esta vez su víctima en la final parisina fue el austriaco Dominic Thiem, uno de los tenistas que están llamados a tomar su relevo en la arcilla y que luchó dignamente a pesar de inclinarse 6/4 6/3 6/2 tras 2h 42m de juego.

 

Puede ser fácil escribir estadísticas que rozan lo imposible y números que son difíciles de alcanzar para un tenista profesional, pero más complicado es describir de qué pasta esta hecho Rafael Nadal, quien el domingo 10 de junio de 2018 sobrepasó todos los límites al alcanzar su undécimo título en Roland Garros. El tenista mallorquín desafío una vez más todos los argumentos que acercaban al austriaco Dominic Thiem a su primera “Copa de los Mosqueteros” y sentenció con autoridad una final donde dejó claro el dominio que viene efectuando en el polvo de ladrillo desde hace más de una década.

El esfuerzo del mallorquín para volver al más alto nivel fue recompensado por el público que no dejó de alentar y arropar en la entrega del trofeo al que ya es un referente en letras mayúsculas de este torneo desde el año 2005. Nadal lloró como nunca antes en lo más alto del podio improvisado, mostrando lo difícil que es realizar una gesta que para muchos parece sencilla.

Se iniciaba la finalísima entre Thiem y Nadal bajo la amenaza de una lluvia que nunca apareció pero que influyó con la humedad (90%) en el ambiente para que la bola se hiciese pesada. Este factor que hizo que tanto Thiem como Nadal se batiesen a base de golpes durísimos en un primer set que fue el más igualado y que fue determinante para que el español tomase confianza al mismo tiempo que el austriaco recibía su primer golpe moral. (6/4)

La segunda manga fue un paseo improvisado para un Nadal que no perdonaba nada ante un Thiem que durante un buen momento perdió el mental y se fue del partido. Hasta 5 doble faltas cometió el austriaco que solo anotaba en este segundo pasaje merced a los errores del mallorquín (6/3.)

En el arranque del tercero y definitivo set, Dominic Thiem, intentó engancharse a la final apurando el primer servicio del español que a punto estuvo de romper. Pero solo fue un espejismo, ya que para entonces Nadal, que había bajado el ritmo, se reservó y tomó fuerzas para poner la directa hacia su undécima copa de los mosqueteros rompiendo 3 veces el saque de su rival ( 6/2).

Si se antoja difícil conquistar un título Roland Garros, conseguir 11 es algo prácticamente imposible alcanzar. Solo está al alcance de Rafal Nadal Parreira. Un tenista que a sus 32 años todavía no ha dicho su última palabra en el bosque de Boulogne donde será considerado una leyenda para siempre. En la edición 2018 solo cedió un set en todo el torneo, ante el argentino Diego Schwartzman a lo que hay que añadir que a lo largo de sus 14 participaciones solo ha perdido 2 encuentros; en octavos de final de 2009 frente al sueco Soderling, y en los cuartos de final de 2015, ante el serbio Djokovic.

Así pues, “rendez-vous” con Rafa en 2019. Tras su enorme demostración de tenis una vez más, solo el podrá decidir si sigue alargando su leyenda en la Porte D’auteuil o deja paso a un nuevo aspirante.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.