Escuchar Descargar Podcast
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 15/06 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 15/06 23h00 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 15/06 21h00 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 15/06 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 15/06 14h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 15/06 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 15/06 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 15/06 10h00 GMT
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 14/06 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 14/06 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 14/06 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 14/06 21h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Francia

Los sorprendentes efectos de la sequía en Francia

media Un habitante muestras una grieta en la pared exterior de su casa. Captura de pantalla France 3

Tras un mes de octubre particularmente caluroso, una gran parte de Francia se ve afectada por un episodio de sequía que tiene consecuencias impresionantes, como una navegación complicada en los ríos y grietas en las paredes de las casas.

Desde el 15 de junio, cayó en promedio 170mm de agua en Francia, una cifra que no se veía desde 1959. El país enfrenta una sequía histórica, con 59 departamentos bajo restricciones de agua.

“Octubre es un mes extremadamente árido después de otros meses áridos. La situación es muy grave en el noreste: en Alsacia, Lorena, Franco-Condado, Auvernia y Borgoña, nunca tuvimos suelos tan áridos en este periodo del año”, constata el meteorólogo Frédéric Nathan.

Las consecuencias de las altas temperaturas que se registraron son varias. A las inundaciones que azotaron al departamento de Aude y los problemas en el sector de la agricultura, se suman otras menos previsibles, como grietas en las paredes y ríos no navegables.

Las casas se fisuran en Saona y Loira

Se trata de la consecuencia más sorprendente de la sequía: centenares de propietarios en el departamento de Saona y Loira han descubierto grietas en las paredes de sus casas. El fenómeno se explica por el hecho de que los suelos, demasiado áridos, se hunden y resquebrajan las viviendas.

En el pueblo de Rully, la alcaldía va juntando datos y fotografías. Hasta ahora, 35 dueños se han manifestado. Entre ellos, Sonia Sberna-Andres, que cuenta al diario francés Le Parisien que “empezó por el muro de cierre y ahora ataca la casa; si las grietas se agrandan, ya no me sentiré a salvo”.

Sonia espera que la Prefectura reconocerá que la municipalidad de Rully es víctima de catástrofe natural, porque por el momento, “mi seguro se cierra en banda”, añade.

En Alsacia, los barcos se estancan en el Rin

El nivel del Rin es muy bajo, debido a las altas temperaturas. Jacky Scheidecker, director de los puertos de Mulhouse entrevistado por Le Parisien, comenta que “hay barcos que tocan el fondo del río. Normalmente las barcazas pueden transportar hasta 3.000 toneladas de mercadería, pero ahora sólo pueden llevar unas 600 para navegar en toda seguridad. Y las tarifas se disparan”.

El transporte de materiales, como la arena, es el más concernido por este problema: “En algunos sectores el volumen transportado bajó a la mitad. Entonces las empresas optan por el tren o la ruta, lo cual tiene consecuencias medioambientales”, recalca Jacky Scheidecker.

Una situación también vivida en Hungría, donde el caudal del Danubio se redujo de forma significativa tras una larga sequía en los últimos meses. Su nivel se situó en los hidrómetros de Budapest en 38 cm, un récord histórico que también afecta a la navegación fluvial, pero que permitió a un grupo de arqueólogos encontrar un tesoro entre los restos de un barco del siglo XVIII…

Las papas, grandes víctimas de la sequía en Altos-de-Francia

“La sequía de 2018 quedará en los anales”, asegura Luc Smessaert, vicepresidente de la federación francesa de sindicatos de agricultores (FNSEA), entrevistado por Le Parisien. Los ganaderos tienen que alimentar sus animales con paja y heno, como en invierno, y en los campos se siembra trigo en el polvo.

En el norte de Francia, la sequía ha afectado gravemente la cosecha de papas y las consecuencias se sienten en toda la industria. La región de Altos-de-Francia, una zona histórica de cultivo de papa que concentra dos tercios de la producción nacional, vivió este verano una ola de calor con temperaturas récord.

El agricultor Régis Dumont explica que como consecuencia de la escasez de agua, "las papas perdieron parte de su almidón", lo que afecta su calidad y compromete su conservación. Las industrias de transformación de papas han tenido que adaptarse y los tradicionales carritos de papas fritas, uno de los productos más populares de la región, observan un aumento de los precios. Un fenómeno que también afecta a Bélgica.

Restricciones en agua fuera de lo común en el Doubs

En Morteau, debido a la escasez de agua, los 7.000 habitantes de la ciudad están abastecidos por un camión cisterna desde finales de agosto. “Sale entre 2.000 y 3.000 euros por día. Hacemos todo lo que podemos para ahorrar: ya no limpiamos la calles ni regamos las plantas”, lamenta el alcalde Cédric Bôle. El Doubs es uno de los departamentos más afectados por la sequía.

Se prevé que el año 2018 quedará registrado como uno de los más calurosos en Francia. Ya fue más caluroso en los primeros diez meses que desde que empezaron los recuentos en 1900.

Si bien “un mes caluroso no es una señal de calentamiento global”, según el investigador del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) Samuel Sonot, muchos ven la concretización del cambio climático en estas altas temperaturas, y temen que de excepcionales se vuelvan comunes.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.