Escuchar Descargar Podcast
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 25/09 10h00 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 26/09 10h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 25/09 10h03 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 26/09 10h10 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 25/09 12h00 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 26/09 12h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 25/09 12h03 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 26/09 12h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 26/09 14h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 25/09 14h03 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 26/09 14h10 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 26/09 16h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 26/09 16h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 25/09 21h00 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 23/09 21h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 25/09 21h03 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 23/09 21h10 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 25/09 23h00 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 23/09 23h00 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 25/09 23h03 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 23/09 23h10 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Francia

La guerra colombiana filmada por el periodista Roméo Langlois

media  
Fotograma del documental de Roméo Langlois. En el centro, el capitán Gómez. France 24

Aquí puede visionar el reportaje de Roméo Langlois a partir de 3'07 minutos. La cadena de televisión internacional France 24 presentó este miércoles 20 de junio el documental del periodista francés. 'Colombia: con balas reales' relata la emboscada de la guerrilla el pasado 28 de abril durante la cual fue capturado Langlois y varios militares murieron.

Colombia, con balas reales

El reportaje de Roméo Langlois Colombia: con balas reales empieza a las cinco de la madrugada en la base militar Larandia, en Caquetá, el 28 de abril pasado. El propio Langlois nos explica en la narración que los militares llaman a ese departamento del sur del país “el Vietnam colombiano”. Las imágenes de varios hombres que van a embarcarse en dos helicópteros de combate da la impresión, efectivamente, que se trata de un país en guerra.

Sin embargo, durante la emboscada que cuesta la vida a cuatro militares –“17, según la guerrilla” precisa el documental–, el enemigo es invisible. Durante los 27 minutos que dura el documental no se ven los rostros ni los cuerpos de los guerrilleros.

Éstos van manifestando su amenazante presencia a través de ráfagas de ametralladora cuya intensidad va aumentando paulatinamente. El espectador adivina que los guerrilleros se acercan porque el rostro de los militares va revelando una creciente inquietud. Sólo algunos militares, en ciertos instantes, alcanzan a verlos en medio de la tupida vegetación donde tiene lugar el enfrentamiento.

A pesar de la esperanza de un apoyo aéreo que efectivamente llega pero se revela ineficaz, los hombres están solos frente a su trágico destino. El capitán encargado de la misión admite en un momento con una mezcla de miedo y resignación: “Nos le metimos a un cabecilla”. Es decir, traduce Langlois, que están en terreno de un jefe de las FARC.

El documental termina poco después de que el periodista resulta herido en un brazo y el sargento Cortez, el militar encargado de escoltarlo, muere a su lado. La cámara de Langlois queda por tierra, filmando el césped. El periodista será capturado instantes después y permanecerá en poder de la guerrilla durante 33 días.


Jordi Batallé entrevistó a Romeo Langlois sobre “Colombia: con balas reales”. A continuación algunos extractos, pero también puede escuchar la entrevista en su integralidad. 

¿Es su documental una forma de rendir homenaje a la difícil tarea del ejército colombiano?

Sí, yo creo que es una forma de rendir homenaje a hombres que fueron valientes, que se portaron muy bien conmigo, que me dejaron grabar todo, lo que no siempre pasa. Pero más que un homenaje a una corporación como es el ejército, es un homenaje a los hombres con los que yo he estado, que fueron muy valientes, y murieron por una causa en la que tal vez creen. El sargento Cortez me dijo una cosa que me impactó mucho. Me dijo que la familia de él sufre porque él hace un trabajo muy peligroso, se arriesga y siempre los deja solos. Eso es exactamente lo que hace uno como periodista de guerra con la familia.

En Colombia se critica a la prensa extranjera por dar una visión romántica del conflicto. ¿Qué piensa?

Es una crítica completamente absurda. La prensa extranjera muestra, al contrario, una imagen muy cruda, muy triste, muy dura del conflicto. Los periodistas colombianos son muy buenos periodistas que corren muchos riesgos, pero llevan 30 o 40 años que los matan, los amenazan. Y cuando no es a ellos, amenazan a los directores de los medios. Por eso tienen que bajarle un poco el tono a lo que dicen, muchas veces en razón de intereses políticos. La prensa extranjera tiene la misma imagen del conflicto que la prensa colombiana pero la prensa extranjera sí lo puede expresar.

¿Tuviste ocasión de rodar en el campamento de las FARC?

Muy poquito. Unos días antes de salir, me llegó un jefe con la cámara, al que pude entrevistar. Era una entrevista muy interesante porque era el rehén que entrevistaba al jefe guerrillero que me tenía de detenido sobre las razones de mi detención. Y sobre otras cosas más, la coca, sobre sus razones de lucha, sobre el combate. Sí, fue bastante surrealista que yo, no sé si como secuestrado, pero como detenido más bien, hiciera preguntas a la persona que de alguna manera me tenía detenido.

¿Te dolió la recuperación política de tu secuestro?

Supremamente. Desde el principio entendí que me tocaba tener paciencia porque me iban a guardar un rato. Primero, para entregarme al nuevo presidente francés, entonces perdí quince días. Y después para hacer un show político con mi entrega. Entonces por supuesto me sentí sumamente humillado, instrumentalizado, ya no era una persona libre. Además de ser un detenido era como un bufón que utilizaban para hacer política. Obviamente me dolió mucho. Pero decidí pasarme de esto y hasta perdonar. Ellos me presentaron excusas públicas. Yo creo que todo esto puede ser útil para Colombia. Porque si los colombianos quieren algún día hablar con la guerrilla y hacer una negociación, les tocará escuchar lo que tiene que decir la guerrilla. Porque si la guerrilla secuestra personas, es porque nunca tienen la tribuna política para expresar sus ideas.

¿Lo que rodaste puede ser la base para otro documental?

Si, la idea es hacer otro documental largo, para entender todo lo que pasó, contar cómo fue mi detención, el combate, los juegos políticos en torno a mi detención y el trabajo de muchos amigos que han estado en el terreno, que han corrido riesgos, incluso físicos. Quiero que ese trabajo sea un homenaje a lo que han hecho ellos.
 

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.