Escuchar Descargar Podcast
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 19/11 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 19/11 23h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 19/11 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 19/11 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 19/11 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 19/11 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 19/11 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 19/11 14h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 19/11 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 19/11 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 19/11 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 19/11 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Francia

Griezmann, 'El principito' del fútbol francés

media Antoine Griezmann es el autor de seis goles en la Eurocopa 2016. © Reuters

A sus 25 años, Antoine Griezmann se ha erigido en la nueva y carismática superestrella, sobre la cual reposan las esperanzas de un título para Francia, en una vistosa Eurocopa de fútbol celebrada a domicilio.

A pocas horas de una final que previsiblemente paralizará a toda Francia, el nombre de Antoine Griezmann resuena en todas las conversaciones y telediarios. Su cara de niño bueno tapiza las portadas de los periódicos, mientras que en las tiendas se han agotado las camisetas del equipo nacional que llevan su apellido.

El nuevo consentido de los franceses es joven, apuesto, modesto y sonriente. Una imagen muy diferente a la de los algunos “bleus”, como Benzema, Anelka, Ribéry, quienes terminaron ganándose el desprecio popular por su arrogancia, lenguaje sucio y falta de ética. Porque fueron los protagonistas de sonados escándalos tan lamentables como mediáticos. Todavía están frescos en la memoria colectiva la bochornosa huelga del equipo de Francia durante el mundial de Sudáfrica, o los penosos acontecimientos con la exuberante Zahia o el llamado caso del “sextape”.

© Reuters

Muy distinto se muestra Antoine Griezmann ante los ojos de los franceses. Su popularidad ha ido de par con una trayectoria casi inmaculada y sus orígenes humildes. Antoine nació en Mâcon, cerca de Lyon. La pasión por el fútbol le viene de familia. Su abuelo materno era portugués y jugador en el Paços de Ferreira. Su padre es encargado de limpieza y entrenador de niños. A los 13 años probó suerte en varios centros de entrenamiento, la cantera para muchos clubes profesionales. Pero siempre se topaba con la misma sentencia: buen jugador, pero muy pequeño y flacuchento.

Sin embargo, el joven Griezmann se topó en su camino con Eric Olhats, buscador de talentos para el Real Sociedad de San Sebastián. Olhats coincidía con los diagnósticos de sus colegas pero quiso apostarle al muchachito francés que demostraba buena técnica y fluidez en el terreno.

Así comenzó el exilio de Griezmann, del otro lado de los Pirineos. Lejos del caparazón familiar, las cosas no fueron fáciles para Antoine, quien debió habituarse a un nuevo país y un nuevo idioma. En España, el francés hizo su camino, primer en el club vasco, luego en el Atlético de Madrid, club que bajo la dirección del Cholo Simeone ha alcanzado una calidad de juego que lo ha colocado entre los grandes de Europa.

Los logros y la reputación en tierras españolas resonaron en el país natal de Griezmann y le permitieron ser seleccionado en el equipo de Francia de menos de 19 años, con el cual ganó el Euro en 2010.

Su talento y carisma, pero también el penoso comportamiento de jugadores más experimentados como Benzema o Ribéry, contribuyeron a impulsar a Griezmann hacia la selección nacional. Para el Mundial de Brasil 2014, Griezmann debía ser el reemplazante de Ribéry. Pero el jugador de Bayern de Munich estaba lesionado, para luego enfurruñarse con la selección y con una afición que le había perdido la estima.

Griezmann, de su lado, aprovechó el ocaso de estas figuras para hacerse indispensable y sembrar la semilla de un equipo más cercano a la gente. La evicción de Karim Benzema terminó catapultándolo en la línea de ataque francesa, junto a otro prodigio, Paul Pogba.

En la Europacopa, organizada en Francia, Griezmann ha brillado como un sol, anotando hasta ahora seis tantos que lo colocan como el mejor goleador del torneo. Pero sobre todo, ha sido la pieza clave de las victorias de Francia a lo largo de la competencia y artífice de que los “Bleus” disputen su tercera final en este certamen. Tiene bien merecido el cariñoso título de “El principito” del fútbol francés y las escenas de furor colectivo que suscita a su paso.
 

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.