Escuchar Descargar Podcast
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 21/11 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 21/11 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 21/11 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 21/11 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 20/11 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 20/11 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 20/11 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 20/11 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 20/11 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 20/11 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 20/11 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 20/11 14h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Europa

La UE emplaza a Berlín a sumarse al rescate

media ©Reuters

En Bruselas, la Comisión Europea aumenta la presión sobre Alemania a fin de que dé su apoyo político al plan de ayuda formulado por la zona euro. Se espera que durante la cumbre europea que tendrá lugar el jueves y el viernes próximos Berlín dé una respuesta positiva. 

“No podemos continuar en la situación actual so pena de poner en peligro la estabilidad de la zona euro y de propiciar la especulación”, estima José Manuel Barroso en una entrevista con el diario alemán Handelblatt. Para el presidente de la Comisión, Alemania debe, por su propio interés, “garantizar la estabilidad de la unión monetaria”.

Varios ministros europeos de Asuntos Extranjeros se encuentran en la misma longitud de onda. Así, el francés Bernard Kouchner ha declarado que la UE debe “apoyar a (sus) amigos griegos, que han propuesto un plan de reformas muy valiente”. Como París, también Roma y la misma Viena esperan que se llegue a un acuerdo antes incluso de que comience la cumbre el 25 de los corrientes.

Cada vez más aislada en Bruselas, la canciller alemana Angela Merkel se halla, asimismo, pero por razones opuestas, confrontada a una presión interna creciente. Tanto sus socios liberales de la coalición gubernamental como su opinión pública son contrarios a la participación de Berlín en un plan de ayuda a un país “cigarra”.

Según un sondeo divulgado por el diario británico Financial Times, 61% de los alemanes se declaran hostiles a que su país participe en el plan de ayuda y 40% estima incluso que Alemania debería abandonar la zona euro.

Grecia, con una deuda pública de unos 300.000 millones de euros y un déficit equivalente al 12,7% de su PIB, se encuentra al borde del default y necesita conseguir más de 20 mil millones en préstamos para abonar las deudas que vencen en abril y mayo entrantes. El tira y afloja que tiene lugar en Bruselas, al poner de manifiesto las vacilaciones de la zona euro, le cuesta caro. En efecto, el costo de las obligaciones que Atenas coloca en los mercados ha aumentado ya a 6,5%. Una tasa que más que duplica la de las obligaciones alemanas (3%).

Para salir del embrollo, Bruselas examina ahora seriamente la posibilidad de una acción conjunta de la eurozona y del FMI, según fuentes diplomáticas europeas citadas por la agencia de noticias británica Reuters. La semana pasada, el primer ministro griego Yorgos Papandreu había esgrimido la amenaza de recurrir al FMI en caso de que sus demandas no encontraran eco en Bruselas.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.