Escuchar Descargar Podcast
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 15/07 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 15/07 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 15/07 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 15/07 21h00 GMT
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 15/07 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 15/07 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 15/07 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 15/07 14h00 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 15/07 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 15/07 12h00 GMT
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 15/07 10h13 GMT
  • 10h00 - 10h13 GMT
    Informativo 15/07 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Francia

El Senado francés exige una restauración de Notre Dame fiel a la original

media El estudio de arquitectura sueco Ulf Mejergren Architects (UMA) imaginó una piscina para el techo de Notre Dame, muy lejos de la visión de los senadores franceses. Fuente: Ulf Mejergren Architects (UMA).

El Senado, dominado por la oposición de derecha, aprobó en primera lectura el texto que busca una restauración idéntica de la catedral de Notre-Dame de París antes del incendio y cuestionó un proyecto de construcción presidencial precipitado.

Todos en Francia están de acuerdo en la necesidad de restaurar la catedral de Notre Dame, dañada por las llamas el pasado 15 de abril. Sin embargo, las ambiciones presidenciales de Emmanuel Macron de que las obras estén terminadas en apenas cinco años y echen mano a la innovación han crispado a los parlamentarios franceses.

Un primer proyecto de ley fue adoptado por la Asamblea Nacional, donde el oficialismo tiene una holgada mayoría. En este texto se aprueba la apertura de una suscripción nacional para gestionar las donaciones de personas, empresas o comunidades que inmediatamente después del incendio que destruyó la estructura y la aguja de este emblemático monumento el 15 de abril.

El texto prevé además un aumento de la reducción fiscal aplicable a las donaciones de particulares (hasta el 75% dentro del límite de 1.000 euros).

Ahora, los diputados y senadores deben ponerse de acuerdo sobre una versión común del texto. Y el problema para el gobierno es que el Senado, donde los conservadores tienen la mayoría, ha expresado su hostilidad hacia el proyecto de Macron.

Una de las partes más controvertidas del texto impulsado por el oficialismo faculta al Gobierno para establecer excepciones a determinadas normas (urbanismo, medio ambiente, construcción, conservación del patrimonio, contratación pública). Esta disposición fue suprimida por los senadores tan pronto como fue examinada en comisión, con el consentimiento de casi todos los grupos.

"Sí, restauraremos Notre-Dame de Paris. El presidente se ha fijado un objetivo, 5 años, es un plazo ambicioso y voluntarista (...). En esta tarea que tenemos por delante, nunca confundiremos la velocidad con la prisa", alegó el ministro de Cultura, Culture Franck Riester.

Pero este calendario fijado por el jefe de Estado irrita a una mayoría de senadores.

"Se trata de una ley para reconstruir Notre-Dame de París, no Notre Dame del Elíseo", cuestionó David Assouline (Partido Socialista), aludiendo a la residencia presidencial, mientras que Pierre Ouzoulias (grupo con mayoría comunista) mencionó "una desposesión" de las autoridades competentes "en beneficio de un mecanismo controlado desde la más alta cumbre del Estado".

Alain Schmitz (Los Republicanos, conservador) consideró "absurdo dejarse encerrar en el plazo de cinco años si ello conduce a una disminución de la calidad del trabajo". "El proyecto durará lo que deba", dijo por su parte Catherine Morin-Desailly, presidenta de la Comisión de Cultura (centrista).

"La palabra presidencial no es ley", enfatizó por su parte Olivier Paccaud (LR), subrayando que "una reconstrucción no puede ser una carrera de velocidad".

A contramano de las recomendaciones del gobierno, el Senado declaró su texto que la restauración debe ser fiel a la "última condición visual conocida" del monumento antes de la catástrofe, incluida la aguja, especificando que debe justificarse el uso de materiales diferentes a los de origen. Este punto fue rechazado por del Partido Socialista, para quien esto "impediría cualquier otra acción arquitectónica". La discusión volvió a poner sobre el tapete el debate sobre el anuncio de un concurso internacional de arquitectura para restaurar la aguja.

El viernes, Macron aseguró que las obras permitirían erigir “una flecha a la catedral", pidiendo "una reconstrucción inventiva" inspirada en "lo que Viollet-Le-Duc había hecho en su tiempo", que había favorecido "una alianza de tradición y modernidad, una audacia respetuosa".

El domingo, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo (PS), se mostró por su lado "partidaria de que (la catedral) vuelva a su estado original", dejando de lado la cuestión de la flecha, que "no se añadió hasta el siglo XIX".

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.