Escuchar Descargar Podcast
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 16/08 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 16/08 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 16/08 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 16/08 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 16/08 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 16/08 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 16/08 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 16/08 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 15/08 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 15/08 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 15/08 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 15/08 21h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Últimas noticias
  • Fallece la cantante Aretha Franklin a los 76 años de edad
Francia

El gobierno francés impulsa una controvertida legislación contra las ‘fake news’

media Uno de los aspectos que quizás tengan mejor acogida de los proyectos del gobierno francés consiste en hacer el autor de los contenidos patrocinados en Facebook, Twitter o YouTube esté claramente identificado. Fuente: Reuters.

Para combatir las falsas informaciones que circulan en la red, los diputados franceses debaten una ley pensada para combatir las noticias falsas, en particular durante los períodos electorales. Aunque el gobierno asegura que se trata de una legislación para “ejercer mejor la democracia”, la oposición alerta sobre el peligro de la censura.

¿Hay que legislar contra las “fake news” (noticias falsas)? El gobierno de Emmanuel Macron sostiene que sí y sus diputados defienden a partir de este jueves en la Asamblea Nacional dos proyectos de ley para luchar contra “la manipulación de la información”.

Los textos defendidos por la mayoría apuntan sobre todo a que un candidato o partido puedan presentar un recurso ante un juez de recursos de urgencia para detener la difusión de “falsas noticias” durante los tres meses que preceden una elección nacional.

Uno de los artículos más controvertidos del proyecto es que sea bloqueada una falsa información, entendida como “cualquier alegación o imputación de un hecho desprovista de elementos verificables con el fin de darle un carácter verosímil”. Se trata de una definición que según sus detractores peca de amplia y ambigua, y las cinco condiciones previstas para que una censura pueda ser invocada hacen que su aplicación aparezca como difícilmente aplicable.

Sin embargo, para el presidente Macron la necesidad de luchar contra las « fake news » no es un problema abstracto. Desde de que los echó de su campaña y al día de hoy en el gobierno, el mandatario francés mantiene a distancia a los medios rusos RT o Sputnik, considerando que su trabajo no es de índole periodística sino propagandística. Mismo trato en Estados Unidos, donde pese a las denuncias de colusión entre el entonces candidato Donald Trump y Rusia, RT debió registrarse como “agente extranjero” para operar en suelo estadounidense.

Actualmente, “pueden haber Estados extranjeros, grupos terroristas, millonarios excéntricos que pagan por contenidos, los apadrinan, para inundar a los candidatos con injurias”, advierte el portavoz del gobierno francés Benjamin Griveaux, quien subraya que al mismo tiempo la legislación francesa impide que los candidatos financien contenidos en internet.

Conscientes de la problemática de la circulación de las noticias falsas, muchos medios reconocidos han desarrollado “fact checkers”, es decir equipos dedicados a verificar la realidad de las noticias o “bulos” que circulan en las redes. Sin embargo, legislar sobre el tema se revela problemático. Algunos sindicatos locales de periodistas con el SNJ (Sindicato Nacional de Periodistas) advierten que estos textos son “ineficaces y potencialmente peligrosos porque son un paso hacia algo que podría conducir a la censura”.

En su editorial de este jueves, el vespertino Le Monde advierte: “En materia de libertad de información, nada sería más peligrosos que abrir la posibilidad, un día, a un gobierno autoritario de utilizar un texto que le dé al juez el poder de zanjar entre lo verdadero y lo falso y de llevar a cabo un acto de censura”.

La oposición va en el mismo sentido. Desde la derecha, el jefe de la bancada de Les Républicains, Christian Jacob, dijo temer por la creación de una “policía del pensamiento”, mientras Marine Le Pen (Renouveau National, ex Front National) denunció una ley “liberticida”. Para la izquierda radical de Jean-Luc Mélenchon se trata de “un intento grosero de controlar la información”.

Uno de los aspectos que quizás tengan mejor acogida de los proyectos del gobierno francés consiste en hacer el autor de los contenidos patrocinados en Facebook, Twitter o YouTube esté claramente identificado.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.