Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 21/03 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 21/03 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 21/03 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 21/03 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 21/03 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 21/03 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 21/03 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 21/03 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 21/03 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 21/03 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 21/03 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 21/03 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

"Las salas de cine deben innovar para superar el miedo a Netflix"

 
Hizo Escala en París el director general del grupo de cines Pathé, Eduardo Pathé. RFI

El franco argentino Eduardo Malone dirige desde casi dos décadas el gigante del cine francés Pathé. Con una facturación anual de más de 900 millones de euros y más de 4.200 empleados en cinco países, Pathé es la segunda empresa de cine más antigua del mundo. Su director nos habla del mundo de las salas oscuras en la era del streaming. 

Se creó en 1896, un año después de Gaumont, el primer negocio de cine industrial del mundo, y desarrolló los primeros filmes mudos. Hoy, más de un siglo después Pathé "goza de buena salud", dice Eduardo Malone, dirigente del grupo. 

Según el empresario oriundo de San Andrés de Giles, en la provincia de Buenos Aires, "la fuerza de este negocio, fabricado para la cultura francesa, sigue vigente" a pesar de la oferta de cine online. Un negocio cuya solidez compara con la de una autopista: las salas generan ingresos consistentes con un patrón cíclico de dos años fuertes por un año más flojo.

"Y Netflix no ha hecho daño a la profesión, porque en todos los ámbitos vienen nuevos operadores que no se comen los pedazos de la torta sino que aumentan su dimensión. Entonces no hay que preocuparse por estas plataformas", explica Malone y agrega: "Para proteger su parte del negocio, hay que innovar."

Juegos para niños

Para atraer al público, las salas están invirtiendo en nuevas tecnologías, como la 4DX -simuladores con sillas dinámicas y efectos de agua o humo-  y la ScreenX -una pantalla a 270 grados- con el objetivo de hacer más entradas con el gancho de la inmersión para los espectadores.

►► Escuche también nuestro reportaje: Tecnología 4DX, nunca verás el cine igual ◄◄

"También hemos desarrollado salas con zona de juegos para que los niños puedan divertirse antes de la película", agrega Eduardo Malone. "Queremos ir hacia lo que se llama el 'haut de gamme', la gama alta, porque en mi experiencia de 45 años, constaté que se ha disminuido todo lo que es gama media y se ha desarrollado el lujo y el 'low-cost'. "

40 años en la industria textil

Pero Eduardo Malone no siempre se ha dedicado a la industria del cine, tiene una gran trayectoria como hombre de negocios en Francia, donde se instaló en 1973. Pasó más de 40 años en la industria textil Chargeurs. Un hombre clave en su carrera fue y sigue siendo el hombre de negocios Jerôme Seydoux, la trigésimo novena fortuna de Francia. 

El dirigente de Pathé forma parte desde hace unos meses de la ONG Líderes Para la Paz, creada por el ex primer ministro francés Jean-Pierre Raffarin. Se trata de una organización que alerta y anima a actuar ante crisis emergentes.

#EscalaEnParís también está en Facebook. Un programa coordinado por Florencia Valdés y realizado por Souheil Khedir, Yann Bourdelas y Vanessa Loiseau. 

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.