Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 19/11 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 19/11 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 19/11 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 19/11 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 19/11 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 19/11 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 19/11 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 19/11 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 19/11 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 19/11 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 19/11 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 19/11 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Francia

El ministro de Educación quiere dibujos animados en inglés en la TV pública

media El ministro de Educación de Francia, Jean-Michel Blanquer. Foto del 20/02/18. REUTERS/Gonzalo Fuentes

Para mejorar el débil nivel de inglés en Francia, el responsable de la cartera de Educación abogó por seguir el ejemplo de los países escandinavos, donde los niños ven dibujos animados subtitulados.

Los franceses no son particularmente conocidos por destacarse en el manejo del inglés. En 2017, un nuevo estudio confirmaba el lugar común del que el francés está reñido con la lengua de Shakespeare: figuraba en 32° posición en el ranking anual publicado por EF (Education First), al mismo nivel que Vietnam o Corea del Sur. Mientras tanto, el pelotón de los mejores a la hora de hablar inglés lo ocupaban los Países Bajos, Suecia, Dinamarca y Noruega.

No es de extrañar entonces que Francia mire hacia el norte para mejorar su situación. Por este motivo, el ministro francés de Educación Jean-Michel Blanquer abogó esta semana por que la televisión pública difunda más obras en este idioma, en particular cuando se trata de los más pequeños.

“Sabemos muy bien que nuestros amigos escandinavos son tan buenos en inglés porque miran películas en su versión original”, sostuvo. Para el ministro, hay que “prolongar” esta lógica hacia los niños. “Tenemos en conjunto con France Télévisións [la televisión pública] que puede permitir estas cosas (…) Vamos hacia este tipo de ideas [difundir dibujos animados en Versión Original]. Francia debe avanzar en este sentido”, dijo durante una entrevista con el canal BFMTV.

Desde la televisión pública acogieron la propuesta con una sonrisa. “Tenemos mucho material disponible en nuestras plataformas digitales. Tenemos 358 programas o fragmentos en inglés, alemán, español en nuestras plataformas” educativas o lúdicas, recordó Amel Cogard, directora del servicio juventud y educación de France Télévisions.

Esta contradicción pone en evidencia que la estrategia defendida hoy por el ministro tal vez hubiese tenido quizás un mayor impacto en el pasado. Los más jóvenes han cambiado sus hábitos de consumo y ya no esperan la hora de los dibujitos para sentarse frente al televisor, sino que cada vez más escogen lo que quieren ver y cuando quiere a través de internet, por medio de computadoras o tabletas.

En este sentido, sin la audiencia cautiva de la época de televisión de aire, el pequeño espectador se vuelve más exigente. La pletórica oferta de contenidos internet permanentemente a su disposición hace difícil que escoja leer subtítulos. El desafío entonces parece ser proponer dibujos animados lo suficientemente atractivos para que los niños estén dispuestos a esforzarse.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.