Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 20/09 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 20/09 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 20/09 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 20/09 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 20/09 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 20/09 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 20/09 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 20/09 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 20/09 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 20/09 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 20/09 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 20/09 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Oriente Medio

“Erdogan ha mantenido un vínculo emocional con los turcos”

media Erdogan se impuso como un popular dirigente, pero es también el que más polarizó a la sociedad turca en las últimas décadas. Tony Cross/RFI

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, celebraba el lunes su reelección en la primera vuelta de las elecciones del domingo y los nuevos poderes que podrá ejercer tras la reforma constitucional en su país.

Analizamos esta contundente victoria (52% de los votos) con el especialista en Turquía, Edouard Soler, del Centro de Asuntos Internacionales de Barcelona (CIDOB).

RFI: Se decía que quizás habría una segunda vuelta en Turquía. Pero Erdogan fue reelecto en la primera votación. ¿Cómo se explica esta victoria tan clara?

ES: La clave de esta victoria está en varios factores. En primer lugar, Erdogan fue capaz de mantener un vínculo emocional con una parte del electorado, lo que significa que ha habido poco desgaste de su figura. Por el otro, la incapacidad de la oposición para movilizar más allá del sector de los opositores tradicionales del presidente. Pero el elemento que me parece fundamental para entender esta victoria es que Erdogan y su partido han contado con todo el aparato de Estado, a lo que se suma el control que ciertos grupos afines a Erdogan han extendido sobre los medios de comunicación. Los medios contrarios a Erdogan, que sea radio, prensa escrita o televisión, son muy residuales. Esto obligó a la

oposición a hacer mucha campaña, o bien en la calle o en la redes sociales. Pero está claro que no han podido llegar a todo el mundo.

RFI: Erdogan lleva 15 años en el poder y ahora se abre un nuevo período de cinco años, pero con un cambio del sistema parlamentario al presidencial. ¿Qué va a cambiar exactamente?

ES: Muchas de las cosas que ya venían haciéndose desde que Erdogan está en la cúspide ejecutiva, como por ejemplo, el control cada vez mayor sobre el parlamento, se consagrarán cuando entre en vigor la reforma constitucional. Veremos seguramente un sistema de toma de decisiones mucho más jerarquizado, con menos actores y espacios intermedios, y por ende, con menos posibilidades para moldear o suavizar las políticas que tome una cúpula relativamente reducida. A priori esto podría desembocar en acciones gubernamentales más rápidas, pero también más verticales, con la consecuente reducción de voces en la toma de decisiones.

Por otro lado, el sueño de Erdogan es ser presidente en el momento en que Turquía celebre su centenario como república, en 2023. Eso ya está prácticamente asegurado. Dependerá de su estado de salud, pero muchos analistas anticipan que no querrá ceder el poder y no descartan que quiera buscar otro mandato.

RFI: ¿Considera Usted que las del domingo fueron unas elecciones limpias?

ES: Han sido bastante más limpias de lo que la oposición se esperaba. Ha habido algunas denuncias de irregularidades pero no han sido lo suficientemente significativas como para afectar el resultado. Pero está claro que no han sido unas elecciones en las que todos los candidatos hayan participado en igualdad de condiciones. Eso se explica por el poco espacio que han podido tener partidos y candidatos de oposición, en los medios de comunicación tanto públicos como privados. En esas condiciones tan adversas es casi un éxito de la oposición el haber podido movilizar al 48% de los votantes. Hay que destacar el altísimo nivel de participación: 87%, lo que muestra que tanto los electores favorables a Erdogan como los contrarios, creían en el proceso y que su voto importaba. Y que ninguno estaba dispuesto a dar la batalla por perdida.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.