Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 23/11 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 23/11 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 23/11 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 23/11 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 23/11 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 23/11 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 23/11 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 23/11 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 23/11 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 23/11 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 23/11 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 23/11 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

Francia aprueba una polémica ley antiterrorista

Francia aprueba una polémica ley antiterrorista
 
Los legisladores franceses en la sesión que se aprobó la ley antiterrorista el 3 de octubre de 2017. REUTERS/Benoit Tessier

Con 415 votos a favor, 127 en contra y solo 19 abstenciones la Asamble Nacional de Francia pasó sin problemas la ley antiterrorista que permite ordenar arrestos domiciliarios sin necesidad de una autorización de un juez, entre otras medidas polémicas.

El gobierno del presidente centrista Emmanuel Macron tiene una cómoda mayoría en el legislativo y nunca se dudó que pasaría el proyecto de la ley para “reforzar la lucha contra el terrorismo y la seguridad interior” como se la denomina.

Sin necesidad de la autorización de un juez, las autoridades administrativas podrán, entre otras cosas, cerrar lugares de culto y hacer arrestos domiciliarios.

A pesar de las medidas drásticas que impondrá la ley y de sus 313 diputados el gobierno tuvo que enfrentar en la Asamblea a los sectores críticos. Entre ellos algunos representantes de la derecha conservadora y la extrema derecha, el Frente Nacional.

“La ministra confesó que más de 3.000 extranjeros están fichados por los servicios de inteligencia sin contemplar la más mínima expulsión. Mi pregunta es la siguiente. Frente a las consecuencias graves de su inacción. ¿Está usted listo para retirar este proyecto de ley?”, dijo durante la sesión el diputado del Frente Nacional, Ludovic Pajot.

El último ataque reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico, en el que un tunecino sin documentos asesinó a cuchillazos a dos jóvenes primas en una estación de tren de Marsella el domingo pasado contribuyó al mito del extranjero terrorista que está en el corazón de las críticas de la derecha conservadora.

“Queremos abordar claramente y sin tabú a esta situación diciendo nuevamente el mensaje que queremos el alejamiento, cada vez más sistemático, de todos los extranjeros que representen una amenaza a Francia o que hayan causado a través de sus actos criminales o delictivos un ataque a la seguridad nacional”, dijo a RFI el diputado y secretario general de Los Republicanos, Eric Ciotti.

Los representantes de la derecha calificaron al texto de “blando” a pesar de que permite controles de identidad a franceses y extranjeros en los alrededores de las estaciones de trenes, y no solo al interior como ahora, y en los 20 kilómetros a la redonda de los puertos y aeropuertos, y en zonas fronterizas, áreas donde vive alrededor del 67 por ciento de la población.

Salvo algunas excepciones, los franceses ya viven bajo estas reglas del Estado de Urgencia declarado en noviembre de 2015 luego de los atentados en París.

Nunca un estado de urgencia duró tanto, ni siquiera durante la sangrienta guerra de Argelia.

La izquierda denuncia que convertir estas reglas en ley, perennizando el estado de urgencia, es un atentado contra las libertades individuales.

“Yo critico esta ley porque extiende las medidas de excepción de la ley de urgencia y las incluye en el código normal", dijo a RFI el abogado Henri Leclerc, ex presidente de la Liga de derechos humanos.

"Es una ley que propone medidas muy drásticas no solo contra personas que hayan cometido algún acto pero además contra personas de las que suponemos pueden cometer algún acto. O sea es una ley dirigida contra los sospechosos que son el blanco de medidas muy represivas”, agregó Leclerc.

El gobierno dice que pretende dar una respuesta duradera a una amenaza duradera. Desde el 2015, 241 personas fueron asesinadas en ataques terroristas en Francia. Esto sin contar los innumerables planes de atentados que fueron frustrados por la policía. Como el sábado pasado cuando cuatro bombonas de gas con un sistema para detonarlas fueron encontradas en el vestíbulo de un inmueble en París.

El desafío republicano es encontrar una fórmula consensual que respete los valores democráticos y al mismo tiempo proteja a los ciudadanos.

“El terrorismo cuestiona la existencia misma de los derechos fundamentales. El terrorismo lucha contra nuestra sociedad democrática. Si nuestra sociedad democrática se debilita, entonces el terrorismo ya ha ganado un poco. La ley ordinaria, la policía ordinaria puede al día de hoy luchar perfectamente contra el terrorismo. Si le damos los medios financieros”, dijo a RFI, Leclerc.

Pero a pesar de las críticas, el Estado de Urgencia que debía ser temporal, será una realidad cotidiana en Francia a partir del 1 de noviembre.

 

Con Anne Soetemondt (entrevista al diputado y secretario general de Los Republicanos, Eric Ciotti).

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.