Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 21/08 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 21/08 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 21/08 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 21/08 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 21/08 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 21/08 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 21/08 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 21/08 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 21/08 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 21/08 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 21/08 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 21/08 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Urgente
Chile: Tribunal Constitucional aprueba ley de aborto terapéutico

La polémica acerca del Shabat se acentúa en Jerusalén

La polémica acerca del Shabat se acentúa en Jerusalén
 
Judíos ultraortodoxos rezando en Israel. REUTERS/Finbarr O'Reilly

En las últimas semanas, la batalla política entre judíos ortodoxos y laicos se ha acentuado en Jerusalén en lo que concierne al día de descanso, el Shabat.

Cada viernes por la tarde, las calles de Jerusalén comienzan a quedarse desiertas: los transportes públicos interrumpen sus servicios, gran parte de los vehículos ya no circulan y la mayoría de los comercios y restaurantes cierran sus puertas en la parte oeste de la ciudad. Para los judíos religiosos, las reglas del Shabat no se respetan escrupulosamente en Jerusalén, pero para los laicos, es intolerable que los ortodoxos impongan su ley y paralicen la ciudad.

El supermercado de Sidon Siboni ha resistido hasta ahora ante las estrictas reglas del Shabat. Su tienda está situada frente a la ciudad vieja, en una zona llena de hoteles donde no le faltan los clientes, pero su supermercado es uno de los ocho que el alcalde de Jerusalén ha ordenado cerrar durante Shabat a partir de ahora: "Shabat representa un 35% de mis ganancias. Esto significa que para la mayoría de los supermercados, si se aprueba esta ley, el negocio acaba. Yo no voy a cerrar, voy a pagar la multa pero no podré resistir mucho. Si en tres meses la justicia no me da la razón, me van a obligar a cerrar", cuenta Sibon Siboni quien considera que esto no ayuda al desarrollo del turismo.

La tradición dice que los judíos no pueden trabajar el sábado. En pleno siglo XXI, respetar escrupulosamente Shabat significa que conducir, usar un teléfono móvil o cualquier utensilio eléctrico son actividades prohibidas. En estos momentos, además del probable cierre de varios supermercados, el futuro plan municipal de alquiler de bicicletas en Jerusalén, la reciente apertura de un cine durante Shabat y el intento de prohibir los partidos de fútbol de la liga profesional han avivado la polémica.

Para Pepe Alalu, del partido de izquierda Meretz, la batalla no es religiosa sino política: "Es una cuestión de política y de fuerza. Puede ser hoy en día las bicicletas, mañana el cine, los restaurantes abiertos, es decir toda una serie de cosas para hacer una fuerza política de los religiosos que siempre están tratando de tomar el poder de la municipalidad", estima Pepe Alalu.

Pese a que los ultraortodoxos representan alrededor de un 20% de la población de Jerusalén, ocupan un 40% de los puestos de concejal en el Ayuntamiento. Laura Wharton, concejal del ayuntamiento de Jerusalén, sostiene que "es bonito ver que la gente que durante años sufrió y convivió con el extremismo religioso que conseguía cerrar todo ve surgir nuevas oportunidades para disfrutar la ciudad, la cultura… Esta situación del Shabat es negativa para el turismo y creo que ésta será una de las razones por las que estas fuerzas antidemocráticas y antilibertad serán derrotadas, porque el alcalde quiere realmente atraer turistas a la ciudad. Partimos de dos millones de turistas al año, ahora quiere aumentar a cinco millones y después a diez. Esto no es posible y no será posible si todo está cerrado".

En los últimos meses se ha creado una pequeña cooperativa de autobús para brindar transporte a los habitantes de Jerusalén que quieren seguir adelante con sus actividades el sábado. Ya cuenta con más de 1.000 socios y sigue creciendo. En las redes sociales, varias iniciativas de habitantes de Jerusalén piden libertad y respeto de todos durante Shabat.

Según Connie Janin, una madre de tres niños que lleva 15 años viviendo en Jerusalén y aún no consigue acostumbrarse a esos horarios y ritmos, "tendrán que democratizar Shabat y dejar que todo el mundo pueda disfrutar. Acá no viven sólo judíos, también viven musulmanes y católicos, y no todos los judíos son practicantes. (…) Esta discusión no debería de existir, eso es lo ridículo, que siento que es surrealista que estemos discutiendo sobre Shabat. Acá hay problemas que son mucho más graves".
 

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.