Escuchar Descargar Podcast
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 23/06 23h03 GMT
  • 23H00 - 23H03 TU
    Informativo 23/06 23h00 GMT
  • 21H03 - 21H30 TU
    Resto del programa 23/06 21h03 GMT
  • 21H00 - 21H03 TU
    Informativo 23/06 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 23/06 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 23/06 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 23/06 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 23/06 14h00 GMT
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 23/06 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 23/06 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 23/06 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 23/06 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Salud

Bayer-Monsanto: ¿el sector agroquímico celebra una boda macabra?

media Manifestante protesta contra la fusión entre Bayer y Monsanto en la ciudad de Bonn, en Alemania, el 25 de mayo de 2018. REUTERS/Wolfgang Rattay

La empresa farmacéutica alemana Bayer compró por 63 mil millones de dólares a Monsanto, el gigante estadounidense de los pesticidas, odiado por la opinión pública debido al impacto de sus productos agroquímicos, en especial el glifosato, sobre la salud y el medio ambiente. ¿Qué le espera a este matrimonio comercial?

El grupo alemán Bayer se convirtió este jueves en un gigante mundial de los pesticidas y las semillas al cerrar la compra de la compañía estadounidense Monsanto, con la intención de ofrecer una agricultura cada vez más estimulada por la biotecnología. 

La adquisición por 63.000 millones de dólares (54.000 millones de euros), la mayor jamás realizada por Bayer en el extranjero, "conlleva un alto riesgo para la reputación, pero también enormes oportunidades de mercado", resume el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Bayer trató de disipar la polémica que rodea a la empresa estadounidense al anunciar el lunes la supresión de la marca "Monsanto", sinónimo para sus detractores de las peores facetas de la agroquímica y asociada a una serie de acciones judiciales.

Sobre este aspecto, Gabriela Vázquez, coordinadora de agroecología de la ONG española "Ecologistas en acción" explicó a RFI: 

El nombre de Monsanto tiene peor reputación que Bayer, por todos los escándalos en los que se ha visto envuelta en estas décadas y seguramente Bayer quiere distanciarse de esa imagen y por eso descartó la marca Monsanto. Ya ha ocurrido otras veces, en otras fusiones en que ha estado implicada la compañía, separó líneas de negocio para distanciarse. En este caso podría ser algo similar, como una maniobra de imagen y de relaciones públicas.

Pero la operación es meramente cosmética: las marcas pertenecientes a Monsanto conservarán sus nombres, como Dekalb (semillas de maíz y colza), De Ruiter (semillas hortícolas) o Round Up, un controvertido herbicida acusado de ser nocivo para la salud.

Bayer, que insistió durante tiempo para convencer a Monsanto antes de lograr su visto bueno en septiembre de 2016, quiere aprovechar las enormes oportunidades generadas por la necesidad de producir más en superficies limitadas.

   
Concentración
   
"Alimentar a una creciente población mundial es un desafío a largo plazo al que queremos contribuir", anunció el martes el consejero delegado de Bayer, Werner Baumann, en el diario Handelsblatt.

Bayer apuesta por la complementariedad entre sus productos fitosanitarios y el dominio de Monsanto en "las biotecnologías de las plantas", según Werner Baumann, dos ámbitos que necesitan enormes esfuerzos de investigación y desarrollo.

Pero muchas asociaciones ecologistas temen que Bayer y sus dos competidores, DowDupont y ChemChina-Syngenta, impongan los productos, los precios y los estándares de calidad, mientras influyen en las decisiones políticas entre bambalinas.

Desde el futuro del glifosato, un herbicida muy cuestionado en Europa, hasta el de los OGM, el porvenir del sector depende en gran medida de las futuras políticas medioambientales y de seguridad alimentaria, con importantes diferencias geográficas.

"Los continentes en pleno auge son África y América Latina", mientras que Estados Unidos y Asia "siguen desarrollando su agricultura con preocupaciones medioambientales", y Europa se distingue por su hostilidad ante los OGM, resumía el lunes el presidente de Bayer Francia, Frank Garnier.

Preocupaciones comerciales en México

Hace unos días, el regulador antimonopolio de México informó que ordenó a la alemana Bayer desprenderse de negocios de semillas y herbicidas, sobretodo las semillas de algodón transgénico, como condición para aprobar la concentración de su operación en el país.

"Sin las condiciones impuestas, la operación reduciría de manera importante las alternativas que tienen los agricultores mexicanos en una amplia gama de semillas y en herbicidas no selectivos, lo que podría ocasionar mayores precios y menor innovación, investigación y desarrollo de nuevos productos", declaró la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

Al igual que en Estados Unidos y en la Unión Europea, Bayer propuso vender estos negocios a su rival alemán BASF, empresa que a juicio del regulador mexicano "cuenta con la capacidad e incentivos para competir de manera vigorosa en los mercados involucrados". BASF va a adquirir actividades valoradas en 7.700 millones de euros.

Con AFP

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.