Escuchar Descargar Podcast
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 18/11 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 18/11 23h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 18/11 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 18/11 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 18/11 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 18/11 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 18/11 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 18/11 14h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 18/11 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 18/11 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 18/11 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 18/11 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Europa

Nueva purga con motivo del primer aniversario del golpe de Estado fallido

media El presidente turco Recep Tayyip Erdogan durante un oficio religioso en homenaje a las víctimas del golpe de Estado fallido del 15 de julio de 2016, en la mezquita del palacio presidencial de Ankara, el 14 de julio de 2017. STR / TURKISH PRESIDENTIAL PRESS SERVICE / AFP

Una sesión parlamentaria extraordinaria, un discurso del presidente en homenaje a las víctimas del golpe de Estado fallido la noche del 15 al 16 de julio de 2016. Como ofrenda el gobierno Erdogan despidió ayer a más de 7,000 policías.

La noche del 15 al 16 de julio del 2016 un grupo de soldados intentó derrocar al presidente Erdogan. Aviones, helicópteros y tanques fueron movilizados con ese propósito. La Asamblea nacional fue bombardeada. El presidente no sólo salvó su vida sino que tuvo tiempo de convocar a sus seguidores a salir a la calle y oponerse al golpe. La madrugada del 16 de julio la asonada terminó con un triple saldo. Se registraron 250 muertos, sin contar a los golpistas; el golpe de Estado fracaso; Erdogan se sirvió de ello para desencadenar una purga sin precedentes y llevar sus ambiciones políticas más allá del autoritarismo y la autocracia.

El poder turco siempre ha señalado al predicador y antiguo comparsa de Erdogan, Fethullah Gulen como el organizador del golpe de Estado. Como en el pasado Gulen, quien vive en Estados Unidos, rechazó este viernes cualquier participación suya en lo que calificó de "despreciable golpe", al tiempo que condenó la "cacería de brujas" que sin tregua ni cuartel efectúan las autoridades turcas. Ankara rechaza cualquier explicación de los "gulenistas" por lo que sigue exigiendo al gobierno estadounidense la extradición a Turquía del enemigo número uno;

Más de 7,000 policías, soldados y empleados de diversos ministerios fueron despedidos el viernes en Turquía, víspera de la conmemoración del primer aniversario del golpe. El decreto se publicó con base al estado de emergencia impuesto en julio de 2016. De entonces para acá Ankara detuvo más de 50,000 personas y despidió a más de 100,000.  Según la agencia de prensa oficial Anadolu, en esta nueva purga las autoridades degradaron a 342 militares retirados. Otras fuentes hablan de un total de 7,000 personas afectadas por ese tipo de medidas.

Más poderoso que nunca, Erdogan deberá dar un discurso en Ankara a las 23:32 GMT, hora que coincide con el momento que los golpistas bombardearon la Asamblea Nacional hace un año. En el poder desde 2003, el presidente se sirvió del golpe de estado militar para llevar a cabo un doble contra golpe, estima el vespertino francés Le Monde. En un primer tiempo, apoyado en el estado de emergencia, el poder puso en marcha una purga sin precedentes e la historia del país. Dos cifras permiten comprender el alcance de esas medidas. Al menos 150 generales fueron despedidos del ejército, el segundo más importante de la OTAN. En apenas un año fueron cerrados 150 medios informativos, notablemente periódicos y cadenas de televisión, mientras que decenas de periodistas eran encarcelados.

 En un segundo tiempo, para consolidar su posición de autócrata, en abril pasado Erdogan convocó a un referéndum para modificar la Constitución, de manera que el presidente pueda acumular poderes ilimitados. El sí ganó por estrecho margen en medio de sospechas y críticas de fraude.

El golpe de Estado abortado también tuvo consecuencias en las relaciones entre Turquía y los países occidentales. Si bien es cierto los gobiernos de la Unión Europea han criticado algunas de las medidas más autoritarias de las autoridades de Ankara, todos han tenido cuidado de no romper con Tayyip Erdogan. El papel de Turquía como país de recepción de cientos de miles de migrantes que buscan huir de las guerras y la pobreza que golpean Siria, Libia y no pocos países de África, para los europeos cuanta más que cualquier otra consideración. 

Según una "fuente diplomática europea", citada por la agencia de prensa AFP, "cerca de un millón de personas han sido afectadas directa o indirectamente por las purgas".

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.