Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 23/11 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 23/11 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 23/11 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 23/11 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 23/11 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 23/11 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 23/11 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 23/11 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 23/11 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 23/11 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 23/11 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 23/11 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Oriente Medio

El Tribunal Supremo anula la exención del servicio militar para ultraortodoxos

media Judíos ultraortodoxo llevan matzas, el pan sin levadura consumido durante la Pascua judía. Jerusalén, el 4 de abril de 2017. MENAHEM KAHANA / AFP

El Tribunal Supremo anuló el marte la enmienda a la ley de reclutamiento militar, promovida en 2015 por los ultra ortodoxos del actual gobierno en coalición, que anulaba las sanciones automáticas para los judíos jaredíes que rechazan el servicio militar y retrasaba su reclutamiento hasta 2023.

Por Paula Domínguez para RFI

En su resolución, los nueves jueces del Tribunal Supremo han convenido, por unanimidad, que la actual ley de reclutamiento militar supone una desigualdad entre los jóvenes seculares y religiosos y, por ocho votos a uno, la han tumbado. Así mismo, conceden al gobierno un plazo de doce meses para que realice los cambios pertinentes y encuentre una nueva fórmula que no constituya una violación constitucional.

La sentencia da así la razón al Movimiento por un Gobierno de Calidad (MQG, siglas en inglés), una organización no gubernamental dedicada a la promoción de la cultura democrática en Israel, y que el pasado ano presento la petición al Tribunal.

El reclutamiento militar es objeto de debate recurrente en un país donde a los 18 años, hombres y mujeres son llamados a filas donde prestan un servicio de cerca de 3 y 2 años, respectivamente. La última decisión al respecto ha enfurecido notablemente a los ultraortodoxos, una comunidad pequeña pero influyente en el actual gobierno israelí. La precaria mayoría del Likud, obtenida en las elecciones de 2015, ha obligado a Benjamin Netanyahu a hacer contínuas concesiones a partidos religiosos como Shas y Judaísmo Unificado de la Torá.

El ministro de Interior israelí y líder del Shas, Arye Dery, ha criticado la resolución del Tribunal Supremo y alerta de una "grave desconexión" entre éste y el pueblo judío. A pesar de ello, ha negado que esta decisión vaya a desestabilizar el actual gobierno en coalición con el Likud, partido del primer ministro Benjamin Netanyahu, al que ha mantenido su apoyo. Por su parte, la diputada de Unión Sionista, partido de la oposición, Tzipi Livni, ha celebrado la decisión: " Igualdad, caballeros, igualdad. Servicio militar, nacional y civil para todos, sin otra cosa. Se puede mantener al mundo de la yeshivá sin otorgarle exenciones a nadie”, ha escrito en su cuenta de Twitter.

Los ultraortodoxos rechazan esta nueva sentencia, alegando que es precisamente el estudio de la Torá lo que garantiza la unidad del pueblo hebreo frente a la persecución y que el reclutamiento militar constituye una fuente de tentaciones para los jóvenes religiosos.

Los jaredíes son los seguidores de una escuela ortodoxa, cuyo pilar central es la lectura y el estudio de la Torá. Hablamos de una corriente nacida en el siglo XIX en las comunidades de judíos centroeuropeos, comúnmente conocidos como asquenazíes. Actualmente la mayor parte de se encuentra en Estados Unidos e Israel, donde suponen el 10% de la población total. Viven al margen de la sociedad laica que los rodean, rechazan la participación en actividades mundanas y mantienen una estricta segregación de sexos. Los varones se dedican desde los seis años al estudio de la Torá y el talmud, no asisten a colegios públicos sino a escuelas privadas jaredíes donde materias como matemáticas, física o idiomas no son impartidas.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.