Escuchar Descargar Podcast
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 15/07 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 15/07 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 15/07 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 15/07 21h00 GMT
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 15/07 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 15/07 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 15/07 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 15/07 14h00 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 15/07 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 15/07 12h00 GMT
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 15/07 10h13 GMT
  • 10h00 - 10h13 GMT
    Informativo 15/07 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Francia

Protestas por la nueva ecotasa al transporte aéreo en Francia

media En un comunicado de prensa, Air France calificó el anuncio del gobierno de 'incomprensible'. Philippe LOPEZ / AFP

Criticado por su plan de acción para luchar contra la contaminación, el Gobierno francés ha decidido aumentar los impuestos sobre el transporte aéreo y por carretera a partir de 2020. Una medida que no genera consenso.

Este martes, la ministra francesa de Transportes, Elisabeth Borne, anunció la implementación en 2020 de una ecotasa que va de 1,50 euros a 18 euros para los billetes de avión. También anticipó una reducción de la ventaja fiscal concedida a los transportistas por carretera sobre el gasóleo.

Una medida política que responde a la presión social

El impuesto sobre los billetes de avión se aplicará a los vuelos que salgan de Francia, con la excepción de Córcega y territorios de ultramar, y a los vuelos de conexión. Concernirá a todas las compañías aéreas, incluidas Air France, EasyJet, Ryanair, Emirates y British Airlines.

“Desde hace meses existe un sentimiento de injusticia entre nuestros compatriotas con respecto a la fiscalidad del transporte aéreo”, afirmó Borne. Los “chalecos amarillos” pidieron en efecto que se tomaran medidas en ese sentido para más justicia social, una presión que reconocen desde el Gobierno: “Entendimos con los ‘chalecos amarillos’ que teníamos a la vez que bajar los impuestos y hacer la transición ecológica”.

También se desarrolla en las redes sociales un movimiento nacido en Suecia que llama al boicot de los vuelos de corta distancia. Y después de las elecciones europeas, en las que el ecologista Yannick Jadot obtuvo el 13,5% de los votos, el oficialismo se ha dado cuenta de que su electorado espera más medidas ecológicas.

Voces en contra

Se espera que este impuesto aporte 182 millones de euros a partir de 2020, que se destinarán a inversiones en infraestructuras de transporte más ecológicas, en particular en el transporte ferroviario, según dijo la ministra. “Genial, vamos a financiar a nuestros competidores”, denuncia un ejecutivo de una compañía aérea en el diario Le Parisien.

En un comunicado de prensa, Air France calificó el anuncio del Gobierno de “incomprensible”. “Este nuevo impuesto penalizaría severamente la competitividad de la empresa, que necesita en cambio reforzar sus capacidades de inversión para acelerar la reducción de su huella ambiental”, reaccionó la aerolínea francesa.

El Sindicato de las Compañías Aéreas Independientes (Scara) también deploró la medida: “El Gobierno acaba de anunciar brutalmente, y sin consulta alguna, un nuevo impuesto a las compañías aéreas –ya asfixiadas por los impuestos– en beneficio, en particular, de los ferrocarriles, que ya están fuertemente subvencionados”.

Para el presidente de la Unión de los Aeropuertos Franceses (UAF), Thomas Juin, este “nuevo impuesto es un sinsentido económico y medioambiental”. La Federación Nacional de la Aeronáutica Comercial (FNAM), que reúne el 95% de las empresas instaladas en Francia, se pregunta por su parte si “el Gobierno quiere la muerte del transporte aéreo francés”.

Queda una pregunta: ¿pagarán más los viajeros franceses? Por ahora, Air France no se pronuncia.

El transporte por carretera también afectado

Elizabeth Borne anunció asimismo que “el rembolso parcial del que se beneficia el transporte de mercancías por carretera sobre el gasóleo se reducirá de dos céntimos por litro, lo que supone un aporte de 140 millones de euros en un año completo”.

“Sobre el concepto y el principio, no estamos en absoluto de acuerdo, pero sobre todo sobre el método, no hubo ninguna consulta”, reaccionó en el canal FranceInfo Jean-Marc Rivera, el secretario general de la Organización de Transportistas por Carretera Europeos (OTRE).

La medida también entrará en vigor en 2020. Por ahora no hay protestas previstas para los próximos días, pero pueden surgir: según Rivera, hay “una verdadera cólera de las empresas y, sobre todo de las PYMES en las regiones”. El aumento del impuesto al carburante en nombre de la ecología desató en noviembre pasado la crisis de los “chalecos amarillos”.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.