Escuchar Descargar Podcast
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 04/12 10h00 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 09/12 10h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 04/12 10h03 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 09/12 10h10 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 04/12 12h00 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 09/12 12h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 04/12 12h03 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 09/12 12h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 09/12 14h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 04/12 14h03 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 09/12 14h10 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 09/12 16h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 09/12 16h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 04/12 21h00 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 09/12 21h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 04/12 21h03 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 09/12 21h10 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 04/12 23h00 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 09/12 23h00 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 04/12 23h03 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 09/12 23h10 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Europa

En el norte de Grecia, en Idomeni, 10 mil refugiados sobreviven en condiciones infrahumanas

media Manifestacion de apoyo de solidaridad con Bélgica después de los atentados. Muchos sirios huyen del terrorismo del Estado Islámico en Siria. RFI/Raphaël Moran

RFI recogió los testimonios de migrantes atrapados entre Grecia y Macedonia después de que varios europeos cerraran sus fronteras. Se enfrentan a un dilema: pedir el asilo en un país en crisis, o esperar una hipotética apertura de la frontera. Varios pierden paciencia y cometen actos desesperados. (reportaje)

Raphaël Moran, enviado especial de RFI en Idomeni, frontera greco-macedonia.

En frente de la carpa de la ONG española Médicos en Acción, Nouchi, un sirio de 26 años, ayuda a los médicos y los pacientes con su talento de traductor.
 
En el campamento de Idomeni, cerca de 10 mil migrantes, en su mayoría sirios, aunque también hay iraquíes y afganos, sobreviven desde hace un mes, durmiendo en tiendas de campaña en la frontera entre Grecia y Macedonia.
 

Las tiendas de campaña de los refugiados están pegadas a la valla fronteriza. Del otro lado, Macedonia. RFI/Raphaël Moran

Duras condiciones de vida para los refugiados en Idomeni
 
Las lluvias torrenciales y el viento helado hacen todavía más duras las condiciones de vida de estos refugiados que huyen de la guerra. El destino final de su odisea es casi siempre el mismo, “Alemania”, dice una madre de familia kurda que conversó con RFI en el campamento de refugiados de Idomeni. 
 
Esta señora de 60 años está sentada a unos metros de la doble valla de alambre de púas que el gobierno de Macedonia desplegó a finales de 2015, dos meses antes de cerrar definitivamente las puertas del país a los refugiados de Medio Oriente que llegan en masa a Europa. Ella nos confía:  “Quiero decirle a Europa que abra las fronteras porque queremos escapar de la guerra. ¿Cómo podemos quedarnos aquí con niños y bebés? Antes de la guerra, teníamos una muy buena vida en Siria. Pero con la guerra, el riesgo de actos terroristas se volvió insoportable. En Turquía la vida es demasiado difícil, y además no somos bienvenidos en Turquía, el gobierno está en guerra contra los kurdos. Mi hermano está en Alemania, quiero estar con él.”
 

Cerca de 10 mil refugiados, de los cuales 4 mil niños, sobreviven al aire libre en Idomeni, una gran planicie en Grecia, frontera con Macedonia. RFI/Raphaël Moran

Su hijo cuenta el viacrucis que emprendieron hace dos meses: “Hemos pagado 1,500 euros por persona para salir de Turquía hasta la isla de Kios. Éramos 11 personas en un pequeño bote. Luego, nos trasladamos a Atenas. Fuimos a Tesalónica en tren antes de llegar a Polikastro”, la principal ciudad griega cerca de la frontera de Macedonia.
 
Entre los refugiados, 4 mil son niños
 
Decenas de familias, con cerca de 4 mil niños tratan de sobrevivir gracias a la ayuda de ONGs como Médicos Sin fronteras, Médicos del Mundo, Lightouse Relief. El estado está completamente ausente.
 

Un joven español disfrazado de payaso, Xavi, ofrece unos instantes de alegría a los niños. RFI/ Raphaël Moran

Marta, una enfermera española, constata que las condiciones higiénicas en el campamento se degradan. Todos los refugiados que acuden a verla “tienen una tos provocada por las fogatas que hacen para calentarse, y como no tienen leña suficiente, meten mantas o lo que encuentran y es muy irritante. Y todos los niños tienen diarrea y vómitos. La poca comida que tienen no es buena. Y hay infecciones porque no existen condiciones higiénicas ni medios decentes”.
 
Un campamento cerca de las vías del ferrocarril
 
El campamento de Idomeni surgió a lo largo de un ferrocarril de mercancías que conecta Grecia con Macedonia. Cada día, los refugiados se manifiestan en los rieles para exigir la reapertura de la frontera. Abdou, un sirio de 20 años que tiene la mano vendada, es uno de los más activos. Redacta carteles en inglés y habla con los periodistas. A mediados de marzo, la espera se volvió insoportable: “Quise cruzar el río fronterizo pero la policía de Macedonia nos agarró. Éramos alrededor de 200 personas. Fui detenido y devuelto inmediatamente a Grecia después de que me rompieran la mano. Pero algunos se quedaron encarcelados un día”, cuenta Abdou.

La valla de seguridad desplegada por Macedonia para impedir la entrada de refugiados de Oriente medio que llegan desde Grecia para exiliarse a Alemania. RFI/Raphaël Moran

Otra opción, más peligrosa aún, es recurrir a los traficantes de personas que se aprovechan de la desesperación de los migrantes para continuar su exilio hacia el oeste de Europa: “hay muchos traficantes que proponen atravesar la frontera por 1,800 euros por tierra o 3,000 euros por avión. No quiero pagar eso. Prefiero presionar aquí para que abran la frontera”, dijo el joven sirio a RFI.
 El pasado 25 de marzo, el gobierno griego envió 20 autobuses para trasladar a 1000 migrantes de Idomeni a los campamentos “oficiales” de la región. Pero muchos refugiados se niegan a subirse en ellos.
 

El 25 de marzo, el gobierno envió 20 autobuses para evacuar a los refugiados de Idomeni, pero muchos prefieren esperar una hipotética apertura de la frontera con Macedonia. RFI/Raphaël Moran

 

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.