Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 17/08 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 17/08 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 17/08 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 17/08 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 17/08 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 17/08 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 17/08 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 17/08 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 17/08 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 17/08 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 17/08 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 17/08 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

Anne Hidalgo: «Necesitamos a Cataluña en España»

Anne Hidalgo: «Necesitamos a Cataluña en España»
 
La alcaldesa de París en exclusiva en Escala en París. RFI

En esta ocasión nos desplazamos hasta el corazón de la capital francesa, hasta la alcaldía de París donde nos recibe en exclusiva su alcaldesa Anne Hidalgo. Con ella hablamos de la crisis de refugiados, de sexismo y de feminismo, de cambio climático, de los juegos olímpicos y también de la crisis catalana. 

¿Anne Hidalgo o Ana María Hidalgo?

“Puede decir los dos. Cuando voy a España y cuando estoy con mi familia me llaman ‘Ana’ y aquí me llaman ‘Anne’. Me he acostumbrado a tener esta doble nacionalidad y esta doble cultura.

Alcaldesa de París desde 2014, vice-alcaldesa desde el 2001, hija de inmigrantes españoles, nació en San Fernando, Cádiz y se instaló con su familia en Lyon, con apenas dos años. Es tal vez el mejor ejemplo de integración exitosa de los inmigrantes. Pero parece que los tiempos están cambiando. Desde el gobierno de la presidencia de Macron se está trabajando en una nueva ley que parece que va a ser más restrictiva. ¿Francia o París están dejando de ser una tierra de acogida para los extranjeros?

“Francia es una tierra de acogida porque es un país que siempre ha salido adelante sabiendo mezclar. Los valores republicanos, la integración republicana, la escuela gratuita para todos, constituyen un modelo muy potente. Este modelo todavía existe, y en París todavía más porque es una ciudad internacional: un 80% de los parisinos no han nacido en esta ciudad.

Europa está viviendo la crisis de refugiados más intensa tras la segunda guerra mundial y todavía no se ha encontrado la respuesta. Es un espacio humanista, no puede ser un espacio sin derechos humanos. Están batallado asociaciones para que la acogida de los extranjeros, de los refugiados sea un poco más humana. Como alcaldesa de París apoyada también por los parisinos, estamos intentando cambiar las cosas. Estamos tratando de convencer al gobierno. Esta crisis va a durar mucho y tenemos que encontrar soluciones.”

Cuando usted fue elegida alcaldesa, se destacó mucho a nivel internacional que era la primera alcaldesa de origen extranjero de París. Pero también se destacó que era la primera mujer. Se ha hablado mucho de feminismo en los últimos tiempos. ¿Usted se considera feminista?

“Sí, bastante. Yo creo que es necesario abrirles las puertas a las mujeres más jóvenes para que ellas sepan que también pueden alcanzar cargos, que no hay ningún sitio prohibido para las mujeres. Tenemos que darles este ejemplo.”

¿Qué opinión le merece la tribuna que ha dado la vuelta al mundo firmada por Catherine Deneuve y otras cien artistas e intelectuales francesas y que reivindica “el derecho a ser importunadas como parte de su libertad sexual” y tachan de puritanos los movimientos #metoo?

“Esta tribuna fue como una provocación para las mujeres que han sido víctimas de violencia. Fue algo muy difícil de entender. Me gustó más otra tribuna que escribió Catherine Deneuve en un diario francés donde explica lo que ha querido decir. Se disculpa. Estamos en un momento en que las formas de feminismo, las formas de denuncia de los actos anti mujeres han tomado un giro nuevo porque estamos en una sociedad nueva. Este movimiento ‘denuncia a tu cerdo’ corresponde a esta época. No corresponde al feminismo que he llevado en mi época. También puedo entender que mujeres que son artistas que trabajan en otros ámbitos digan ‘cuidado tampoco tenemos que volver a un orden moral’ que nos impida la libertad de ser hombres o mujeres.

Estamos en un momento en que ya no se puede permitir que las mujeres sean atacadas porque son mujeres."

¿Usted ha sufrido acoso sexual?

“Como todo el mundo, pero he sabido en cada caso poner a cada uno ante su responsabilidad”.

¿No ha tenido necesidad de denunciarlo?

Comprendo que mujeres lo denuncien, yo no lo he denunciado. He podido batallar de otra manera. También eran épocas muy colectivas. Creo que ese combate ayuda a  cada uno. En este ámbito, los periodistas tienen que trabajar en la representación que ellos dan de la mujer en la sociedad y sobre todo los periodistas políticos.

Hablando de batallas. Una de sus principales batallas es la lucha contra el cambio climático. Se ha marcado como objetivo que de aquí al 2030 desaparezcan los autos de gasolina de la ciudad. ¿Cree que este tiempo es suficiente y que esto no va a penalizar a aquellos que no tienen dinero para comprar un coche eléctrico?

“Tomemos por ejemplo la ciudad de Copenhague en Dinamarca. En esa ciudad del norte donde hace frío, esos cambios los hicieron hace más de 20 años. La gente hoy en día utiliza la bicicleta eléctrica como principal modo de transporte para ir de su trabajo a su casa. Las ciudades como esta que tienen alcance internacional están ganando. Aquí en París, desde hace quince años cuando llegamos con mi predecesor Bertrand Delanoë pusimos en marcha las principales medidas para la salud pública. Es un cambio muy importante. Doce años es un período que puede permitirnos llegar a este objetivo. Nueve de diez parisinos ya van a su trabajo en transporte en común.

Los lobbies de estas energías del mundo de antes han sido bastante potentes y han incluso dicho que tratando el problema del coche en ciudades, en aglomeraciones como París, son los más pobres los que salen afectados. No es así. La gente más pobre utiliza los transportes públicos.”

Usted es presidenta del C40. Una red internacional de ciudades de todo el mundo contra el cambio climático. Se ha cumplido un año desde la llegada de Donald Trump al poder. ¿ Qué sentido tiene esa lucha de ciudades cuando el segundo país que más dióxido de carbono emite a la atmosfera se ha salido del acuerdo sobre el clima de París?

“Tiene todavía más sentido. Claro, si los Estados Unidos se hubieran quedado en el acuerdo de París, se podía llegar  más rápido a los objetivos de ese acuerdo. Los que se han quedado son los que pueden actuar. Es decir los alcaldes. Hay una red muy importante de alcaldes norteamericanos.

París celebra las olimpiadas en 2024.¿Los juegos siguen teniendo ese atractivo o ya está un poco pasado de moda?

En París y en Francia, la mayoría de la población apoya los Juegos olímpicos. Pero ahora tenemos que traducir estos Juegos en actos concretos para la vida de los parisinos. Estos juegos van a dar oportunidades nuevas de empleo para mucha gente, sobre todo para la juventud. El sector del turismo y el sector de la construcción van a poder disfrutar de estos juegos

Usted tiene familia en Andalucía y también en Cataluña, quizás la crisis es un tema de conversación en las reuniones familiares. ¿Se puede gobernar por Skype como pretende el presidente catalán destituido y exiliado en Bruselas, Carles Puigdmemont?

No creo que se pueda. Yo ya desde antes del referéndum he tomado posición. Necesitamos a Cataluña en España, con el respeto que se merecen la región de Cataluña, su idioma. En los momentos que estamos viviendo, no necesitamos más nacionalismo. Necesitamos más Europa, más internacionalismo. Siempre me ha preocupado que ciertos independentistas, no todos, digan ‘nosotros no vamos a ayudar el resto de España'. Creo que tenemos que ser solidarios."

En el libro que publicó antes de ser elegida alcaldesa de París titulado "Mi combate por París" criticaba a los políticos que habían utilizado el ayuntamiento como trampolín para llegar al Palacio del Elíseo. ¿Ha cambiado de opinión? Alguna vez se dice a si misma: ¿y por qué no Anne Hidalgo, primera presidenta mujer de la República francesa?

No he cambiado de opinión. París es lo que más me importa. Este lugar es extraordinario para hacer política en el sentido más extraordinario e histórico.

Puede seguirnos en Facebook y en Twitter @EscalaenParís

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.