Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 12/12 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 12/12 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 12/12 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 12/12 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 12/12 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 12/12 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 12/12 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 12/12 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 12/12 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 12/12 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 12/12 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 12/12 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

La estrategia de París para convertirse en una ciudad más ecológica

La estrategia de París para convertirse en una ciudad más ecológica
 
Los Champs Elysées, la más famosa avenida de París será peatonal una vez al mes. AFP/LIONEL BONAVENTURE

Desde 2001, la alcaldía de París intenta reducir el espacio para los autos y desarrolla el transporte público y las bicicletas. Una estrategia a veces criticada por los que denuncian un supuesto "totalitarismo verde". ¿Funciona esta política? ¿Qué opinan los parisinos? Salimos a las calles de París para preguntárselo.

Pregúntele a cualquier parisino cómo es manejar en la capital francesa, y le contestará que se ha vuelto imposible, o que simplemente no lo hace. Con sus calles estrechas, sus vías en sentido único y su densidad poblacional y comercial, París, como muchas capitales, es el escenario cotidiano de kilómetros de atascos y de contaminación.

>Para escuchar el reportaje en versión audio (podcast), hacer clic arriba en la imagen principal del artículo.

En el mes de diciembre de 2016 se rompió un récord de niveles de contaminación atmosférica que no se habían alcanzado desde 2007. Y ello, pese a una ambiciosa política ecológica de la alcaldía de París. Desde 2001, año en que los ecologistas empezaron a gobernar la ciudad con los socialistas, se ha intentado reducir el espacio para los autos y desarrollar el transporte público y las bicicletas. Una estrategia a veces criticada por los que denuncian un supuesto "totalitarismo verde". ¿Funciona esta política? ¿Qué opinan los parisinos? Salimos a las calles de Paris para preguntárselo.

Nissia, es una parisina de 28 años. Forma parte de un grupo de 50 personas seleccionadas por la alcaldía de Paris para participar en un experimento durante 3 semanas: consiste en dejar de manejar y optar por medios de transportes alternativos y más ecológicos.

"Esta experiencia consiste en dejar de usar el automóvil durante tres semanas. A cambio de este compromiso, el ayuntamiento de París nos regala una serie de bonos de transporte, un "kit de movilidad urbana" equivalente a varios cientos de euros. En este paquete hay un pase gratuito de varias horas de uso del autolib, los coches en libre servicio, un pase de Vélib, las bicis en libre acceso, y un pase de transporte del metro y autobuses", cuenta a RFI.

Nissia afirma que ha dejado de usar su coche. "Solo uso el transporte público y camino. Mi auto duerme en la cochera desde hace dos semanas. Evito también usar coches de otras personas para respetar las reglas de ese desafío. Soy consultora en bienes raíces para empresas. Entonces tengo muchas citas en varios lugares, todos los días, por eso usaba mi auto".

Como medios de transportes alternativos en París, están el metro, los buses, las bicis en libre acceso, las Vélib y los coches en autoservicio, Autolib.

Sin embargo, esta parisinia no piensa dejar de usar totalmente el auto: "En mi trabajo, tengo muchas citas, y me desplazo con clientes, así que es muy complicado moverse en transportes colectivos. Quizás optaré por un auto más verde. Lo que cambiará es que usaré más el transporte público. Me di cuenta que a veces sí gano tiempo, en lugar de usar el auto por flojera. Según yo, en París, ya estamos empezando a tener todas las herramientas necesarias para dejar de usar el auto. Si tuviera otro trabajo, nunca tendría auto. En París uno se puede mover de otra manera".

Aumentar el uso de las bicis de 5 a 15% de los trayectos

El objetivo de la alcaldía de Paris es ambicioso: las autoridades buscan que la proporción de la población que se mueve en bicicleta pase de 5 a 15%. Esa política implica la construcción de ciclovías. Y por lo tanto, reducir el espacio para los autos.

Una política criticada porque ha generado embotellamientos. Anne Souyris, co presidenta del grupo de concejales ecologistas en París, integrantes de la mayoría socialista que gobierna la ciudad de París, defiende esta política:  "Cuando prohibimos el tránsito vehicular en las orillas del Sena el año pasado, hubo una reducción inmediata de la contaminación pero parte de la contaminación se trasladó en la periferia de esta zona. Ahora ya no es el caso. La contaminación está estable y a veces se reduce hasta en un 10 por ciento. Mucha gente usa su auto en París sin que lo necesite realmente", detalló.

Las orillas del Rio Sena se convirtieron en carreteras urbanas en los años 60 y 70. Una tendencia que la alcaldía de Paris ha revertido en los últimos años. Desde octubre de 2016, la mayor parte delos muelles del Sena fueron transformados en espacios totalmente peatonales y en otro tramo, se creó un carril exclusivo de 4 km para ciclistas y patinetas. Una ciclovía ininterrumpida que permite ahora atravesar la capital de este a oeste. "Voy de la Bastilla hasta la puerta de Saint-Cloud, atravieso todo París. Antes usaba el auto. Y desde que la alcaldía cerró un tramo de la carretera de las orillas del rio Sena, se volvió imposible circular en auto. Entonces circulo en bicicleta y gano casi una hora de tiempo al día", osbserva Paul, un ciclista que RFI entrevistó en las orillas del Sena.

Paul se compró una bicicleta eléctrica con el subsidio de la alcaldía de Paris. "Nos da un bono de 400 euros por la compra de una bici eléctrica. La mía costaba 1.200 euros nueva, así que con la ayuda de la alcaldía, acabé pagando 800 euros. Globalmente estoy contento, pero veremos qué pasa en invierno", agrega Paul.

Críticas de los automovilistas

Menos espacios para los automovilistas y más espacio para los ciclistas y peatones. Esta tendencia que se observa en varias capitales europeas tiene sin embargo férreos opositores como Daniel Quero,  presidente de la asociación de automovilistas franceses 40 millones de automovilistas: "Hay 30% menos de autos en París desde que se ha implementado esta política, y a pesar de esto hay cada vez más embotellamientos y contaminación. La alcaldía solo impone restricciones. La política de transporte no debería consistir en prohibir o en disuadir, sino en incentivar a la gente, o en ofrecer alternativas como instalar estacionamientos en las puertas de Paris."

Para que París se convierta en una ciudad menos contaminada y con menos autos, será indispensable también densificar la red de transporte público. En el marco del plan de transportes del Gran París se prevé la creación de nuevas líneas de metros y tranvías alrededor de la ciudad para facilitar la vida de los que viven en la periferia de Paris.

Entrevistas:

-Nissia Graine, parisina que se adhirió al programa de la alcaldía de París "Reto Tres semanas sin auto".
-Anne Souyris, concejal ecologista de París.
-Paul, ciclista parisino.
-Daniel Quéro, presidente del gremio de automovilistas "40 millones de automovilistas".
-Isabelle Teste, miembro del colectivo París Sin Coches.

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.