Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 11/12 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 11/12 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 11/12 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 11/12 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 11/12 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 11/12 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 11/12 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 11/12 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 11/12 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 11/12 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 11/12 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 11/12 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Francia

Muere Jean D’Ormesson, el dandy más querido de la literatura francesa

media Jean d’Ormesson,el 9 de abril de 2015. AFP FOTO / MARTIN BUREAU

Polemista de cuidado, editor del principal diario conservador de Francia, publicado en vida en la prestigiosa colección de La Pléiade, el carismático escritor Jean d’Ormesson falleció a los 92 años de edad.

Se llamaba Jean Bruno Wladimir François de Paule Lefèvre d’Ormesson, un linaje aristocrático que se reflejaba en los modales y el preciosismo que este sibarita usaba para proferir ocurrencias brillantes en los programas de televisión. Para el mundillo cultural francés, era Jean d’O a secas.

Nacido en 1925 en París, conoció tempranamente el mundo gracias a padre, embajador francés y amigo del jefe del gobierno socialista Léon Blum. La vida diplomática lo llevó a residir en Alemania, Rumania o Brasil. Fue el inicio de una existencia mundana que le permitió a conocer a Pio XII, pero también los desfiles militares de la incipiente Alemania nazi.

Su primera pasión fue la filosofía, estrenándose como autor con un artículo en la Revue de métaphysique et de morale que llevó el anticipador título de “Arribismo, esnobismo y dandismo”.

En los años 50, trabajó en la UNESCO como Secretario General del Consejo Internacional de Filosofía y Ciencias Humanas, donde se cruzó con el antropólogo Claude Lévi-Strauss, pero también con Jorge Luis Borges o Roger Caillois, figura clave de su triunfo literario.

Pero el primer trabajo de D’Ormesson fue en la prensa, como periodista de Paris-Match y de diarios regionales, un oficio que lo llevaría a convertirse en director general de Le Figaro (1974-1973), el histórico diario de la derecha francesa, de quien fue una de las plumas más aceradas y temidas.

Su primera novela, de una prolífica producción de 40 obras, fue “L’amour est un plaisir” (El amor es un placer), escrita en 1956, según confesó, para conquistar a una joven. Fue un fracaso absoluto. El estrellato literario recién llegaría con La Gloire de L’Empire (1971). Luego vendrían los éxitos editoriales "Por capricho de Dios" (1974), adaptado a la televisión, "Dieu, sa vie, son oeuvre (Dios, su vida, su obra) (1981) y "Jean qui Grogne y Jean qui Rit" (Juan que gruñe y Juan que ríe) (1984).

En español, su novela más conocida es Historia del Judío Errante (Editorial Planeta, 1991), que retoma el mito medieval sobre el tema.

El 17 de abril de 2015, Jean d’Ormesson ingresó en vida en el panteón literario francés: la colección de la Pléiade, privilegio supremo compartido con Marguerite Yourcenar o Milan Kundera. Más que su sillón en la Academia Francesa fue ver su trabajo publicado en papel biblia lo que significó para él la consagración.

Un cáncer de vejiga le costó en 2013 ocho meses de sufrimiento con frecuentes hospitalizaciones, lo cual no le impidió seguir publicando, con ese estilo tan característico suyo de decir cosas graves con un tono ligero.

"La condición humana -decía- es oscura, y hay que tomarla con la mayor ligereza posible".

Para el francés de a pie, hoy se va un maravilloso contador de anécdotas empapadas con una cultura enciclopédica. Para quienes amaban su obra, es el adiós del hombre que supo encarnar como pocos el “esprit” francés.

 

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.